img
Categoría: Liverpool
Los apodos de la Premier League

Arsenal: El club dirigido por Arsène Wenger fue fundado en el año 1886 en Woolwich, al sur de Londres, por trabajadores del depósito de armas Royal Woolwich Arsenal. Por este motivo fueron apodados Gunners (artilleros) y el cañón es el estandarte de este club de Londres.
Aston Villa: Existe un poco de confusión en torno a este sobrenombre, ya que, en algunos lugares aparece escrito como Villains y en otros, Villans. La diferencia es importante porque el significado del primero es ‘criminal’ y no tiene relación con el verdadero apelativo del club de Birmingham. Se les conoce como ‘villanos’ y en las primeras fotografías del club siempre fueron representados por un villano pintoresco.


Cardiff City: Su apodo tiene conexión con la obra ‘El pájaro azul’ escrita por el dramaturgo belga Maurice Maeterlink en 1909. El ave, un símbolo de la felicidad, es perseguido por los niños que quieren aprisionarlo en una jaula y el tema de la obra nos invita a no tratar de acaparar la felicidad para nosotros mismos. La obra de Maeterlinck llegó al nuevo teatro de Cardiff a finales de octubre de 1911. Recibió muy buenas críticas y, una semana después de que la producción abandonase la ciudad, Maeterlinck fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Todo ello llevó a un desconocido Cardiff City a tomar la decisión de apodar al equipo The Bluebirds.
Chelsea: Hasta mediados de los años 50 fueron conocidos como The Pensioners debido a su asociación con el famoso hospital The Chelsea Pensioners. Sin embargo, cuando Ted Drake se convirtió en entrenador del Chelsea en 1952 inició una campaña para eliminarlo y, a partir de entonces, adoptaron el nombre de The Blues, en honor a su color más representativo: el azul.
Crystal Palace: Cuando Malcom Allison aterrizó en el banquillo del club en 1973, decidió cambiar el uniforme y también, el apodo. Escogió The Eagles (Las Águilas), y más tarde apareció en el escudo del club. Sin embargo, en 1994 decidieron modificar la imagen del águila por una más agresiva, emulando al Ave Fénix, como símbolo de un club que resurgía de sus cenizas.
Everton: The Toffees deben su nombre a la Mother Bobblet Toffee Shop, una tienda de dulces situada en las inmediaciones de Goodison Park, que regalaba caramelos (Toffees) a los espectadores que iban al campo. No obstante, el Everton ha tenido muchos otros sobrenombres a lo largo de los años.
Fulham: Antiguamente, los terrenos del estadio del Fulham eran campos de cacería utilizados por Ana Bolena, reina consorte de Inglaterra por su matrimonio con Enrique VIII. En 1780, el barón William Craven construyó una casa en aquellos terrenos, que se hizo popularmente conocida como Craven Cottage. En la actualidad, el círculo central del estadio del Fulham ocupa el lugar donde fue construida la casa del barón Craven. De ahí su nombre Cottagers. El estadio del Fulham todavía conserva The Cottage, una casa ubicada en uno de los corners, en la que justo debajo se sitúa el túnel de vestuarios.


