img
Qatar pule sus perlas al son del 'tiqui-taca'
img
tocoymevoy | 04-04-2013 | 00:18

Qatar prepara sin prisa pero sin pausa su lejana cita mundialista en 2022. Contar con una selección competitiva para entonces es un objetivo prioritario para el emirato pérsico. La presencia de dos de sus talentos más sobresalientes en las filas del Sevilla y otros tantos en el Villarreal persigue elevar su nivel técnico y táctico al calor de la que es considerada en la actualidad mejor cantera del planeta. 

Akram Hassan Afif y Moath Yahya nunca oyeron hablar de Boabdil El Chico ni del reino de Granada, el último reducto árabe en la Península Ibérica tras ocho siglos de dominación. Han pasado más de 500 años desde que el rey nazarí rindiera la ciudad de La Alhambra a las tropas de Gonzalo Fernández de Córdoba y su amplio séquito se llevara consigo las llaves de sus hogares convencidos de que, algún día, regresarían por Al-Andalus.

El imparable crecimiento de la academia Aspire, el mayor y más sofisticado centro de formación y alto rendimiento del planeta, está detrás del regreso de dos de sus alumnos aventajados al más afamado de los llamados Reinos de Taifas. Los tiempos han cambiado y la pelota ha sustituido a las cimitarras, de modo que la ‘invasión’ de Afif y Yahya, dos talentosos chavales de 16 años, tiene un objetivo para nada beligerante: demostrar que Qatar es mucho más que un emirato que tiene el dinero por castigo y que no fue sólo ese ingente poder económico lo que les llevó a conseguir la organización del Mundial 2022.

Precisamente, con dicha Copa del Mundo en el horizonte arribaron sendos futbolistas el pasado mes de noviembre a la vera del Guadalquivir para probar fortuna en las filas del Sevilla en calidad de cedidos hasta final de temporada. El objetivo de esta experiencia piloto no es otro que el de dar la posibilidad a las presumibles estrellas qataríes en 2022 de forjarse al amparo de la metodología del fútbol que se ha convertido en el último lustro en la gran referencia global.

Moath Yahya y Akram Afif, en el MIC de la Costa Brava. FOTOS: DAVID RUIZ

Las gestiones llevadas a cabo por el español Iván Bravo, a la sazón director general de Aspire, fueron determinantes para que el acuerdo llegara a buen puerto y los dos internacionales sub 15 qataríes se pusieran a las órdenes de Francisco Javier Pérez Garramiola, Chesco, el técnico que guía los pasos del juvenil B de los hispalenses.

Como la actual normativa FIFA impide inscribir a extranjeros por debajo de 18 años para salvaguardar las canteras autóctonas, en un intento de evitar el tráfico de menores a través del balompié, Afif y Yahya no han tenido la oportunidad de competir con sus nuevos compañeros hasta la pasada semana, cuando al fin pudieron estrenarse con la zamarra sevillista en el MIC (Mediterranean International Cup), el popular ‘Mundialet’ que se disputa cada Semana Santa desde hace 12 años en la Costa Brava y que para muchos es el mejor torneo de categorías inferiores del planeta fútbol. En esta última edición, por cierto, se han superado en cuanto a número de escuadras participantes (224) y récord de asistencia en los 22 estadios de las 19 localidades gerundenses que acogieron el evento.

Afif, un delantero centro de finas maneras dotado de una extraordinaria punta de velocidad, acaparó casi todos los elogios en el choque que abría oficialmente la competición al batir por dos veces la meta del Palamós. Yahya, que evoluciona sobre el manto verde como volante central, pasó también con nota la prueba del algodón.

Tanto el ariete (autor de cuatro dianas) como el medio de contención qataríes demostraron estar perfectamente integrados en la dinámica del equipo andaluz. Ni la falta de ritmo competitivo ni el saberse escrutados a cada paso por Roberto Olabe, director de fútbol de Aspire, y Bora Milutinovic, el legendario seleccionador serbio que actualmente trabaja como embajador del balompié qatarí en el mundo, afectaron lo más mínimo a su rendimiento mientras el Sevilla se mantuvo vivo en la competición. El Espanyol, a la sazón campeón de la presente edición en juveniles, les apeó del MIC en cuartos de final.

“Son unos chavales muy educados, correctísimos en el trato. Llevan ya cuatro meses con nosotros y creo que el balance es muy positivo. La pena es que no pueden jugar todos los fines de semana, pero son buenos futbolistas. Quizás les falta esforzarse un poquito más en el tema físico, pero es indudable que tienen calidad. Es cierto que al principio les costó entrar en nuestra forma de funcionar y con el tema del idioma, pero poco a poco se han ido adaptando a las costumbres españolas y ahora son dos más dentro del grupo”, explica Chesco, el técnico que trata de pulir al dueto de perlas arábigas.

La comunicación entre Aspire y el Sevilla para evaluar los progresos de Afif y Yahya es permanente y fluida. Olabe está al día de su trabajo en la Ciudad Deportiva hispalense. Por si eso fuera poco, los chicos cuentan en Híspalis con el asesoramiento personal de Abdullah Eissa, un empleado de la academia que se desplaza cada dos semanas a la capital andaluza para conocer de primera mano cómo se encuentran, qué vida llevan fuera de los terrenos de juego y resolver cualquier problema de índole logístico. Lo mismo hace con Sultan y Yusuf, la pareja de juveniles qataríes que aprenden los secretos del ‘tiqui-taca’ en la sala de máquinas del Submarino Amarillo.

 Los nervionenses se están tomando muy en serio su labor formativa y no reparan en esfuerzos para lograr que Afif y Yahya se sientan como en Doha. La última idea para reforzar y potenciar su implicación con el grupo se fraguó durante la charla que mantuvo el cuerpo técnico sevillista con Milutinovic para analizar su rendimiento en los cinco encuentros que disputaron en tierras gerundenses. “Les vamos a plantear que pasen algún fin de semana en casa de un compañero del equipo, que no estén siempre juntos, para que se relacionen más con los chicos y convivan en un ambiente típicamente español. Queremos que se sientan como en familia, porque eso les ayudará a mejorar su rendimiento. Qatar les ha brindado una gran oportunidad para elevar su nivel y vamos a tratar de que le saquen todo el jugo posible a esta experiencia”, sentencia Chesco.

“Tienen una gran oportunidad de mejorar
su nivel y les ayudamos a que saquen
lo máximo de esta experiencia”

Qué duda cabe que haber calentado motores en la competición en la que echaron los dientes figuras consagradas de la magnitud de Messi, Neymar, Cesc, Coutinho, Piqué, Marcelo, Lucas Moura, Busquets, Lucas Leiva o Jordi Alba es la mejor de las noticias para el país en el que se cocinará el fútbol mundial al inicio de la próxima década.

Bora Milutinovic, flanqueado por Yusuf y Sultan.