img
Categoría: Aston Villa
Los apodos de la Premier League

Arsenal: El club dirigido por Arsène Wenger fue fundado en el año 1886 en Woolwich, al sur de Londres, por trabajadores del depósito de armas Royal Woolwich Arsenal. Por este motivo fueron apodados Gunners (artilleros) y el cañón es el estandarte de este club de Londres.
Aston Villa: Existe un poco de confusión en torno a este sobrenombre, ya que, en algunos lugares aparece escrito como Villains y en otros, Villans. La diferencia es importante porque el significado del primero es ‘criminal’ y no tiene relación con el verdadero apelativo del club de Birmingham. Se les conoce como ‘villanos’ y en las primeras fotografías del club siempre fueron representados por un villano pintoresco.


Cardiff City: Su apodo tiene conexión con la obra ‘El pájaro azul’ escrita por el dramaturgo belga Maurice Maeterlink en 1909. El ave, un símbolo de la felicidad, es perseguido por los niños que quieren aprisionarlo en una jaula y el tema de la obra nos invita a no tratar de acaparar la felicidad para nosotros mismos. La obra de Maeterlinck llegó al nuevo teatro de Cardiff a finales de octubre de 1911. Recibió muy buenas críticas y, una semana después de que la producción abandonase la ciudad, Maeterlinck fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Todo ello llevó a un desconocido Cardiff City a tomar la decisión de apodar al equipo The Bluebirds.
Chelsea: Hasta mediados de los años 50 fueron conocidos como The Pensioners debido a su asociación con el famoso hospital The Chelsea Pensioners. Sin embargo, cuando Ted Drake se convirtió en entrenador del Chelsea en 1952 inició una campaña para eliminarlo y, a partir de entonces, adoptaron el nombre de The Blues, en honor a su color más representativo: el azul.
Crystal Palace: Cuando Malcom Allison aterrizó en el banquillo del club en 1973, decidió cambiar el uniforme y también, el apodo. Escogió The Eagles (Las Águilas), y más tarde apareció en el escudo del club. Sin embargo, en 1994 decidieron modificar la imagen del águila por una más agresiva, emulando al Ave Fénix, como símbolo de un club que resurgía de sus cenizas.
Everton: The Toffees deben su nombre a la Mother Bobblet Toffee Shop, una tienda de dulces situada en las inmediaciones de Goodison Park, que regalaba caramelos (Toffees) a los espectadores que iban al campo. No obstante, el Everton ha tenido muchos otros sobrenombres a lo largo de los años.
Fulham: Antiguamente, los terrenos del estadio del Fulham eran campos de cacería utilizados por Ana Bolena, reina consorte de Inglaterra por su matrimonio con Enrique VIII. En 1780, el barón William Craven construyó una casa en aquellos terrenos, que se hizo popularmente conocida como Craven Cottage. En la actualidad, el círculo central del estadio del Fulham ocupa el lugar donde fue construida la casa del barón Craven. De ahí su nombre Cottagers. El estadio del Fulham todavía conserva The Cottage, una casa ubicada en uno de los corners, en la que justo debajo se sitúa el túnel de vestuarios.


Hull City: The Tigers deben el apodo a sus colores: el negro y el ámbar. Y, de hecho, en 1947 el club adoptó la imagen de un tigre como principal elemento de su escudo. En la década de los 90 se atrevieron con una camiseta que imitaba el pelaje de un tigre. Fue ampliamente cuestionada. De hecho, se recuerda como una de las camisetas más feas en la historia del fútbol.
Liverpool: No siempre fueron Reds. Cuando el club fue fundado en 1892 los colores de la camiseta titular eran blanco y azul, similares a los del Everton. Pero en 1964 Bill Shankly decidió cambiar el uniforme y escogió el color rojo para la equipación completa. El Liverpool se convirtió en los Reds y Shankly en una leyenda.
Manchester City: No hay ninguna historia fascinante detrás. Su apodo, Citizens, derivó de su propio nombre. También se les conoce como Sky Blues por los colores de su uniforme.
Manchester United: En el año 1934, el club inglés de rugby Saldford realizó una gira por Francia con el sobrenombre The Red Devils. Cuando Sir Matt Busby conoció ese nombre declaró que era perfecto para el Manchester United y decidió reflejarlo en el logo del equipo.
Newcastle: Existen un buen número de sobrenombres para este equipo del norte de Inglaterra, pero, sin duda, el más famoso es The Magpies (Las Urracas). Este apodo hace honor al uniforme de rayas verticales negras y blancas que vistieron por primera vez en 1894.
Norwich: En la segunda mitad del siglo XVI se establecieron en el condado de Norfolk numerosos refugiados flamencos y franceses que huían de las persecuciones religiosas. Dichos refugiados se llevaron consigo a sus canarios y, aquella raza plumífera causó sensación en la zona. Tanto, que en el año 1906, el Norwich City no dudó en adoptar los llamativos colores del pájaro para su equipación y, posteriormente, lo incluyó en su escudo. A partir de entonces se les conoce como The Canaries.
Southampton: Su apodo, The Saints, hace alusión a los jóvenes fundadores del club, miembros de la St Mary’s Church Young Men’s Association, en 1885.
Tottenham: Este club nació en 1882 gracias a la iniciativa de la escuela primaria local All Hallows Church. Según la página oficial de la UEFA, el origen de su apodo, The Spurs, tiene algo de misterio, pero se cree que hace referencia al noble del siglo XIV Sir Henry Percy, el Harry Hotspur de Shakespeare en Enrique IV Parte I.
Stoke City: Stoke on Trent, la ciudad que vio nacer a Robbie Williams, es la cuna de la porcelana inglesa. Por este motivo, el apodo del Stoke City es Potters, que deriva de pottery (cerámica).


Sunderland: El vínculo entre el Sunderland y los gatos negros se remonta a unos doscientos años atrás. En 1805, una batería de artillería fue bautizada con el nombre de Gato Negro tras escuchar el desconsolado maullido de un gato a orillas del río Wear. Cien años después, un gato negro fue fotografiado al lado de un balón de fútbol y junto al presidente del Sunderland en aquel momento, FW Taylor. Tres años más tarde, un gato negro apareció en la fotografía oficial el equipo. En 1937, un aficionado de 12 años se llevó a su mascota, un gato negro, a Wembley, lugar donde se disputó la final de la FA Cup que ganó el Sunderland ante el Preston por 3 a 1. A partir de ese momento se extendió la creencia entre la afición de que los gatos negros traen suerte. Durante muchos años el Sunderland tuvo multitud de apodos, hasta que finalmente se decantaron por The Black Cats.
Swansea: Es evidente que los Swans deben su apelativo a su propio nombre. Sin embargo, hay otro término asociado a este equipo de Gales: Jacks. Existe una leyenda en Swansea sobre un perro llamado Jack que salvó la vida a 27 personas, tras rescatarlos del rio Tawe. Aquella historia, de la que no se puede comprobar su veracidad, conmocionó a los ciudadanos de Swansea y lo cierto es que existe un monumento en el paseo marítimo de la ciudad erigido en su honor. Por este motivo, el nombre de ‘Swansea Jack’ se convirtió en un término genérico para los ciudadanos de Swansea y, además, se acabó usando para denominar a los seguidores del Swansea City.
West Brom: Cuando se inauguró su estadio, The Hawthorns, los encargados llevaban la recaudación de la venta de entrada en bolsas de cuero hasta una oficina situada delante de la tribuna principal. Entonces los aficionados solían comentar “Here come the baggies!” (¡Aquí vienen las bolsas!), y esta expresión dio lugar a The Baggies.
West Ham: Fundado en 1895 como Thames Ironworks por los trabajadores de un astillero, durante años fueron apodados como The Irons. Pero en 1900 decidieron cambiar el nombre al actual West Ham United. Son conocidos como The Hammers (Los Martillos), y en su escudo aparecen dos martillos cruzados como símbolo del trabajo y el esfuerzo de una región postergada. Más tarde, añadieron al escudo un castillo y representa la Green Street House, una casa conocida como el castillo de Ana Bolena por sus dos torres distintivas.

Ver Post >
El Aston Villa quiere volver a ser grande

Ha sido un camino arduo, dificultoso y lleno de obstáculos. Primero, tuvieron que afrontar la marcha de sus grandes estrellas. También, la del entrenador que les hizo soñar con los puestos europeos. Durante meses, las sensaciones, el ritmo y el buen juego se desvanecieron. El equipo perdió el rumbo, la ambición… Y, lo más triste, perdieron la confianza de una de las aficiones más incondicionales de Inglaterra. Tuvieron que tocar fondo. Sufrir. Hasta el final. Pero, ahora, el Aston Villa ha regresado más fuerte, más competitivo y, tras la victoria en el Emirates y la injusta derrota sufrida en Stamford Bridge, se presenta como uno de los equipos revelación de la temporada.