Hull City: The Tigers deben el apodo a sus colores: el negro y el ámbar. Y, de hecho, en 1947 el club adoptó la imagen de un tigre como principal elemento de su escudo. En la década de los 90 se atrevieron con una camiseta que imitaba el pelaje de un tigre. Fue ampliamente cuestionada. De hecho, se recuerda como una de las camisetas más feas en la historia del fútbol.
Liverpool: No siempre fueron Reds. Cuando el club fue fundado en 1892 los colores de la camiseta titular eran blanco y azul, similares a los del Everton. Pero en 1964 Bill Shankly decidió cambiar el uniforme y escogió el color rojo para la equipación completa. El Liverpool se convirtió en los Reds y Shankly en una leyenda.
Manchester City: No hay ninguna historia fascinante detrás. Su apodo, Citizens, derivó de su propio nombre. También se les conoce como Sky Blues por los colores de su uniforme.
Manchester United: En el año 1934, el club inglés de rugby Saldford realizó una gira por Francia con el sobrenombre The Red Devils. Cuando Sir Matt Busby conoció ese nombre declaró que era perfecto para el Manchester United y decidió reflejarlo en el logo del equipo.
Newcastle: Existen un buen número de sobrenombres para este equipo del norte de Inglaterra, pero, sin duda, el más famoso es The Magpies (Las Urracas). Este apodo hace honor al uniforme de rayas verticales negras y blancas que vistieron por primera vez en 1894.
Norwich: En la segunda mitad del siglo XVI se establecieron en el condado de Norfolk numerosos refugiados flamencos y franceses que huían de las persecuciones religiosas. Dichos refugiados se llevaron consigo a sus canarios y, aquella raza plumífera causó sensación en la zona. Tanto, que en el año 1906, el Norwich City no dudó en adoptar los llamativos colores del pájaro para su equipación y, posteriormente, lo incluyó en su escudo. A partir de entonces se les conoce como The Canaries.
Southampton: Su apodo, The Saints, hace alusión a los jóvenes fundadores del club, miembros de la St Mary’s Church Young Men’s Association, en 1885.
Tottenham: Este club nació en 1882 gracias a la iniciativa de la escuela primaria local All Hallows Church. Según la página oficial de la UEFA, el origen de su apodo, The Spurs, tiene algo de misterio, pero se cree que hace referencia al noble del siglo XIV Sir Henry Percy, el Harry Hotspur de Shakespeare en Enrique IV Parte I.
Stoke City: Stoke on Trent, la ciudad que vio nacer a Robbie Williams, es la cuna de la porcelana inglesa. Por este motivo, el apodo del Stoke City es Potters, que deriva de pottery (cerámica).


Sunderland: El vínculo entre el Sunderland y los gatos negros se remonta a unos doscientos años atrás. En 1805, una batería de artillería fue bautizada con el nombre de Gato Negro tras escuchar el desconsolado maullido de un gato a orillas del río Wear. Cien años después, un gato negro fue fotografiado al lado de un balón de fútbol y junto al presidente del Sunderland en aquel momento, FW Taylor. Tres años más tarde, un gato negro apareció en la fotografía oficial el equipo. En 1937, un aficionado de 12 años se llevó a su mascota, un gato negro, a Wembley, lugar donde se disputó la final de la FA Cup que ganó el Sunderland ante el Preston por 3 a 1. A partir de ese momento se extendió la creencia entre la afición de que los gatos negros traen suerte. Durante muchos años el Sunderland tuvo multitud de apodos, hasta que finalmente se decantaron por The Black Cats.
Swansea: Es evidente que los Swans deben su apelativo a su propio nombre. Sin embargo, hay otro término asociado a este equipo de Gales: Jacks. Existe una leyenda en Swansea sobre un perro llamado Jack que salvó la vida a 27 personas, tras rescatarlos del rio Tawe. Aquella historia, de la que no se puede comprobar su veracidad, conmocionó a los ciudadanos de Swansea y lo cierto es que existe un monumento en el paseo marítimo de la ciudad erigido en su honor. Por este motivo, el nombre de ‘Swansea Jack’ se convirtió en un término genérico para los ciudadanos de Swansea y, además, se acabó usando para denominar a los seguidores del Swansea City.
West Brom: Cuando se inauguró su estadio, The Hawthorns, los encargados llevaban la recaudación de la venta de entrada en bolsas de cuero hasta una oficina situada delante de la tribuna principal. Entonces los aficionados solían comentar “Here come the baggies!” (¡Aquí vienen las bolsas!), y esta expresión dio lugar a The Baggies.
West Ham: Fundado en 1895 como Thames Ironworks por los trabajadores de un astillero, durante años fueron apodados como The Irons. Pero en 1900 decidieron cambiar el nombre al actual West Ham United. Son conocidos como The Hammers (Los Martillos), y en su escudo aparecen dos martillos cruzados como símbolo del trabajo y el esfuerzo de una región postergada. Más tarde, añadieron al escudo un castillo y representa la Green Street House, una casa conocida como el castillo de Ana Bolena por sus dos torres distintivas.

