img
Categoría: Everton
Los apodos de la Premier League

Arsenal: El club dirigido por Arsène Wenger fue fundado en el año 1886 en Woolwich, al sur de Londres, por trabajadores del depósito de armas Royal Woolwich Arsenal. Por este motivo fueron apodados Gunners (artilleros) y el cañón es el estandarte de este club de Londres.
Aston Villa: Existe un poco de confusión en torno a este sobrenombre, ya que, en algunos lugares aparece escrito como Villains y en otros, Villans. La diferencia es importante porque el significado del primero es ‘criminal’ y no tiene relación con el verdadero apelativo del club de Birmingham. Se les conoce como ‘villanos’ y en las primeras fotografías del club siempre fueron representados por un villano pintoresco.


Cardiff City: Su apodo tiene conexión con la obra ‘El pájaro azul’ escrita por el dramaturgo belga Maurice Maeterlink en 1909. El ave, un símbolo de la felicidad, es perseguido por los niños que quieren aprisionarlo en una jaula y el tema de la obra nos invita a no tratar de acaparar la felicidad para nosotros mismos. La obra de Maeterlinck llegó al nuevo teatro de Cardiff a finales de octubre de 1911. Recibió muy buenas críticas y, una semana después de que la producción abandonase la ciudad, Maeterlinck fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Todo ello llevó a un desconocido Cardiff City a tomar la decisión de apodar al equipo The Bluebirds.
Chelsea: Hasta mediados de los años 50 fueron conocidos como The Pensioners debido a su asociación con el famoso hospital The Chelsea Pensioners. Sin embargo, cuando Ted Drake se convirtió en entrenador del Chelsea en 1952 inició una campaña para eliminarlo y, a partir de entonces, adoptaron el nombre de The Blues, en honor a su color más representativo: el azul.
Crystal Palace: Cuando Malcom Allison aterrizó en el banquillo del club en 1973, decidió cambiar el uniforme y también, el apodo. Escogió The Eagles (Las Águilas), y más tarde apareció en el escudo del club. Sin embargo, en 1994 decidieron modificar la imagen del águila por una más agresiva, emulando al Ave Fénix, como símbolo de un club que resurgía de sus cenizas.
Everton: The Toffees deben su nombre a la Mother Bobblet Toffee Shop, una tienda de dulces situada en las inmediaciones de Goodison Park, que regalaba caramelos (Toffees) a los espectadores que iban al campo. No obstante, el Everton ha tenido muchos otros sobrenombres a lo largo de los años.
Fulham: Antiguamente, los terrenos del estadio del Fulham eran campos de cacería utilizados por Ana Bolena, reina consorte de Inglaterra por su matrimonio con Enrique VIII. En 1780, el barón William Craven construyó una casa en aquellos terrenos, que se hizo popularmente conocida como Craven Cottage. En la actualidad, el círculo central del estadio del Fulham ocupa el lugar donde fue construida la casa del barón Craven. De ahí su nombre Cottagers. El estadio del Fulham todavía conserva The Cottage, una casa ubicada en uno de los corners, en la que justo debajo se sitúa el túnel de vestuarios.


