img
Euforia en el Stadium of Light
img
Eva Prieto Gómez | 27-10-2013 | 20:24

No es un partido más. Se trata de uno de los derbis con mayor rivalidad y repercusión en las islas británicas. Y es que el choque entre el Sunderland y el Newcastle es, sin duda, una convocatoria ineludible para todos aquellos amantes del fútbol británico.


Muchos recordarán, todavía, las imágenes de la efusiva celebración de Paolo Di Canio durante el último encuentro entre ambos. No era para menos. Tras trece años sin ganar en su feudo al conjunto ‘Magpie’, los ‘Black Cats’ asestaron una dura derrota al eterno rival por 0 a 3. Sin embargo, la violencia volvió a herir al fútbol inglés y empañó los festejos de la afición del Sunderland cuando, tras el partido, algunos seguidores del Newcastle lanzaron proyectiles a los agentes que trataban de mantener el orden. Aquel día fueron detenidas un total de 29 personas mientras tres policías resultaron heridos. Pero, afortunadamente, el declarado como duelo de alto riesgo hoy ha transcurrido de forma pacífica y sin incidentes.

El que un día fue conocido como el derbi más importante de Inglaterra se saldó con una victoria del Sunderland por 2 a 1, en un duelo en el que Gustavo Poyet debutaba en el banquillo de los ‘Black Cats’ ante su afición. Un escenario inmejorable para lograr su primera victoria en liga y acercarse al objetivo de salir de los puestos del descenso. Así vivió el Stadium of Light esta cita con más de un siglo de historia: