img
Categoría: Sunderland
Diablos rojos y gatos negros

«La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo»

Giacomo Leopardi

Transición en Old Trafford. Esta semana el Manchester United se ha convertido en el foco de la atención mediática. Los titulares hablan de crisis, de una temporada decepcionante, de un equipo sin rumbo… Y en definitiva, de una situación hasta el momento insólita para muchos de sus aficionados. Los red devils están viviendo uno de sus peores años, los resultados así lo atestiguan, y todos señalan a David Moyes. El equipo de Manchester navega en la séptima posición de la tabla, cayó eliminado en la FA Cup por el Swansea y esta semana ha sufrido la derrota en su feudo a manos del Sunderland de Gus Poyet, quedando a las puertas de la final de la Capital One Cup. Espera la Champions, aunque se antoja un reto imposible.
Sí, ciertamente los resultados no son los esperados. El camino de la transición es espinoso (más aún en este caso), requiere tiempo y, sobre todo, precisa alejarse de las comparaciones. Este año la competencia es feroz, y si añadimos que durante el pasado verano no llegaron los refuerzos que necesitaba, podemos concluir que esta temporada el técnico escocés ha partido con clara desventaja. Porque poner tu sello a un equipo es difícil, pero si además te faltan ingredientes clave, el desafío es todavía mayor.
Ahora el español Juan Mata aterriza en Manchester y son muchas las voces que califican su fichaje de «innecesario». Ya sabemos que en esto del fútbol no existen verdades absolutas, pero cuesta creer que el talento de un jugador de semejante calibre no sea necesario en el conjunto red devil. Veremos si la llegada del asturiano ayuda a darle la vuelta a esta situación tan complicada. Porque, aunque el equipo no esté firmando un buen año, al fin y al cabo estamos hablando del todopoderoso Manchester United…

El Stadium of Light vuelve a soñar. Cuando Gustavo Poyet llegó a Sunderland se encontró con un panorama desolador. No tanto porque en ese momento el conjunto era el colista de la Premier, sino porque los black cats eran un equipo sin alma, sin ganas de jugar al fútbol ni de competir. Los peores presagios se apoderaron del Stadium of Light, el Sunderland estaba abocado al descenso, y la afición comenzaba a resignarse. Pero la llegada del técnico uruguayo lo cambió todo. Poyet devolvió la confianza al vestuario y esos jugadores volvieron a sentirse futbolistas, algo que habían olvidado a las órdenes de Paolo Di Canio. Ahora el Sunderland es un equipo competitivo, que propone buen juego y es capaz de plantar cara a algunos de los rivales más duros de la Premier. Prueba de ello son las victorias contra el Everton en liga, y Southampton, Chelsea y Manchester United en copa. Esta última con billete directo a Wembley donde el Manchester City les espera para disputar la final. Curiosamente, para el central español Carlos Cuéllar esta será su segunda final en Wembley, ya que hace cuatro años Aston Villa y Manchester United se enfrentaron por el título de la Capital One Cup, que finalmente se llevaron los red devils (1-2).

PD: Quiero desear mucho éxito a mi ‘vecino’ de blog en su nueva aventura en el Manchester United. A veces, las mejores decisiones son las más difíciles de tomar. Buena suerte Juan 😉

Ver Post >
Euforia en el Stadium of Light

No es un partido más. Se trata de uno de los derbis con mayor rivalidad y repercusión en las islas británicas. Y es que el choque entre el Sunderland y el Newcastle es, sin duda, una convocatoria ineludible para todos aquellos amantes del fútbol británico.


Ver Post >
Cinco 'profes' en la cuna del fútbol

Han pasado 22 años desde que Osvaldo César Ardiles aterrizara en Newcastle para dirigir al conjunto magpie. El ex futbolista conocía bien la liga inglesa, puesto que en el año 1978 dio el salto a las islas para convertirse en uno de los grandes ídolos de la historia del Tottenham. Sin embargo, además de marcar una época en el equipo londinense y allanar el camino para la llegada de otros futbolistas extranjeros, más tarde el argentino sentó un precedente en el fútbol inglés: fue el primer entrenador sudamericano en la Premier League. Apenas estuvo una temporada en el banquillo del Newcastle; no obstante, un año después fue contratado por el West Brom y, posteriormente, recaló en el conjunto que le vio brillar como futbolista: el Tottenham.

Ver Post >
Mucho ruido y pocas nueces

Tras el pitido final, se acercó a la grada y aplaudió a los 2.500 aficionados del Sunderland que se habían desplazado hasta Birmingham para apoyar a su equipo en el encuentro ante el West Brom. Sin embargo, lejos de devolver el gesto, la hinchada de los ‘black cats’ aprovechó para mostrar su descontento y hacerle saber que deseaban su marcha. Incluso, los seguidores del West Brom le dedicaron cánticos haciendo referencia a su posible despido. Hubo tensión. Paolo Di Canio permaneció inmóvil, con la mirada fija y asintió con la cabeza. Pero antes de abandonar el terreno de juego, señaló su barbilla e instó a mantener la cabeza alta.

Desde el inicio el personaje ha eclipsado al entrenador. Sus normas como técnico, las declaraciones incisivas, y en ocasiones peyorativas hacia sus jugadores, o esos gestos tremendamente expresivos han convertido a Di Cano en noticia todas las semanas. Desde que se hiciera cargo del banquillo del Sunderland, los tabloides británicos han retratado las polémicas y excentricidades del técnico italiano con cierto humor e ironía. Pero, recientemente, las singularidades del personaje pasaron a un segundo plano para comenzar a cuestionar su capacidad como entrenador.

Hacía tiempo que los rumores sobre que Di Canio había perdido el vestuario sonaban con fuerza, y cada vez eran más las voces señalando que sus ideas y métodos no funcionaban. “Trata a los jugadores de forma irrespetuosa. Si el Di Canio jugador estuviese a las órdenes del Di Canio entrenador, estoy seguro de que ni él mismo querría trabajar con él”, así opinaba el defensa del Chester, Danny Higginbotham, en la revista Twentyfour 7 Football.
La semana pasada, el manager italiano declaraba: “Cuando la gente habla el Sunderland siempre lo hace de Paolo Di Canio. No me preocupa, porque beneficia a los jugadores”. Esta ha sido, sin duda, una de las mayores incoherencias del técnico. Desde el comienzo de campaña ha arremetido públicamente contra sus jugadores y, al mismo tiempo, ha desvelado a la prensa varios entresijos del vestuario. Sus preocupaciones acerca de que las nuevas incorporaciones no hablan inglés, la “falta de líderes en el vestuario”, los “incorrectos hábitos alimenticios” o decir que “los jugadores tienen basura en el cerebro”, han sido algunos de los temas estrella en sus entrevistas. Es evidente que, en su afán de protagonismo, Di Canio ha optado por lavar los trapos sucios fuera de casa. 

Quizá, todo esto se vería reflejado como algo meramente anecdótico si no fuera porque el Sunderland ha sumado cuatro derrotas y un empate en lo que va de temporada. Las sensaciones que ha dejado el colista de la Premier desde el inicio de campaña han sido las de un equipo sin alma, sin ambición y sin ganas de jugar al fútbol. Y, cuando las malas actuaciones son colectivas, como en este caso, se antoja complicado pensar que la culpa es exclusivamente de los jugadores. Las declaraciones punzantes de Di Canio se volvieron en su contra, perdió el apoyo de los jugadores y, en consecuencia, su puesto. Y es que, la capacidad para gestionar un vestuario no se aprende en ningún manual de entrenador. Final previsible para un entrenador que ha generado mucho ruido y pocas nueces.