Hull City: The Tigers deben el apodo a sus colores: el negro y el ámbar. Y, de hecho, en 1947 el club adoptó la imagen de un tigre como principal elemento de su escudo. En la década de los 90 se atrevieron con una camiseta que imitaba el pelaje de un tigre. Fue ampliamente cuestionada. De hecho, se recuerda como una de las camisetas más feas en la historia del fútbol.
Liverpool: No siempre fueron Reds. Cuando el club fue fundado en 1892 los colores de la camiseta titular eran blanco y azul, similares a los del Everton. Pero en 1964 Bill Shankly decidió cambiar el uniforme y escogió el color rojo para la equipación completa. El Liverpool se convirtió en los Reds y Shankly en una leyenda.
Manchester City: No hay ninguna historia fascinante detrás. Su apodo, Citizens, derivó de su propio nombre. También se les conoce como Sky Blues por los colores de su uniforme.
Manchester United: En el año 1934, el club inglés de rugby Saldford realizó una gira por Francia con el sobrenombre The Red Devils. Cuando Sir Matt Busby conoció ese nombre declaró que era perfecto para el Manchester United y decidió reflejarlo en el logo del equipo.
Newcastle: Existen un buen número de sobrenombres para este equipo del norte de Inglaterra, pero, sin duda, el más famoso es The Magpies (Las Urracas). Este apodo hace honor al uniforme de rayas verticales negras y blancas que vistieron por primera vez en 1894.
Norwich: En la segunda mitad del siglo XVI se establecieron en el condado de Norfolk numerosos refugiados flamencos y franceses que huían de las persecuciones religiosas. Dichos refugiados se llevaron consigo a sus canarios y, aquella raza plumífera causó sensación en la zona. Tanto, que en el año 1906, el Norwich City no dudó en adoptar los llamativos colores del pájaro para su equipación y, posteriormente, lo incluyó en su escudo. A partir de entonces se les conoce como The Canaries.
Southampton: Su apodo, The Saints, hace alusión a los jóvenes fundadores del club, miembros de la St Mary’s Church Young Men’s Association, en 1885.
Tottenham: Este club nació en 1882 gracias a la iniciativa de la escuela primaria local All Hallows Church. Según la página oficial de la UEFA, el origen de su apodo, The Spurs, tiene algo de misterio, pero se cree que hace referencia al noble del siglo XIV Sir Henry Percy, el Harry Hotspur de Shakespeare en Enrique IV Parte I.
Stoke City: Stoke on Trent, la ciudad que vio nacer a Robbie Williams, es la cuna de la porcelana inglesa. Por este motivo, el apodo del Stoke City es Potters, que deriva de pottery (cerámica).


Sunderland: El vínculo entre el Sunderland y los gatos negros se remonta a unos doscientos años atrás. En 1805, una batería de artillería fue bautizada con el nombre de Gato Negro tras escuchar el desconsolado maullido de un gato a orillas del río Wear. Cien años después, un gato negro fue fotografiado al lado de un balón de fútbol y junto al presidente del Sunderland en aquel momento, FW Taylor. Tres años más tarde, un gato negro apareció en la fotografía oficial el equipo. En 1937, un aficionado de 12 años se llevó a su mascota, un gato negro, a Wembley, lugar donde se disputó la final de la FA Cup que ganó el Sunderland ante el Preston por 3 a 1. A partir de ese momento se extendió la creencia entre la afición de que los gatos negros traen suerte. Durante muchos años el Sunderland tuvo multitud de apodos, hasta que finalmente se decantaron por The Black Cats.
Swansea: Es evidente que los Swans deben su apelativo a su propio nombre. Sin embargo, hay otro término asociado a este equipo de Gales: Jacks. Existe una leyenda en Swansea sobre un perro llamado Jack que salvó la vida a 27 personas, tras rescatarlos del rio Tawe. Aquella historia, de la que no se puede comprobar su veracidad, conmocionó a los ciudadanos de Swansea y lo cierto es que existe un monumento en el paseo marítimo de la ciudad erigido en su honor. Por este motivo, el nombre de ‘Swansea Jack’ se convirtió en un término genérico para los ciudadanos de Swansea y, además, se acabó usando para denominar a los seguidores del Swansea City.
West Brom: Cuando se inauguró su estadio, The Hawthorns, los encargados llevaban la recaudación de la venta de entrada en bolsas de cuero hasta una oficina situada delante de la tribuna principal. Entonces los aficionados solían comentar “Here come the baggies!” (¡Aquí vienen las bolsas!), y esta expresión dio lugar a The Baggies.
West Ham: Fundado en 1895 como Thames Ironworks por los trabajadores de un astillero, durante años fueron apodados como The Irons. Pero en 1900 decidieron cambiar el nombre al actual West Ham United. Son conocidos como The Hammers (Los Martillos), y en su escudo aparecen dos martillos cruzados como símbolo del trabajo y el esfuerzo de una región postergada. Más tarde, añadieron al escudo un castillo y representa la Green Street House, una casa conocida como el castillo de Ana Bolena por sus dos torres distintivas.

Ver Post >
Ross Barkley, la gran esperanza toffee

“La temporada empieza ahora”. Sin duda, se trata de una frase muy recurrida por aquellos que no han tenido especialmente un buen inicio de campaña. Durante años, estas palabras han sido pronunciadas por técnicos, como por ejemplo Arsène Wenger, justo después del primer parón liguero en la Premier League. Y, en esta ocasión, el entrenador que ha hecho uso de ellas ha sido Roberto Martínez en una rueda de prensa celebrada el pasado viernes. En cierta medida razón no le faltaba, ya que, después de sumar tres empates en lo que va de temporada, Goodison Park ha vuelto a vivir una victoria de su equipo.

