img
Categoría: West Brom
El football ha perdido la paciencia

Durante años, la liga más atractiva del mundo se ha vanagloriado de una forma de entender los banquillos diferente, de un inmovilismo que ha llegado a convertirse en uno de los grandes tópicos del fútbol británico. Pero es evidente que los tiempos están cambiando y algunos de los mitos han sido derribados. Paolo Di Canio (Sunderland), Ian Holloway (Crystal Palace), Martin Jol (Fulham) y, ahora, Steve Clark son los cuatro entrenadores destituidos en lo que va de temporada.

Hace apenas un mes aparecía en los periódicos ingleses la noticia de que el West Bromwich Albion tenía intenciones de renovar el contrato de su técnico, Steve Clarke, hasta el año 2015. Pero hoy, lo que aparece en los tabloides es la lista de candidatos para sustituir al entrenador escocés, tras haber acumulado una racha de 6 partidos sin ganar y 4 derrotas consecutivas que ha dejado a Clarke sin trabajo. «El registro de este club demuestra que no tomamos las decisiones a la ligera, pues sólo hemos hecho cambios en esta posición tres veces en aproximadamente 14 años», afirmó el director técnico del equipo, Richard Garlick, en un comunicado. También, explicó que los próximos encuentros «van a ser claves para el equipo» y aseguró que la decisión era necesaria para «darle al club la posibilidad de triunfar esta temporada».

Si bien es cierto que este año los resultados no han acompañado, es importante recalcar que, la pasada campaña, el West Brom firmó una primera vuelta excelente y Clarke logró el mejor registro del club, desde la temporada 1980-81, al clasificar al conjunto en la octava posición de la tabla con 49 puntos, convirtiéndolo en uno de los equipos revelación.
La decisión de la entidad ha generado un importante revuelo en las redes sociales, donde buena parte de la afición baggie se ha pronunciado para mostrar su descontento. Incluso, el futbolista Youssuf Mulumbu mostró su opinión en la red de 140 caracteres, escribiendo: «Es una triste noticia que Steve Clarke haya sido despedido. Lo siento mucho por el manager. Nosotros, los jugadores, somos los que estamos en el terreno de juego, pero él es quien recibe las consecuencias de nuestro mal juego. Le deseo todo lo mejor para el futuro».

Se acaba así una aventura que ha durado 18 meses para el que fuera asistente del actual entrenador del Chelsea; un manager que fue visto como el hombre ideal, siempre ajeno a cualquier polémica y que ha demostrado una gran capacidad para dirigir en la máxima categoría en su primer trabajo como cabeza visible. Clarke se marcha habiendo dejado al conjunto en la décimo sexta posición de la tabla, con el apoyo unánime de la afición y, también, de una plantilla que siempre ha tenido buenas palabras para él. Así las cosas, parece que en Inglaterra el football ha perdido la paciencia.

Ver Post >