Ver Post >
Los vibrantes sonidos del fútbol inglés

Como cada año, la Premier League ha regresado a las islas británicas bajo los últimos rayos de sol que se podrán disfrutar este verano en Inglaterra. Y es que, en apenas dos jornadas el intenso frío y la incesante lluvia volverán a caracterizar los emocionantes encuentros que nos brinda una de las mejores ligas del mundo.
Como no podía ser de otra manera, el ambiente futbolero ha caldeado todos los rincones del país y las hinchadas, siempre fieles, han acudido en masa a la gran cita del fútbol inglés: la inauguración de la temporada 2013-14.

El año pasado tuve la ocasión de presenciar uno de los partidos de la primera jornada en Londres, concretamente en el Emirates, el estadio del Arsenal. Pero esta vez, el lugar escogido para vivir el arranque de campaña ha sido el Stadium of Light, situado en la ciudad de Sunderland, al norte de Inglaterra.

Los nervios comenzaron a asomar cuando, a mi llegada al templo de los black cats, observé a los miles de aficionados dirigiéndose hacia el club de sus amores con la ilusión en el rostro. En ese momento los sentidos se despiertan, la adrenalina se dispara, y es que, prácticamente es imposible no contagiarse de la emoción y la pasión que despierta este deporte. Es el sentimiento de una ciudad, el orgullo de un equipo y, también, la garra de una de las aficiones más ruidosas de la Premier.
Para muestra un botón. Después de una larga espera, la afición del Sunderland no pudo celebrar la victoria de su equipo, ya que los de Di Canio perdieron su primer partido de liga contra el Fulham por 0 a 1. Sin embargo, pese a la derrota, el espectáculo en la grada no cesó en ningún momento, e incluso, una vez finalizado el encuentro, las cerca de 44 mil personas que acudieron al estadio se animaron a entonar la mítica canción de Elvis Presley Can’t help falling in love (No puedo evitar enamorarme). Está claro que lo suyo es amor, e incondicional.

Ver Post >
Mi once ideal de la Premier 2012-13

Simon Mignolet: El portero del Sunderland lleva dos temporadas a un nivel espectacular. Tanto, que he decidido incluirlo en mi once particular a pesar de tener otras grandes opciones como Peter Cech o David de Gea. Equipos como el Arsenal y el Manchester United le tienen en su punto de mira, y es que a sus 25 años, el internacional belga ha experimentado una gran progresión desde que aterrizara en la Premier League. De hecho, ya le discute la titularidad en la selección de Bélgica a Thibaut Courtois. Esta temporada, se ha convertido en el primer jugador del Sunderland en disputar todos los minutos de los 38 partidos de liga, y además ha recibido el premio al mejor jugador del año del noroeste de Inglaterra.

Pablo Zabaleta: Desde que llegara al Manchester City en el año 2008, procedente del Espanyol, Zabaleta se ha consolidado como uno de los mejores defensas del campeonato. La Asociación Profesional de Futbolistas le ha incluido en el once ideal de la Premier, y no es para menos porque el defensa argentino ha sido el futbolista más regular del equipo. En enero fue nombrado el mejor jugador de la plantilla citizen, por segundo mes consecutivo, después de anotar el tanto que permitiría a los de Manchester clasificarse para octavos de final de la Copa de Inglaterra.
Phil Jagielka: El defensa inglés se postula como uno de los primeros fichajes de David Moyes en el Manchester United. Hace seis años que el técnico escocés le fichó para el Everton, cuando estaba en el Sheffield United, y ahora parece que la historia se repite. A sus 30 años, Jagielka es un central de garantías, muy rápido en la anticipación y destaca por su buen juego aéreo. Con la reciente retirada de Phil Neville, Jagielka ha sido nombrado capitán del equipo.
Jan Vertonghen: Impresionante. Para ser su primera temporada en la Premier League, el defensa del Tottenham ha superado con creces todas las expectativas. Este futbolista zurdo posee unas excelentes cualidades, técnicamente es muy bueno y puede actuar de defensa central, lateral izquierdo y mediocentro. Además, tiene una gran presencia física y no duda en mostrar su contundencia, cuando es necesario. La salida limpia de balón es otra de sus credenciales, no se complica en el terreno de juego. En mi opinión, se trata de uno de los mejores fichajes de esta temporada en la Premier porque es un futbolista muy completo, que además se caracteriza por ser un líder en el campo, serio y disciplinado. Es uno de los centrales izquierdos más prometedores del panorama europeo.
Leighton Baines: Baines es un habitual en los onces de la Premier League. Esta temporada ha sido escogido mejor jugador del Everton y al igual que Jagielka, es uno de los futbolistas que puede dar el salto al Manchester United para la próxima temporada. El diario británico Daily Mail realizó un ranking de los jugadores con más asistencias en Europa y Baines ocupa el primer puesto con 97 ocasiones de gol. Poco más que añadir…