Evidentemente, con apenas una jornada disputada, es pronto para valorar el nivel que presentan los equipos de la Premier League esta temporada. Sin embargo, en el caso del Aston Villa es necesario remontarse al tramo final de la pasada campaña para observar que las buenas sensaciones que está dejando el conjunto, en este inicio de liga, no se tratan de un mero espejismo. La filosofía de juego impuesta por el entrenador escocés, Paul Lambert, comenzó a dar sus frutos en los últimos encuentros de la temporada 2012-13 cuando, gracias a la mejoría en la faceta defensiva y la gran actuación de su triple ofensiva (Weimann, Benteke y Agbonlahor), lograron salvar la categoría.
Se cierra una importante época de transición en el club villano. Una época iniciada en el año 2010 cuando Randy Lerner, el propietario del club de Birmingham, decidió que ya había invertido dinero suficiente en un proyecto que no lograba asentarse en los puestos de Champions. La política de austeridad empleada sustituyó a los grandes nombres por fichajes que, para la afición, eran completamente desconocidos. Sin embargo, a través de la cantera y de algunas apuestas que han salido rentables, Lambert ha logrado crear una plantilla de futuro, sin grandes estrellas, que ya levanta expectación.

La enorme progresión de los últimos meses ha devuelto la ilusión a una afición que, en su día, llegó a creer que lo mejor que le podía pasar al club era descender a Championship porque, de esa manera, el Aston Villa volvería a la máxima categoría mucho más fuerte. No hay duda de que la pasada campaña se antojó una de las más duras en los últimos años. Pero, ahora los villanos miran al futuro con el único objetivo de recuperar el crédito perdido. Y es que, el histórico Aston Villa quiere volver a ser grande.

Ver Post >
La corona 'villana'

“¿Es usted fan del Aston Villa? Déjeme darle la mano otra vez”. Así respondió el príncipe William a un seguidor del equipo villano cuando éste le comentó que había celebrado su boda en Villa Park. Sucedió durante una visita de los duques de Cambridge a las zonas afectadas de Birmingham por los disturbios que se produjeron en agosto del año 2011.

No es ningún secreto que el segundo heredero al trono británico es un ferviente hincha del Aston Villa, uno de los clubes más condecorados de la historia del fútbol inglés. En Inglaterra se comenta que su pasión por este equipo comenzó durante sus primeros años en el prestigioso colegio de Eton; sin embargo, el príncipe nunca ha mostrado públicamente los motivos que le empujaron a convertirse en un fiel seguidor del conjunto ‘claret and blue’.

Ver Post >
Héroes y villanos

El ‘transfer request’ es un documento a través del cual el futbolista pide formalmente abandonar el equipo. Esta medida, vigente únicamente en Inglaterra, se traduce como un comodín para aquellos jugadores que buscan facilitar su salida o, en otras palabras, el recurso a emplear cuando no les queda más remedio. No obstante, la utilización de esta ‘vía de escape’ siempre levanta ampollas y, al mismo tiempo, refleja que de medida diplomática no tiene nada.
Ante una demanda de este tipo, los clubes ingleses se encuentran en la tesitura de estimar un precio de salida que corresponda al valor real del futbolista en el mercado, pero eso no significa que deban aceptar de forma obligatoria las pretensiones del jugador. Sin embargo, cuando esto ocurre, suele considerarse como un gesto de hostilidad y, de forma inmediata, comienzan a surgir cruces de declaraciones que desembocan en arduos culebrones. Esto es, precisamente, lo que ha ocurrido con el delantero del Aston Villa Christian Benteke.

El internacional belga está viviendo un verano agitado porque, desde que finalizara la pasada temporada, la entidad de Birmingham se ha negado a negociar con otros clubes su posible traspaso. Benteke, que aterrizó en la entidad villana hace apenas 10 meses, se ha convertido en la piedra angular del equipo de Paul Lambert y por eso, el hecho de que la semana pasada solicitara el ‘transfer request’ ha caído como un jarro de agua fría en Villa Park. “Estamos profundamente decepcionados. Es importante que la gente entienda que estamos intentando construir un proyecto fuerte y sólido. Algo que este club exige y representa, y deseamos que Christian forme parte de ello. Pero después de haber acogido su solicitud, le hemos informado de que debemos recibir una oferta acorde con nuestras exigencias. De no ser así, continuará siendo jugador del Aston Villa”, así se mostraba Paul Lambert ante las preguntas sobre el futuro de Benteke.

