img
El 'ritiro' más festivo de Benítez
img
tocoymevoy | 25-07-2013 | 07:15

FOTOS: RAFABENITEZ.COM

Al Nápoles le ha seguido hasta su retiro en el norte de Italia un ejército de incondicionales que ha alterado la paz idílica del pueblito de Dimaro hasta el punto de convertir la pretemporada de la escuadra celeste en una especie de fiestas patronales, con el más internacional de nuestros técnicos como artista principal y su presidente de animador del cotarro. Un club hecho de otra pasta.  

“Para vivir el fútbol de verdad hay que venir al sur”. Es muy probable que Rafa Benítez haya empezado a entender la verdadera dimensión de esta frase tan napolitana, a rebufo de una célebre canción de su tocaya Raffaella Carrà, una vez consumidos los once primeros días de concentración -o ritiro, como dicen en Italia- al frente de su nueva escuadra en la localidad norteña de Dimaro.

La irracional idolatría que los tifossi partenopeos sienten ya por un técnico que apenas se ha sentado una vez en el banquillo celeste (fue el pasado sábado, en un amistoso ante la Feralpi Salò, de la Serie D) le servirá también para comprender a la perfección aquel estrecho e indivisible vínculo que llegó a unir a Diego Armando Maradona con el Nápoles y su gente.

Ese amor a primera vista, sin pedir nada a cambio (al menos, de momento), ha conseguido tocar la fibra del preparador madrileño, alucinado con el clima multitudinario y festivo que envuelve a diario cada paso que da rodeado de su tropa. Y es que el concepto retiro, como sinónimo futbolístico de stage o pretemporada, tiene un significado completamente distinto si se refiere a la Società Sportiva Calcio Napoli.

Trasladarse al hermoso Valle del Sol, a tiro de piedra de la frontera austriaca, para gozar del frescor que exhalan los míticos Dolomitas y cargar los pulmones con aire puro mientras se pone el cuerpo a punto divisando de reojo la egregia figura de la Marmolada, tiene muy poco de relajante para los integrantes de una escuadra que padece a todas horas el marcaje inexorable de un ejército de incondicionales.

El desorbitante kilometraje que separa la capital de la Campania de este minúsculo reducto del Trentino no ha impedido que, por tercer año consecutivo, este nuevo Nápoles ‘allo spagnolo’ o Real Napoli (a los Callejón, Albiol y Reina se unirá en breve el ‘Pitita’ Higuaín) sienta el calor permanente de su entregada tifoseria como si estuviera recluído las 24 horas en la caldera del San Paolo.

Decenas de familias celestes al completo hacen coincidir sus vacaciones con las fechas de concentración de su equipo del alma (del 13 al 26 de julio, en esta ocasión) para seguir sus pasos y estar cerca de sus ídolos mientras ponen a punto la maquinaria con vistas a una nueva temporada en la que su principal aspiración no es otra que desbancar a la todopoderosa Juventus de su pedestal dorado en el calcio.

El baño de masas es permanente desde que el técnico español y su prole abandonan por la mañana el hotel rumbo al Centro Sportivo hasta que echan el cierre después de asistir al evento de rigor que para esa noche tenga previsto el comité de festejos del ayuntamiento de Dimaro, cuya población pasa durante estas dos semanas de 1.300 habitantes a cerca de 6.000 por mor de ese milagro color cielo llamado Napoli. Nada, ni siquiera la noticia de la espantada de Cavani rumbo al PSG, puede alterar el clima de felicidad y optimismo a raudales que recorre cada rincón de este improvisado fortín sureño en el corazón del norte transalpino.

La ‘presión’ de sus seguidores alcanza tales cotas que Benítez se ve obligado a ‘esconderse’ en el túnel de vestuarios del estadio Communale mientras sus pupilos se calzan los borceguíes para no verse literalmente rodeado de tifossi que le piden desde un foto hasta una promesa por escrito de que volverá a traer el Scudetto a la capital del sur más de dos décadas después de que lo hiciera su particular ‘dios’.

Eso no es óbice para que, una vez concluídas las sesiones de trabajo o en los encuentros con los aficionados marcados por la jefatura de prensa del club en el teatro local, el preparador castizo devuelva todo ese cariño y admiración que encuentra a cada paso firmando centenares de autógrafos y animándoles a que sigan apoyando con ese ahínco al equipo para poder alcanzar juntos las metas trazadas.

CÁNTICOS HASTA EN EL RAFTING

Los coros y cánticos acompañan a la escuadra partenopea hasta cuando se lanza a las frías aguas del río Noce, en el espectacular Parque Nacional del Stelvio, para relajar los músculos con una sesión de rafting. El ex técnico de Valencia, Liverpool o Chelsea alterna las actividades recreativas con las palizas físicas para conseguir que sus tropas estén ‘al dente’ en el instante en que la redonda ruede ya en serio. Del estímulo y la motivación se encargan sus seguidores. De contarlo, un centenar de profesionales de la información desplazados al Trentino.

El teatro Comunal y la Piazza Madonna della Pace son los puntos de encuentro de una pasión que el municipio de Dimaro ha convertido en una suerte de fiestas patronales con la organización de festejos de todos los colores, casi siempre espoleados por el mismísimo presidente celeste, Aurelio De Laurentiis. Todo un experto en estas lides y un alumno aventajado en las nuevas tecnologías. De hecho, es el primer dirigente en la historia del balompié en anunciar un fichaje, el del técnico español, a través de su cuenta de twitter.

Por el escenario de la plaza del pueblo, en el que por cierto el helado de moda se llama ‘Forza Napoli’ y tiene los colores del equipo, ya han pasado cantantes como Guido Lembo, confeso hincha napolitano, los humoristas Gigi y Ross con su programa ‘Made in Sud’, que emite semanalmente en directo la RAI, la práctica totalidad de los jugadores y hasta el mismísimo Benítez.

El nuevo inquilino del banquillo del San Paolo fue la gran estrella en la presentación oficial del equipo ante su afición el pasado domingo. Con la música de la Champions de fondo, los integrantes del plantel fueron desfilando sobre la pasarela y alguno, caso del joven Insigne, se arrancó a cantar junto a la enfervorecida tifoseria. Con Rafa estuvieron cerca de conseguirlo, pero su timidez pudo más que las ganas de la concurrencia de verle entonar el famoso ‘O surdato’. Tiempo al tiempo.

“Cada evento supera al anterior.
El compromiso de nuestra afición
con el equipo no puede ser mayor”

“Cada evento supera al anterior. Creía haber visto ya todo de lo que es capaz nuestra afición, pero después del primer amistoso me dí cuenta de que estaba equivocado. Su respuesta en masa, llenando las gradas del estadio y la zona de tierra que rodea el recinto, elevó nuevamente el nivel de su compromiso con el equipo”, explicaba tras el duelo ante la Feralpi Salò el preparador madrileño, siempre rodeado de sus fieles Paco de Miguel y Xavi Valero, los dos asistentes que se ha traído para afrontar la que posiblemente ya sea la aventura más excitante de su carrera.

 

Benítez, flanqueado por su cuerpo técnico y su asesor de prensa, Juan Francisco Sánchez, tras hacer rafting.