Michael Carrick: Es uno de los pilares del Manchester United y además está en su mejor momento. Esta temporada sus propios compañeros le han votado como el mejor jugador de la plantilla red devil y lo cierto es que, junto con Robin Van Persie, Carrick ha marcado las diferencias. Ha disputado más de 200 partidos con la camiseta del United, y recientemente ha firmado un nuevo contrato que le une al club mancuniano hasta 2015.
Juan Mata: Mata deslumbra en Inglaterra. Y prueba de ello es el hecho de que en apenas dos campañas se ha convertido en el líder indiscutible de los blues tanto dentro como fuera del campo. A lo largo de la temporada su nombre se ha colado en el once semana tras semana, y como no podía ser de otra forma, su nombre figura en el equipo ideal de la Premier 2012-13. Además, este año ha sido elegido mejor jugador del año por los futbolistas y aficionados del Chelsea; un reconocimiento que recibe por segunda vez consecutiva.
Marouanne Fellaini: El ‘pelocho’ más famoso de las islas británicas verá cumplido su sueño de jugar en Europa, al cambiar Liverpool por Manchester para jugar en el todopoderoso United. Fellaini comenzó muy bien la temporada, pero lo cierto es que de cara a la segunda vuelta pegó un bajón importante. No obstante, es el máximo goleador del equipo con 11 goles y 7 siete asistencias.
Gareth Bale: Esta temporada ha batido récords en cuanto premios se refiere y por ello, todos los elogios son pocos para el extremo galés. Ha recibido los galardones de Mejor Jugador del Año y Mejor Jugador Joven, otorgados por la Asociación de Futbolistas Profesionales, pero además, los periodistas británicos también le nombraron jugador del año en Inglaterra. Los únicos futbolistas que consiguieron ambos galardones de la PFA, en la misma temporada, fueron Andy Gray en 1977 y el ídolo de Bale, el portugués Cristiano Ronaldo .

Luis Suárez: El ídolo de Anfield lleva varias temporadas demostrando que tiene tanto talento para el fútbol como carácter. 23 goles y 10 asistencias en liga esta temporada bastan para erigirse como uno de los delanteros más cotizados del mundo y ser premiado como el mejor jugador de la temporada por la Liverpool Disabled Suporters (Asociación de Hinchas Discapacitados de Liverpool). No hay duda de que Suárez lo tiene todo para ser un grande, lástima que en ocasiones el buen comportamiento brille por su ausencia.
Robin Van Persie: Arsène Wenger ya se lo advirtió a Ferguson. Cuando se cerró el traspaso de Robin Van Persie al Manchester United, el técnico del Arsenal aparcó por un momento sus diferencias con el mandamás de la Premier para decirle que el holandés era mejor de lo que Ferguson pensaba. No se equivocó. Las cifras del atacante hablan por sí solas y tanto la prensa como la opinión pública no ahorran en elogios hacia su figura. Van Persie ha comenzado a escribir su particular camino hacia la gloria y el Teatro de los Sueños presume orgulloso de nuevo ídolo.

Ver Post >