El pasado fin de semana, José Mourinho visitaba un estadio donde nunca antes había conocido la derrota; sin embargo, siempre hay una primera vez y los blues cayeron por 1 a 0 ante el Everton gracias a un gol de Steven Naismith al filo del descanso. Los de Martínez demostraron que son capaces de plantar cara a uno de los rivales más competitivos de la Premier y, ni siquiera el debutante camerunés Samuel Eto’o fue capaz de evitar la primera derrota del Chelsea esta temporada.

Pero, más allá de dar la sorpresa en esta cuarta jornada de liga inglesa y de continuar invictos, lo verdaderamente destacable son las buenas sensaciones que dejó el conjunto de Martínez.

Con la marcha al Manchester United de Marouane Fellaini, el Everton perdió a un jugador clave; pero, las nuevas incorporaciones como Gareth Barry, excelente en su debut, James McCarthy o Romelu Lukaku, se antojan un gran antídoto para sobrevivir a la salida de la estrella belga. No obstante, si hay un jugador toffee que genera expectación ese es Ross Barkley. Este joven talento de 19 años llegó al primer equipo siendo aún menor de edad, lleva 4 partidos esta campaña y, recientemente, debutó con la selección absoluta de Inglaterra en el encuentro ante Moldavia (4-0). En la actualidad, Manchester United y Chelsea no esconden que siguen de cerca al jugador inglés, pero en el caso de los red devils, el asunto viene de lejos porque, hace dos años, el club mancuniano realizó una oferta que fue rechazada por el Everton. Pero Barkley, consciente de que todavía tiene mucho que aprender, no se deja llevar por los aplausos. “Ross quiere seguir creciendo. Sabe escuchar atentamente y eso, hoy en día, es muy raro en un jugador de fútbol tan joven. Tiene un potencial increíble y tenemos que hacer bien las cosas para asegurarnos de que tenga una exitosa carrera”, así hablaba Martínez sobre la joya del club de Liverpool.

Así las cosas, en esta nueva era post-Moyes, el Everton ha logrado completar una de las plantillas más compensadas de la Premier. Y, teniendo en cuenta la enorme capacidad de Martínez para exprimir y sacar lo mejor de cada jugador, podríamos decir que el técnico español parece ser el hombre perfecto para supervisar el progreso de Barkley, la gran esperanza toffee.

Ver Post >
Claves de la temporada

1.- Manchester United: La temporada 2012-13 será mundialmente recordada como la última de Sir Alex Ferguson al mando del club mancuniano. No obstante, el escocés se marchará satisfecho, sabiendo que ha encontrado la última pieza de su rompecabezas: Robin Van Persie. En apenas un año, el holandés se ha convertido en el líder incontestable del equipo más laureado de la liga inglesa y, con sus tantos, ha guiado a los red devils a la conquista de la vigésima Premier League de su historia. Por segundo año consecutivo se ha consagrado como el máximo goleador de la competición con 26 goles y también, se ha llevado el premio Sir Matt Busby, que otorgan los aficionados en la votación a Mejor Jugador del Año. La próxima campaña tampoco veremos a Paul Scholes en el Teatro de los sueños. Tras un intento hace dos temporadas, el mítico centrocampista se ha retirado definitivamente después de veinte años en el United, el único club de su carrera.

Ver Post >
Inquietud en Goodison Park

La incertidumbre sobrevuela Goodison Park. A falta de tres jornadas para finalizar la temporada 2012-13 de Premier League, el Everton todavía no sabe si su admirado técnico, David Moyes, continuará ocupando el banquillo toffee la próxima campaña. El escocés tiene contrato hasta junio y está barajando seriamente la posibilidad de declinar la renovación y finalizar así su periplo por la entidad de Merseyside. Y no sólo eso, con media Europa enamorada de su jugador estrella Marouane Fellaini, la situación actual supone un verdadero quebradero de cabeza para los de Liverpool.