Varios medios de la ciudad, como el Birmingham Mail, dicen que “el jugador ha fracasado a la hora de entender lo que Lambert está tratando de construir en el Villa”, que “ha demostrado que sus colores no son el granate y el azul”, y señalan que “tras pedir el ‘transfer request’, ha tirado por la borda el respeto de la afición y el estatus de héroe que se le había otorgado”.
Ante el interés del Arsenal, Chelsea, Tottenham y Bayern de Múnich, entre otros, el Aston Villa ha establecido un precio de partida cercano a los 30 millones de euros, una cifra que puede disuadir a varios equipos de la puja; no obstante, según publica el Daily Telegraph, las negociaciones con el Tottenham están muy avanzadas.

Así las cosas, todo parece indicar que uno de los culebrones del verano en la Premier League está cerca de llegar a su fin y que White Hart Lane será el próximo destino de Benteke. Villa Park pierde a su héroe, al jugador que personificó durante la pasada campaña la nueva filosofía impuesta por  Lambert. Pero ahora, convertido en ‘villano’, le toca despedirse por la puerta de atrás.

Ver Post >
Benteke, la revelación villana

Se mantuvieron durante toda la temporada en las quinielas del descenso. De hecho, pocos pensaban que este año el Aston Villa no acompañaría a Reading y QPR en su nuevo periplo en Championship. Y no era para menos. Los villanos firmaron su peor inicio de temporada en 43 años, se quedaron a las puertas de la final de la Capital One Cup tras perder contra el Bradford, un equipo de cuarta división inglesa, y después, fueron eliminados de la Copa de Inglaterra por el Millwall, conjunto de segunda categoría. El pesimismo se instaló en Villa Park y, al igual que en las dos campañas anteriores, tocó aguantar el sufrimiento hasta el final.

No fueron pocas las críticas que le llovieron a Paul Lambert por alinear uno de los equipos más jóvenes de la competición y permitir la salida de algunos veteranos como James Collins, Alan Hutton o Stephen Warnock. Y es que la experiencia es una condición muy necesaria en una liga tan exigente como la Premier League.
Sin embargo, una de las jóvenes promesas por las que Lambert decidió apostar se ha convertido en uno de los jugadores revelación de la temporada: Christian Benteke . El delantero ha anotado 19 goles en 34 encuentros de liga y 4 en la Capital One Cup. La joven promesa del fútbol belga se incorporó a las filas del conjunto villano en agosto de 2012 y desde entonces, su progresión ha sido espectacular. Tanto, que ha despertado el interés de equipos como Arsenal, Tottenham y Atlético de Madrid. No obstante, hace apenas unos días el técnico del Aston Villa realizó unas declaraciones en las que recordó que el delantero belga tiene 22 años y mucho que aprender. También añadió que todavía le quedan tres años de contrato y que lo primero debe ser el club. Lambert respondió así a la información publicada en el diario británico The Sun, que recogía unas declaraciones del delantero belga, afirmando que si el club de Birmingham decía que debía quedarse, él necesariamente no tenía por qué aceptarlo. Lo cierto, es que al final el agente del futbolista tuvo que salir a desmentir la información publicada y señaló que sus palabras fueron malinterpretadas.

Sea como fuere, si el Aston Villa le autoriza finalmente a negociar con otros clubes, su agente ya ha anunciado que el futbolista estaría encantado de poder estudiar una posible oferta del Atlético de Madrid. Benteke podría llegar a convertirse en el sustituto de Radamel Falcao, jugador que curiosamente fue ofrecido al equipo villano en el año 2009 por 7 millones de libras, sin embargo, Martin O’Neill decidió decantarse por Emile Heskey.
De momento, la expectación está servida. Habrá que esperar para conocer el próximo destino del delantero belga, pero todo parece indicar que su salida de la entidad villana es tan sólo cuestión de tiempo.

Ver Post >
Claves de la temporada

1.- Manchester United: La temporada 2012-13 será mundialmente recordada como la última de Sir Alex Ferguson al mando del club mancuniano. No obstante, el escocés se marchará satisfecho, sabiendo que ha encontrado la última pieza de su rompecabezas: Robin Van Persie. En apenas un año, el holandés se ha convertido en el líder incontestable del equipo más laureado de la liga inglesa y, con sus tantos, ha guiado a los red devils a la conquista de la vigésima Premier League de su historia. Por segundo año consecutivo se ha consagrado como el máximo goleador de la competición con 26 goles y también, se ha llevado el premio Sir Matt Busby, que otorgan los aficionados en la votación a Mejor Jugador del Año. La próxima campaña tampoco veremos a Paul Scholes en el Teatro de los sueños. Tras un intento hace dos temporadas, el mítico centrocampista se ha retirado definitivamente después de veinte años en el United, el único club de su carrera.

Ver Post >