Ver Post >
Liverpool y Manchester United, unidos por un mito

“Si eres el primero eres el primero. Si eres el segundo no eres nada”

Bill Shankly

Super Sunday, así califican en Inglaterra aquellos domingos en los que se dan cita enfrentamientos de primer nivel, que acaparan toda la atención. Evidentemente, esto no ocurre todas las semanas o todos los meses, pero, cada cierto tiempo, hay un domingo en el calendario que se antoja una convocatoria ineludible para aquellos amantes del fútbol inglés. Precisamente, la tercera jornada de Premier League nos ha brindado un Super Sunday, en el que hemos podido disfrutar del clásico por excelencia en Inglaterra, entre Liverpool y Manchester United, y el derbi londinense, entre Arsenal y Tottenham. Ambos duelos han levantado una gran expectación; sin embargo, en el caso del primero es importante destacar que ambos se miden por primera vez desde la marcha de Sir Alex Ferguson y, además, David Moyes, el hombre que llevaba más de una década experimentado la gran rivalidad con el Liverpool en el derbi de Merseyside, se ha vuelto a enfrentar a los reds en un contexto muy diferente, ya que, el derbi del noroeste de Inglaterra se trata de una de las enemistades más latentes del fútbol inglés.

Anfield se vistió con sus mejores galas para homenajear a una de sus grandes leyendas, Bill Shankly, un día antes de cumplirse cien años de su nacimiento. Y, qué mejor manera de rendirle tributo que situarse líderes de la Premier League, tras vencer al conjunto de Moyes por 1 a 0, gracias a un gol tempranero de Daniel Sturridge, quien por cierto, hoy cumple 24 años.

Curiosamente, antes del encuentro los seguidores del Manchester United recibieron una carta escrita por el técnico escocés en la que les pedía unirse a los aficionados del Liverpool en los aplausos al homenajeado. “Es un día especial, ya que, así como ha señalado el Liverpool, hoy se celebra el homenaje a Bill Shankly, su legendario técnico y gran amigo de nuestro querido Sir Matt Busby. Me gustaría pedirles a todos que participen en la ronda de aplausos para un hombre que, cualquiera que sea vuestro equipo, fue una de las grandes figuras en la historia del fútbol. Nosotros no esperaríamos menos de ellos”.

La historia del derbi del noroeste de Inglaterra

La rivalidad entre ambos conjuntos sobrepasa lo meramente deportivo. La hostilidad surgió durante la época de la Revolución Industrial, a principios de 1800, cuando Manchester se posicionaba como una gran ciudad industrial. Su crecimiento se vio beneficiado por la gran cercanía de Liverpool, ya que las materias primas llegaban a través de su puerto. Entonces, Liverpool puso un impuesto a todos los bienes y mercancías que entraban y, por este motivo, Manchester decidió edificar el Manchester Ship Canal, una construcción artificial que convirtió la ciudad en un gran puerto comercial. Ese fue el principio de la enemistad. Ambas ciudades poseen un importante legado y comparten grandes similitudes a través de su historia, sus enormes contribuciones a la música, la cultura o el deporte. Pero, sobre todas las cosas, su gran semejanza es la pasión por el fútbol, escenario donde la rivalidad ha traspasado límites y se ha convertido en ‘vendetta’.

Se enfrentaron por primera vez en 1906 y, desde entonces, no han cesado las muestras de odio y resentimiento. Considerados dos de los equipos más grandes de Inglaterra, son los que más trofeos han ganado para el fútbol inglés y, entre ambos suman 38 títulos de liga; aunque, en la historia reciente hay un claro ganador: el Manchester United. Cuando Sir Alex Ferguson asumió el mando de los red devils, en el año 1986, se impuso el objetivo de destronar al Liverpool, algo que el escocés logró con creces. No obstante, los reds pueden presumir de ser el conjunto que más títulos europeos ostenta de toda Inglaterra.