Ver Post >
Un intenso fin de semana futbolero

Jornada tras jornada, son muchos los que me acompañan en esta emocionante aventura llamada Tackle with heels. A través de este blog, trato de dar a conocer atractivas historias sobre la Premier League, hablar de los equipos con menor repercusión en los medios pero que, a mi juicio, se merecen la misma atención que los grandes y aportar una mirada subjetiva de todo lo que acontece en la liga inglesa. En definitiva, este es un cuaderno de bitácora para aquellos amantes de la liga inglesa que no se conforman con meros resultados o simples noticias. Por ello, hoy les traigo un post algo diferente. Un post pensado únicamente para ustedes, los admiradores del fútbol británico.

Como saben, el fútbol en Inglaterra es casi una religión, una forma de vida. Todo está perfectamente estudiado para que el aficionado tenga la oportunidad de acudir asiduamente a ver a su equipo y poder disfrutar del gran espectáculo que ofrece la Premier League. Por ello, si alguna vez han pensado en viajar hasta la ciudad londinense para poder vivir la experiencia en primera persona, deberían tener en cuenta la jornada número 29 porque, en tan sólo dos días, pueden presenciar hasta cuatro duelos de alto voltaje.


El sábado, 9 de marzo, Upton Park, o Boleyn Ground para los románticos, recibe al líder de la competición. El encuentro entre West Ham y Manchester United, que se disputará a las 13:45 horas, es uno de los más interesantes de esta jornada, con el añadido de lo que representa el histórico estadio de los hammers, inaugurado en 1904. La forma más sencilla de llegar es a través de la parada de metro Upton Park, situada a tan sólo unos metros del recinto. Una vez dentro, tendrán la oportunidad de contemplar un incesante baile de pompas de jabón mientras más de treinta mil almas entonan: “Hago siempre pompas de jabón. Vuelan al sol, llenas de luz y como en sueños, volando van…”. Una ceremonia imperdible.

De Boleyn Ground nos trasladamos hasta Loftus Road, donde a las 16 horas dará comienzo el encuentro entre Queens Park Rangers y Sunderland. El colista de la Premier recibe al conjunto de Martin O’Neill, que puede presumir de tener una de las mejores aficiones de Inglaterra. El estadio de los hoops fue, al igual que el anterior, inaugurado en 1904 y, aunque su capacidad es bastante inferior, es uno de los recintos favoritos para los ingleses. La parada de metro más cercana es Wood Lane y en este punto quiero hacer una recomendación. Por esta zona se pueden encontrar diversos pubs que son una delicia para los aficionados puesto que no resulta complicado entablar conversaciones con auténticos hinchas del QPR, que llevan varias décadas siguiendo al equipo. Cuentan historias que pocas veces se dan a conocer en los medios de comunicación y verdaderamente logran emocionar. Uno de mis pubs favoritos es el Defectors Weld, un local de visita obligatoria antes y después de los partidos.

A la misma hora se disputará un emocionante choque entre Arsenal y Everton, que a buen seguro, dejará un gran sabor de boca. El moderno estadio de los gunners será testigo de un enfrentamiento entre rivales directos que se antoja una de las citas ineludibles de la jornada. Situado en el barrio de Ashburton Grove, el Emirates, donde se crea una atmósfera envolvente, es el segundo estadio más grande de Londres. Podrán llegar al recinto a través de las paradas de metro Arsenal y Holloway Road o de la estación de tren de Drayton Park. Alrededor del estadio gunner se encuentran numerosas tabernas para tomar una buena pinta y varios locales de comida ideales para degustar un buen tentempié antes de disfrutar del partido.

El domingo continúan los encuentros en la capital con el derbi londinense entre Fulham y Chelsea a las 14:30 horas. El conjunto de Martin Jol es el equipo profesional más antiguo de Londres y su estadio, Craven Cottage, tiene una de las tribunas más antiguas del país. Situado a orillas del río Támesis, en este estadio de respira tradición e historia y es, sin duda, uno de los más bonitos de Inglaterra. La manera más fácil de llegar es a través del bus 424 con dirección a Putney Heath y bajarse en la parada Fulham Leisure Centre; una vez allí, tendrán la oportunidad de contemplar una estatua de Michael Jackson fuera del estadio.

Diversión, emplazamientos tradicionales, exhibición y sobre todo, mucho fútbol se fusionan para ofrecer una jornada 29 repleta de entretenimiento y espectáculo. Todo calculado para gozar de un fin de semana inolvidable. ¿Alguien da más?

Ver Post >