img
Categoría: Guardiola
CIRIC: “Guardiola volverá al Barça, es su destino”

Considerado uno de los mayores fiascos que han pisado el Camp Nou, DRAGAN CIRIC (Belgrado, 1974) se redime de la gran tragedia de su vida triunfando en el arte culinario. El ex volante del Barça regenta uno de los restaurantes más apreciados de la capital serbia en el que no faltan la paella, el jamón ibérico o la chistorra. ‘Ciro’ abrió las puertas de su templo gastronómico a Grada360 para charlar sobre fútbol, viandas y amigos. Ganó Pep. De calle.

Dragan Ciric posa sonriente en el interior de su restaurante de cocina española en el belgradense barrio de Zemun.

Dragan Ciric posa sonriente en el interior de su restaurante de cocina española en el belgradense barrio de Zemun. FOTOS: DAVID RUIZ

– ¿Por qué el nombre de Milagro a su restaurante?

No lo sé. Supongo que será por la influencia de mi vida en España, donde he vivido tanto tiempo. Muchos de los recuerdos de lo que pasé allí están aquí dentro. Es algo que he tenido que hacer porque la mentalidad y todo lo que he traído han sido cosas inolvidables para mí. He querido enseñar a la gente de mi país la buena vida que tenéis allí y vuestra mentalidad, que es muy parecida a la nuestra. Y por encima de todo la cocina española, que para mí es la mejor del mundo.

– ¿Fue ese descubrimiento una de las mejores cosas que le pasó en España?

Tenéis muchas cosas buenas en España, pero desde luego que la comida es de las mejores. A mí me encanta. Seguramente lo que más, junto con el deporte. Y desde hace unos pocos años me interesa todavía más, por eso he intentado transmitir a la gente la idea que tenéis allí, pero a nuestra manera.

– ¿Ha sido difícil lograr esa fusión de sabores hispano-serbios?

No demasiado porque tenemos una mentalidad parecida. El gusto es muy similar. Tanto a vosotros como a nosotros nos gustan las cosas buenas, así que la idea que propusimos encontró muy pronto aceptación de los clientes. De todos modos, en la carta hay mucha variedad. También hay cosas puramente serbias, pero yo a todo lo que hacemos lo denomino cocina mediterránea. Creo que todo el mundo la conoce porque es sencilla y natural, sobre todo.

– Casi seis años después de abrir las puertas, ¿está satisfecho de lo logrado hasta la fecha?                          

El balance siempre se hace al final de un proceso, pero si haces las cosas bien, acaba siendo positivo. Y eso es precisamente lo importante: hacerlo bien, sin ninguna presión. Si lo consigues, el éxito acaba llegando.

“Lo de Pep no me ha sorprendido. Y aún queda
por ver mucho de su talento. Es el más inteligente”

– ¿Ha contado con el asesoramiento de cocineros españoles?

Sí, claro. La gente viene de allí continuamente y nos ayuda bastante con sus ideas, consejos y trabajo en nuestra propia cocina. Luego hemos tenido que adaptarnos a los gustos de mis compatriotas, que ha sido casi lo más difícil por aquello de tener que adecuarnos a sus bolsillos a causa de la crisis, que aquí es una constante. Yo creo que vamos por el buen camino.

– Y es de suponer que este lugar se ha convertido en un punto de encuentro entre sus dos grandes pasiones: el fútbol y la comida.

Yo creo que el punto en común entre ambas es la intención o el deseo que uno tiene de ganar siempre. Como buen deportista, siempre he querido ganar. Si trabajas en algo quieres dar lo mejor, acabar siempre ganando, y eso es lo que busco en mi restaurante desde el primer día. Y al mismo tiempo disfrutar de lo que estoy haciendo.

– ¿En qué momento se planteó abrir Milagro? ¿Lo tenía en la cabeza cuando aún jugaba o fue tras colgar las botas?

En verdad, no he planeado nada. Ocurrió porque sí, sin plan alguno. Empecé porque era un mundo que me gustaba y todavía sigo aquí. Quiero decir que tal vez mañana cambie de dirección y me dedique a otras cosas, pero de momento esto me llena.

– Han pasado 8 años desde que se retiró y no ha tenido vinculación alguna con el fútbol. ¿Esa es una postura definitiva?

Es cierto que no he hecho nada dentro del fútbol. Al dejarlo me volqué en esto porque en verdad necesitaba cambiar. Estaba ya agobiado del fútbol y todo lo que le rodea, pero eso no quiere decir que en algún momento no vaya a volver a hacer lo que más amo e hice durante toda mi vida. Tengo planes en la cabeza relativos al fútbol, pero de momento me veo bien aquí.

“La diferencia entre el Barça actual y el de Pep es su 
toque personal. Nadie sabe manejar un grupo como él”

– Pero aun así, estará al tanto de lo que pasa en la Liga española y lo que hacen sus ex equipos, Valladolid y Barça.