En numerosas ocasiones la enemistad ha mostrado su peor cara; la de la más absoluta crueldad. Sucesos como cuando en 1985, Ron Atkinson salió del autobús para entrar en Anfield y los hinchas del Liverpool le dispararon gases lacrimógenos, gestos como el de un aficionado del Liverpool que pidió un autógrafo a Ryan Giggs y lo rompió delante suyo o cánticos haciendo referencia a horribles tragedias, ensombrecen y empañan el gran espectáculo deportivo. Pero, la intensa confrontación también se ha extendido a los jugadores. Wayne Rooney confesó, en una entrevista concedida al canal oficial del club, su odio por los reds. En un reportaje, Steven Gerrard mostró su colección de camisetas de todos los equipos rivales, a excepción de la del Manchester United. Hace dos temporadas, Luis Suárez y Patrice Evra protagonizaron una agria polémica por los insultos racistas que Suárez propició a Evra y que reavivó el conflicto. Sin ir más lejos, durante un encuentro de liga de la pasada campaña contra el Wigan, los fans del Manchester United cantaron consignas contra el Liverpool, una actitud que Ferguson criticó duramente y les instó a comportarse con dignidad.

Desgraciadamente, las dos entidades tiene algo más en común: ambas se han enfrentado a la pérdida. El 6 de febrero de 1958, el vuelo 609 de la British European Airways, donde viajaba la plantilla del Manchester United al completo, se estrelló contra el aeropuerto de Múnich-Riem. Fallecieron 23 personas.

El Liverpool vivió uno de los episodios más oscuros de su historia en la tragedia de Hillsborough, el 15 de abril de 1989. 23 años después, se descubrió que la policía manipuló testimonios, camufló errores y encubrió su ineptitud en la peor tragedia del fútbol británico.

Así como ya sucediera el año pasado cuando se rindió tributo en Anfield a las víctimas de Hillsborough, hoy, los dos equipos han vuelto a dejar de lado sus desavenencias para mostrar un mensaje de unión y respeto hacia un mito del fútbol inglés: Bill Shankly, el hombre que cambió para siempre la historia del conjunto red o, como dirían en Liverpool: “The man who made people happy”. 

Ver Post >
Mi once ideal de la Premier 2012-13

Simon Mignolet: El portero del Sunderland lleva dos temporadas a un nivel espectacular. Tanto, que he decidido incluirlo en mi once particular a pesar de tener otras grandes opciones como Peter Cech o David de Gea. Equipos como el Arsenal y el Manchester United le tienen en su punto de mira, y es que a sus 25 años, el internacional belga ha experimentado una gran progresión desde que aterrizara en la Premier League. De hecho, ya le discute la titularidad en la selección de Bélgica a Thibaut Courtois. Esta temporada, se ha convertido en el primer jugador del Sunderland en disputar todos los minutos de los 38 partidos de liga, y además ha recibido el premio al mejor jugador del año del noroeste de Inglaterra.

Pablo Zabaleta: Desde que llegara al Manchester City en el año 2008, procedente del Espanyol, Zabaleta se ha consolidado como uno de los mejores defensas del campeonato. La Asociación Profesional de Futbolistas le ha incluido en el once ideal de la Premier, y no es para menos porque el defensa argentino ha sido el futbolista más regular del equipo. En enero fue nombrado el mejor jugador de la plantilla citizen, por segundo mes consecutivo, después de anotar el tanto que permitiría a los de Manchester clasificarse para octavos de final de la Copa de Inglaterra.
Phil Jagielka: El defensa inglés se postula como uno de los primeros fichajes de David Moyes en el Manchester United. Hace seis años que el técnico escocés le fichó para el Everton, cuando estaba en el Sheffield United, y ahora parece que la historia se repite. A sus 30 años, Jagielka es un central de garantías, muy rápido en la anticipación y destaca por su buen juego aéreo. Con la reciente retirada de Phil Neville, Jagielka ha sido nombrado capitán del equipo.
Jan Vertonghen: Impresionante. Para ser su primera temporada en la Premier League, el defensa del Tottenham ha superado con creces todas las expectativas. Este futbolista zurdo posee unas excelentes cualidades, técnicamente es muy bueno y puede actuar de defensa central, lateral izquierdo y mediocentro. Además, tiene una gran presencia física y no duda en mostrar su contundencia, cuando es necesario. La salida limpia de balón es otra de sus credenciales, no se complica en el terreno de juego. En mi opinión, se trata de uno de los mejores fichajes de esta temporada en la Premier porque es un futbolista muy completo, que además se caracteriza por ser un líder en el campo, serio y disciplinado. Es uno de los centrales izquierdos más prometedores del panorama europeo.
Leighton Baines: Baines es un habitual en los onces de la Premier League. Esta temporada ha sido escogido mejor jugador del Everton y al igual que Jagielka, es uno de los futbolistas que puede dar el salto al Manchester United para la próxima temporada. El diario británico Daily Mail realizó un ranking de los jugadores con más asistencias en Europa y Baines ocupa el primer puesto con 97 ocasiones de gol. Poco más que añadir…

