img
El gran dilema del Chelsea
img
Eva Prieto Gómez | 17-02-2014 | 15:48

Los capitanes ansiaban su vuelta. Con él vivieron una época de triunfos, se alzaron como figuras clave, y el vestuario encontró a un manager que supo manejarlo a la perfección. Durante mucho tiempo su idilio fue perfecto. Tanto que, cada vez que un entrenador era destituido, la afición y los pesos pesados del conjunto blue rogaban su vuelta. The Special One se dejó querer por la que siempre consideró su casa. Y lo que fue la crónica de un regreso anunciado se cumplió. Sin embargo, para aquellos que anhelaban su retorno el cuento ha cambiado de manera significativa.

Capitanes Chelsea

La conocida como Old Guard (Vieja Guardia) vive en estos días momentos de incertidumbre. El futuro de Ashley Cole, Frank Lampard y John Terry es, desde hace tiempo, objeto de constantes especulaciones por parte de la prensa inglesa. Los tres futbolistas finalizan contrato a final de temporada y, a día de hoy, todo indica que su destino se encuentra lejos de Stamford Bridge.

Mientras Cole ha perdido la titularidad en favor de César Azpilicueta, ya que Mourinho considera que el lateral español comete “cero errores”, el Chelsea se ha sumado a la lista de pretendientes de Luke Shaw, fichaje que el técnico luso pretende cerrar antes del Mundial de Brasil, por lo que las opciones para Cole de permanecer en el cuadro blue se reducen considerablemente. Por su parte, Lampard ha visto como el retorno de Nemanja Matić supone disfrutar de pocos minutos, y ya está pensando en cruzar el charco para jugar en la MLS estadounidense, liga con la que estuvo vinculado anteriormente.

El caso de Terry es distinto. El central inglés ha agradecido públicamente a Mourinho la confianza depositada en él durante la presente campaña y asegura que el luso le ha dado la motivación suficiente para volver a rendir al máximo nivel. En el club dudan que renovar a Terry sea una decisión de futuro acertada. No obstante, su ficha es la tercera más alta del equipo, y el Chelsea tiene en su agenda a Eliaquim Mangala, el central francés de origen congoleño que ya tanteó el pasado verano como posible sustituto de David Luiz, –pretendido por el Barcelona, pero por el que no llegó la oferta deseada-.

Terry

Aunque, quizá, el dilema más importante de todos se encuentra en la portería. Desde que Petr Cech llegara al Chelsea en el año 2003, el checo siempre ha sido la primera opción para Avram Grant, Luis Felipe Scolari, Guus Hiddink, Carlo Ancelotti, Andre Villas-Boas, Roberto Di Matteo y José Mourinho. Y es que, en todos estos años, no ha habido un portero que le discutiera la titularidad. Hasta ahora. La continuidad y renovación en verano de 2012 de Cech, hombre clave en la consecución de la Champions y la Europa League, parecía alejar cada vez más a Thibaut Courtois de la portería blue. Sin embargo, ahora el panorama ha cambiado.

El Chelsea se debate entre vender a un portero por 25 millones de euros y que puede ser titular muchos años, para mantener a una leyenda en la que Mourinho ya no termina de confiar puesto que considera que ha costado puntos en algunos partidos. Y Cech no siente la misma confianza que antes. O venderlo y apostar por la juventud de un Courtois al que en Inglaterra, aunque sorprenda, no conocen.

Cech merece ser tratado con el máximo respeto, ya que este jugador lo ha dado todo por el club. Pero el Chelsea es consciente de que no puede retrasar más tiempo la vuelta de Courtois, y además sabe que el meta belga nunca aceptaría ser el segundo. Sin duda, el equipo londinense se enfrenta a un gran dilema. Una importante decisión que acarreará mayores consecuencias que las relacionadas con la probable salida de Lampard, Terry y Cole.