Sí que lo sigo porque aquellas dos temporadas fueron la mejor época de mi vida. Además, estoy enamorado de Barcelona, una ciudad que adoro y donde lo pasé muy bien. Allí dejé buenos amigos que han vivido todos estos años maravillosos, como es el caso de Guardiola o Eusebio. Me alegro mucho por ellos.

– Usted que compartió tantas horas de vestuario con Guardiola, ¿podía imaginarse entonces que iba a llegar a ser uno de los técnicos más laureados de la historia?

Sí. Ya se veía que Pep iba a llegar lejos porque era el más inteligente. Tenía algo especial, sobre todo para seguir dentro del fútbol porque era quien mandaba dentro del campo. Es casi normal que haya seguido ese camino porque lo sabía todo del fútbol, así que a mí no me han sorprendido demasiado todos esos éxitos suyos. Pero me han alegrado mucho.

Ciric, en pugna por Roberto Carlos.

– ¿Tampoco le sorprende su capacidad para superar, año tras año, el más difícil todavía, como ahora trata de hacer en el Bayern?

No, no me sorprende de verdad porque Pep es capaz de sorprender a todos. Nunca sabes cuál es su límite. Y creo que va a seguir haciéndolo.

– ¿Puede alcanzar el nivel de juego y de éxitos con el Bayern que tuvo en Barcelona?

Creo que sí. Todavía queda por ver mucho de su conocimiento en el fútbol, de su talento y capacidad para innovar. Está siempre por delante de todos los demás. Es un genio.

– ¿Qué opinión tiene del Barça del Tata Martino?

Es muy similar al de Pep, pero le falta su toque. Ese talento que tiene Guardiola para llevar el grupo, que no tiene nadie más.

“¿Por qué fracasé allí? es la gran pregunta
de mi vida. Era joven y no me adapté bien”

– Como aficionado, ¿le apenó ver a Pep irse del club de sus amores?

Creo que hizo bien porque cuando llegas a un límite, tienes que saber cuándo decir basta y marcharte. Pero estoy convencido de que va a volver, porque es su destino. Es su club, su país. Merece además estar ahí. Pero de igual modo creo que tomó la decisión acertada porque nadie puede aguantar tanta presión durante tantos años seguidos.

– Hablando de la Champions: Barça, Real Madrid, Bayern, City, PSG… ¿A quién ve como el candidato número uno para ganarla?

A mí me gusta cómo juega el Arsenal. Su estilo de juego es el mío, con el que más disfruto. Pero yo creo que el gran favorito es el Barcelona. Pienso que puede ganar este año. El Bayern también estará ahí. Es un equipazo.

– ¿Alguna vez se ha preguntado por qué fracasó en Can Barça?

Es la pregunta de mi vida. Fueron varias cosas. Mucha competencia, muy buenos futbolistas jugando en mi misma posición, era muy joven y no me adapté bien. Pero no me arrepiento de nada de lo que pasó porque fue una experiencia que cambió completamente mi vida. Fue una época muy importante de la que no cambiaría nada. Es verdad que las cosas no me fueron bien, que posiblemente lo pude hacer mejor, pero no me quejo.

“Aunque en lo deportivo me fue mal, aquellas dos
temporadas fueron la mejor época de mi vida”

– En Valladolid pasó cuatro años a otro nivel, con otra exigencia. ¿Esperaba que las cosas le salieran mejor en Pucela?

Sí, ahí sí que rendí por debajo de lo que pensaba que podía. Pero es que esos años los he olvidado ya. Miro siempre hacia el futuro, sin echar la vista atrás. Tomo los mejores momentos de esa época y sigo hacia adelante. Seguro que he podido hacerlo mucho mejor, pero no me quejo.

– ¿Le quedan muchos amigos en España?

Sí, bastantes. Eso es lo mejor que he tenido. Una buena experiencia, conocer gente extraordinaria. Eso es lo que queda. Y dos niños allí, uno en Barcelona y otro en Valladolid. Así que no es sólo el restaurante lo que me une todavía a España.

– Una curiosidad: el día que decida volver al fútbol, ¿en calidad de qué piensa hacerlo?

Como entrenador.

El ex mediocampista del Barça, junto a un póster taurino en el que figura su nombre.

Ver Post >
Pep, Carlo, Manuel y el castillo de naipes de Mou

La nefasta gestión de Mourinho al frente del Real Madrid durante el último ejercicio y la ausencia de títulos han jugado en su contra a la hora de buscar acomodo en un grande del balompié continental. Sólo Abramovich le ha abierto las puertas del Chelsea, aunque con ciertas condiciones. City, United y PSG simplemente no han contemplado tirar de sus servicios.

Ver Post >