img
Pep, Carlo, Manuel y el castillo de naipes de Mou
img
tocoymevoy | 29-05-2013 | 21:05

La nefasta gestión de Mourinho al frente del Real Madrid durante el último ejercicio y la ausencia de títulos han jugado en su contra a la hora de buscar acomodo en un grande del balompié continental. Sólo Abramovich le ha abierto las puertas del Chelsea, aunque con ciertas condiciones. City, United y PSG simplemente no han contemplado tirar de sus servicios.

“Lo único que puedo decir es que si me voy del Real Madrid, no estaré un año sin trabajar”. No deja de ser curioso que José Mourinho se haya pasado el último ejercicio repitiendo esta frase o similares cada vez que algún periodista (por lo general extranjero) le citaba en los medios ‘capote’ en mano. El tiempo ha pasado y resulta que esa fobia permanente hacia el hombre que desbarató sus planes de grandeza en la Casa Blanca ha obnubilado hasta tal punto su capacidad de liderazgo en el vestuario del Santiago Bernabéu que tal vez no habría sido tan mala idea emular a Pep Guardiola y largarse un año a Goa con su familia en retiro espiritual.

El técnico portugués no sólo va a clausurar este sábado su peor campaña en un banquillo después de haber tirado al cubo de la basura Liga, Champions y Copa del Rey. Haber declarado la guerra a todo el que le ha mirado mal y vivir en zona de permanente conflicto con sus discípulos ha socavado enormemente su credibilidad como infalible gestor de estrellas a los ojos de ese puñado de equipos que el de Setúbal tenía en la diana para continuar su hoja de ruta después de abandonar la capital de España.

El Chelsea ha sido, de hecho, el único club top europeo que ha concedido el beneficio de la duda a Mou. Roman Abramovich volverá a poner su ‘juguete’ preferido en manos del luso. Pero curiosamente lo hará solamente después de que Guardiola le diera plantón a fines del pasado año y bajo ciertas condiciones logísticas que impedirán al todavía entrenador merengue tener la sartén por el mango en el área deportiva de los ‘blues’: sus decisiones deberán ser consensuadas tanto con el jefe ejecutivo, Ron Gourlay, como con el director deportivo, Michael Emenalo.

Mou deberá consensuar todas las decisiones deportivas
en el Chelsea con el jefe ejecutivo y el director deportivo

A decir verdad, a ‘The Special One’ le seducían más otras plazas, tanto en Inglaterra (los dos clubes de Manchester, United y City) como en Francia (PSG), pero la fallida rueda de reconocimiento hecha tiempo atrás por su representante no le ha dejado prácticamente más alternativa que aterrizar por segunda vez en la casa de la que fue despedido con cajas destempladas hace seis años.

Jorge Mendes, el hombre que gestiona la carrera de Mou en los despachos desde 2003, recibió un no por respuesta en los tres clubes que tanteó, al margen del Chelsea, para ver el grado de interés que pudieran tener por meter en nómina a su representado.

El City, o lo que es igual, Ferrán Soriano y Txiki Begiristain, le hicieron saber que Mourinho no entraba en sus planes para sustituir a un Mancini que ya por entonces estaba sentenciado. Rafa Benítez y Manuel Pellegrini eran los dos nombres que manejaba Txiki por entonces. Al final se decantaron por el ‘ingeniero’ y su propuesta de fútbol feliz. Además, contratar al chileno, pensaron los ex dirigentes azulgranas, sería el camino más corto para llegar a su gran objetivo de este verano: el malaguista Isco.

Begiristain se decantó por Pellegrini y su fútbol
feliz en lugar de Benítez con la idea de lograr el
fichaje de Isco, el gran objetivo de los ‘citizens’ 

La visita a Old Trafford obtuvo idéntica respuesta. El guiño de Mou dejándose querer tras eliminar a los ‘Diablos Rojos’ en los cuartos de la Champions (“Me voy con la sensación de que el mejor equipo no se clasificó”) no surtió el efecto deseado, por mucha empatía que exista entre el lusitano y Ferguson. A nadie le escapa que dirigir al Manchester United es el sueño dorado de José, pero sir Alex sabía perfectemente que entregarle la batuta de Carrington significaría perder completamente el control de lo que se cuece en el vestuario ‘mancunian’. En cambio con Moyes, a la sazón compatriota, amigo y discípulo, seguirá estando aun sin estar.

CAMBIO DE CROMOS Con el nombre de Carlo Ancelotti circulando ya por los pasillos de Concha Espina, Mendes se presentó en el Parque de los Príncipes para ofrecer un cambio de cromos. Empero, Leonardo de Araújo ya tenía previsto un plan B en el caso de que Carletto cogiera el vuelo París-Madrid con billete de ida. Como así va a ser: colocarse él mismo al frente de Ibrahimovic y compañía como entrenador puente hasta la llegada, en julio de 2014, de Arsène Wenger. El técnico del Arsenal habría dado el sí al presidente de la entidad gala, Nasser Al-Khelaifi, pero sólo una vez cumplido su compromiso contractual con los ‘gunners’.

Benítez y el propio Mourinho habrían rechazado la propuesta del director deportivo brasileño del PSG de arribar a la ciudad de la Luz por una sola temporada, lo que allanó el camino al ex preparador de Inter y Milan. Ahora bien, la cuantía de la sanción que le impondrá este viernes el Comité de Disciplina de la Federación Francesa por agredir a un árbitro podría arruinar sus planes y meter de paso en un problema al nuevo y flamante campeón de la Ligue 1. La alternativa se llama Laurent Blanc, aunque el ex seleccionador galo tampoco estaría por la labor de ser un técnico de tránsito…

Con el castillo de naipes a punto de irse a pique, a Mourinho no le quedó otra que cruzar los dedos y rezar para que Benítez metiera al Chelsea en Champions y no tuviera que rebajarse a jugar la Europa League. Y es que dar marcha atrás y forzar su continuidad en el Madrid tampoco era ya una opción plausible para el lusitano después de haber ido cocinando su huída a fuego lento. Sin olvidar además que su sucesor había comenzado a planificar con José Ángel Sánchez el concurso que viene. De otro modo no podría explicarse la reunión que el técnico italiano mantuvo en París hace tres semanas con el agente de Arturo Vidal, Fernando Felicevich, para hacerle saber que se mudaría a la capital de España y que su primer objetivo para reforzar el equipo merengue era el volante juventino.

Ancelotti ya está planificando la temporada con
José Ángel Sánchez e incluso se reunió con el agente
de Vidal para hacerle saber que irían a por el chileno