Michael Carrick: Es uno de los pilares del Manchester United y además está en su mejor momento. Esta temporada sus propios compañeros le han votado como el mejor jugador de la plantilla red devil y lo cierto es que, junto con Robin Van Persie, Carrick ha marcado las diferencias. Ha disputado más de 200 partidos con la camiseta del United, y recientemente ha firmado un nuevo contrato que le une al club mancuniano hasta 2015.
Juan Mata: Mata deslumbra en Inglaterra. Y prueba de ello es el hecho de que en apenas dos campañas se ha convertido en el líder indiscutible de los blues tanto dentro como fuera del campo. A lo largo de la temporada su nombre se ha colado en el once semana tras semana, y como no podía ser de otra forma, su nombre figura en el equipo ideal de la Premier 2012-13. Además, este año ha sido elegido mejor jugador del año por los futbolistas y aficionados del Chelsea; un reconocimiento que recibe por segunda vez consecutiva.
Marouanne Fellaini: El ‘pelocho’ más famoso de las islas británicas verá cumplido su sueño de jugar en Europa, al cambiar Liverpool por Manchester para jugar en el todopoderoso United. Fellaini comenzó muy bien la temporada, pero lo cierto es que de cara a la segunda vuelta pegó un bajón importante. No obstante, es el máximo goleador del equipo con 11 goles y 7 siete asistencias.
Gareth Bale: Esta temporada ha batido récords en cuanto premios se refiere y por ello, todos los elogios son pocos para el extremo galés. Ha recibido los galardones de Mejor Jugador del Año y Mejor Jugador Joven, otorgados por la Asociación de Futbolistas Profesionales, pero además, los periodistas británicos también le nombraron jugador del año en Inglaterra. Los únicos futbolistas que consiguieron ambos galardones de la PFA, en la misma temporada, fueron Andy Gray en 1977 y el ídolo de Bale, el portugués Cristiano Ronaldo .

Luis Suárez: El ídolo de Anfield lleva varias temporadas demostrando que tiene tanto talento para el fútbol como carácter. 23 goles y 10 asistencias en liga esta temporada bastan para erigirse como uno de los delanteros más cotizados del mundo y ser premiado como el mejor jugador de la temporada por la Liverpool Disabled Suporters (Asociación de Hinchas Discapacitados de Liverpool). No hay duda de que Suárez lo tiene todo para ser un grande, lástima que en ocasiones el buen comportamiento brille por su ausencia.
Robin Van Persie: Arsène Wenger ya se lo advirtió a Ferguson. Cuando se cerró el traspaso de Robin Van Persie al Manchester United, el técnico del Arsenal aparcó por un momento sus diferencias con el mandamás de la Premier para decirle que el holandés era mejor de lo que Ferguson pensaba. No se equivocó. Las cifras del atacante hablan por sí solas y tanto la prensa como la opinión pública no ahorran en elogios hacia su figura. Van Persie ha comenzado a escribir su particular camino hacia la gloria y el Teatro de los Sueños presume orgulloso de nuevo ídolo.

Ver Post >