img
El Aston Villa quiere volver a ser grande
img
Eva Prieto Gómez | 22-08-2013 | 23:13

Ha sido un camino arduo, dificultoso y lleno de obstáculos. Primero, tuvieron que afrontar la marcha de sus grandes estrellas. También, la del entrenador que les hizo soñar con los puestos europeos. Durante meses, las sensaciones, el ritmo y el buen juego se desvanecieron. El equipo perdió el rumbo, la ambición… Y, lo más triste, perdieron la confianza de una de las aficiones más incondicionales de Inglaterra. Tuvieron que tocar fondo. Sufrir. Hasta el final. Pero, ahora, el Aston Villa ha regresado más fuerte, más competitivo y, tras la victoria en el Emirates y la injusta derrota sufrida en Stamford Bridge, se presenta como uno de los equipos revelación de la temporada.

Evidentemente, con apenas una jornada disputada, es pronto para valorar el nivel que presentan los equipos de la Premier League esta temporada. Sin embargo, en el caso del Aston Villa es necesario remontarse al tramo final de la pasada campaña para observar que las buenas sensaciones que está dejando el conjunto, en este inicio de liga, no se tratan de un mero espejismo. La filosofía de juego impuesta por el entrenador escocés, Paul Lambert, comenzó a dar sus frutos en los últimos encuentros de la temporada 2012-13 cuando, gracias a la mejoría en la faceta defensiva y la gran actuación de su triple ofensiva (Weimann, Benteke y Agbonlahor), lograron salvar la categoría.
Se cierra una importante época de transición en el club villano. Una época iniciada en el año 2010 cuando Randy Lerner, el propietario del club de Birmingham, decidió que ya había invertido dinero suficiente en un proyecto que no lograba asentarse en los puestos de Champions. La política de austeridad empleada sustituyó a los grandes nombres por fichajes que, para la afición, eran completamente desconocidos. Sin embargo, a través de la cantera y de algunas apuestas que han salido rentables, Lambert ha logrado crear una plantilla de futuro, sin grandes estrellas, que ya levanta expectación.

La enorme progresión de los últimos meses ha devuelto la ilusión a una afición que, en su día, llegó a creer que lo mejor que le podía pasar al club era descender a Championship porque, de esa manera, el Aston Villa volvería a la máxima categoría mucho más fuerte. No hay duda de que la pasada campaña se antojó una de las más duras en los últimos años. Pero, ahora los villanos miran al futuro con el único objetivo de recuperar el crédito perdido. Y es que, el histórico Aston Villa quiere volver a ser grande.