img
Categoría: Copa Confederaciones
A Tahití no le servirá esta vez jugar al 'escondite'

Aires de goleada escandalosa se ciernen sobre Tahití en su duelo del jueves ante España. El endeble rey de Oceanía ya salió trasquilado cuatro años atrás por la Rojita en el estreno del Mundial sub 20 de Egipto. Y eso a pesar de que los de Luis Milla prepararon a ciegas el duelo por carecer de imágenes de su rival. El entonces seleccionador polinesio, Lionel Charbonnier, las tenía bajo llave. Azpilicueta y Jordi Alba, supervivientes de aquel duelo, pueden resucitar las pesadillas de una escuadra 138 puestos por debajo del campeón mundial en el ránking FIFA.

Tahití es en esta Copa Confederaciones lo que Corea del Norte fue en el último Mundial de Sudáfrica. El sorprendente campeón de Oceanía es de esas poquitas selecciones en el mundo capaces de burlar la globalización y al mismísimo youtube hasta el punto de convertir en un auténtico desafío para sus rivales obtener el vídeo íntegro de uno de sus partidos.

España lo tendrá más fácil que Nigeria, el primer oponente de los ‘Tahití Nui’ (los Guerreros), que con todo el follón provocado por el impago de las primas por ganar la Copa de África relegó a un segundo plano la importante labor de saber cómo se mueven en el campo los chicos de Eddy Etaeta.

El catastrófico estreno, aunque por otra parte esperado, de los polinesios en tierras brasileñas (6-1), permitirá a Vicente del Bosque y su cuerpo técnico desentrañar en el ordenador los secretos de un combinado que, lejos de lo que pueda parecer, no es pese a su hermetismo y los tres océanos que separan a ambos países un desconocido para el balompié español.

Tahití fue, de hecho, el primer contrincante con el que se vio las caras la selección española sub 20 en el Mundial de 2009 disputado en Egipto. Al igual que ahora, la escuadra que comandaba por aquel entonces el francés Lionel Charbonnier saltó la banca en el torneo oceánico logrando un título que la convertía en el primer archipiélago que obtenía una plaza para jugar una Copa del Mundo en cualquiera de sus categorías.

El que fuera tercer portero de Les Bleus en el Mundial del 98 jugó la baza del secretismo y la falta de imágenes de su equipo para amedrentar a los chicos de Luis Milla: “Es imposible que sepan mucho de nosotros porque no hay vídeos de Tahití en circulación. El torneo de Oceanía se jugó allí, y las únicas imágenes que existen las tengo yo“, pero a la hora de la verdad no le sirvió de nada.

España y Tahití, escuchando los himnos antes de medirse en el Mundial sub 20. FOTOS: DAVID RUIZ

La Rojita pasó por encima del débil conjunto de las Antípodas y acabó endosándole un contundente 8-0. Resultado que, por cierto, repetiría en la tercera jornada Venezuela. Nigeria, curiosamente su segundo oponente en suelo nilótico, sólo les hizo una ‘manita’. En suma, que Tahití se volvió a casa con un balance de 21 tantos encajados, por ninguno a favor. Esta vez, al menos, saldrá de Brasil con un dígito en su casillero.

REPITEN OCHO TAHITIANOS

¿Qué tiene que ver esta futura goleada en ciernes con aquella? Pues bastante, dicho sea de paso. Charbonnier sentó en aquel Mundial las bases de lo que es el actual conjunto oceánico y ocho de los futbolistas que fueron apalizados aquel 25 de septiembre de 2009 en el estadio Al Salam de El Cairo (Stephane Faatiarau, Teheivarii Ludivion, Heimano Bourebare, Stanley Atani, Steevy Chong Hue, los hermanos Alvin y Lorenzo Tehau, además de su primo Teaonui y el seleccionador Etaeta, entonces segundo técnico) tendrán la misión imposible de tratar de lavar su imagen frente al mejor seleccionado del planeta fútbol sobre el verde manto de Maracaná.

“Para un futbolista no profesional se trata de un sueño enfrentarte a los mejores jugadores del mundo. Sin embargo, para que el sueño no se convierta en pesadilla, debemos seguir trabajando sin descanso y con tesón, si queremos llegar bien preparados a ese partido con España”, admitía el atacante Chong Hue en la víspera de su largo viaje a Brasil desde Papeete. Parece claro que el ariete del AS Dragon, a la sazón el hombre que anotó el tanto que les dio el título continental ante Nueva Caledonia, no ha podido aún olvidar el sonrojo que les provocaron nuestros sub 20, un equipo del que dos de sus integrantes, Jordi Alba y Azpilicueta, estarán en disposición de volver a ser el azote de los polinesios.

“Para un jugador amateur es
un sueño enfrentarte a los
mejores del mundo. Sólo espero
que no acabe en pesadilla”

Tanto el azulgrana como el navarro del Chelsea fueron titulares aquella tórrida tarde cairota (Alba como interior zurdo y Azpi en el lateral derecho) en la que ni siquiera el bonito collar que los tahitianos les regalaron en los prolegómenos del estreno mundialista de ambas selecciones (una tradición que se repetirá el jueves) enterneció lo más mínimo a la Rojita.

Cuatro años más tarde y sin interrogantes de posibles sorpresas por desconocimiento del rival a causa de la ausencia de imágenes, España tratará de hacer valer los 138 puestos de diferencia que existen entre los dos equipos en el ránking de la FIFA para escribir un resultado de leyenda en los anales de la historia. ¡Hagan sus apuestas!

LA PALIZA DE ‘LA ROJITA’ A TAHITÍ EN EGIPTO 2009:

ESTADIO: Al Salam (El Cairo). 10.500 espectadores

8 ESPAÑA: Asenjo; Azpilicueta, Botía, Fontás, José Angel; Marcos Gullón; Aarón Ñíguez (46′ Ander Herrera), Parejo, Fran Merida, Jordi Alba (73′ De Marcos); y Nsue (65′ Kike).

0 TAHITÍ: Hauata; Faatiarau, Ludivion, Teriitau, Warren; Alvin Tehau, Bourebare (83′ Manarii); Rochette (55′ Atani),  Teaonui Tehau (50′ Camoise), Chong Hue y Lorenzo Tehau.

GOLES: 1-0 (11′) Aarón; 2-0 (16′) Aarón; 3-0 (17′) Nsue; 4-0 (32′) Parejo; 5-0 (74′) Fran Mérida; 6-0 (79′) Kike; 7-0 (86′) Kike; 8-0 (89′) Ander Herrera.

Emilio Nsue, en el momento de lograr uno de los ocho tantos de la Rojita en 2009.

Ver Post >
Dante arrasa en Alemania y en la Confecup con su 'rap del trébol'

El central del Bayern y de la selección brasileña acaba de lanzar al mercado musical un rap para celebrar los tres títulos logrados por su club que está batiendo récords en Alemania. El vídeo-clip del tema ‘Wir gewinnen die Meisterchfaft, wir gewinnen die Champions League, und Pokal auch’ ha recibido dos millones y medio de pinchazos en su cuenta de Facebook y el disco figura entre los 50 más vendidos en itunes. La recaudación irá íntegra a obras benéficas tanto en Alemania como en el país natal del zaguero.

Dante Bonfim Costa no sólo es uno de los mejores zagueros que pisan estos días los campos de fútbol de la vieja Europa. El defensor del Bayern y de la selección brasileña tiene alma de músico y es tan capaz de hacer los acompañamientos a Dani Alves con una pandereta durante un vuelo de la Canarinha, al igual que hizo a principios de semana, como de sacarse de la chistera un rap con el que festejar la histórica triple corona lograda por su club hace escasos días.

Lo que seguramente no contemplaba la pareja de Thiago Silva en el eje de la ‘verde-amarelha’ es que el vídeo-clip de andar por casa que se curró justo después de que la escuadra bávara doblegara al Stuttgart en la final de la Copa germana acabaría siendo un fenómeno musical en el país de los nibelungos y que ahora amenaza con extender sus tentáculos a la Copa Confederaciones que está a punto de arrancar en su tierra.

El caso es que el tema ‘Wir gewinnen die Meisterchfaft, wir gewinnen die Champions League, und Pokal auch’ (Hemos ganado la Bundesliga, la Champions y la Copa), a ritmo de rap masterizado con la melodía del mítico ‘Rivers of babylon’ de Boney M, lleva registrados cerca de dos millones y medio de pinchazos en su página oficial de Facebook y no para de sonar en las emisoras de radio alemanas.

De hecho, la nada melodiosa voz de Dante -al menos en alemán- se ha colado ya en el top 100 teutón y también figura entre las 50 canciones más vendidas en el itunes local, donde se puede adquirir por el módico precio de 99 céntimos.

Y es que el euro escaso que cuesta adquirir esta joya conmemorativa de la mayor hazaña deportiva alcanzada por un equipo alemán desde que existe el deporte de la redonda va destinado íntegramente a proyectos para niños desfavorecidos a través de Aldeas Infantiles. En Brasil, por su parte, la recaudación servirá para socorrer a las víctimas de las recientes inundaciones acaecidas en los últimos días en el estado de Río.

Una hermosa obra de caridad la del marcador de punta bahiano que nació como resultado de su polémica exclusión del equipo de Heynckes en la antesala de la consecución de la triple corona. Tanto Dante como su compañero Luiz Gustavo se vieron obligados a viajar a Sudamérica el día antes de la final copera en Berlín ante la negativa de la CBF (Confederación Brasileña de Fútbol) a concederles una moratoria de 24 horas para medirse al Stuttgart y poder saborear en vivo y en directo un triunfo que serviría para sellar la ya mencionada hazaña.

Dante, quien por cierto ya hizo sus pinitos hace algunos meses durante un concierto contra el racismo en Múnich, tuvo que conformarse con ver el choque por televisión en el hotel de concentración de su selección, en Río de Janeiro. Su frustración, empero, se tornó en emoción y lágrimas de felicidad cuando vio cómo sus compañeros se subieron al podio para recoger el trofeo con una camiseta con su nombre y el número 4, el que luce habitualmente en el Bayern.

Del subidón que le entró por el bonito detalle de sus camaradas de vestuario, el internacional brasileño decidió componer el rap para inmortalizar el éxito logrado por el Bayern en el ejercicio que está a punto de concluir. Ante el tirón mediático que está teniendo su debut como músico, Dante ya ha avisado que si el combinado que dirige Luiz Felipe Scolari logra conquistar el próximo día 30 la Confecup, lo celebrará lanzando al mercado un segundo disco.

Ver Post >