img
Los vibrantes sonidos del fútbol inglés
img
Eva Prieto Gómez | 17-08-2013 | 21:36

Como cada año, la Premier League ha regresado a las islas británicas bajo los últimos rayos de sol que se podrán disfrutar este verano en Inglaterra. Y es que, en apenas dos jornadas el intenso frío y la incesante lluvia volverán a caracterizar los emocionantes encuentros que nos brinda una de las mejores ligas del mundo.
Como no podía ser de otra manera, el ambiente futbolero ha caldeado todos los rincones del país y las hinchadas, siempre fieles, han acudido en masa a la gran cita del fútbol inglés: la inauguración de la temporada 2013-14.

El año pasado tuve la ocasión de presenciar uno de los partidos de la primera jornada en Londres, concretamente en el Emirates, el estadio del Arsenal. Pero esta vez, el lugar escogido para vivir el arranque de campaña ha sido el Stadium of Light, situado en la ciudad de Sunderland, al norte de Inglaterra.

Los nervios comenzaron a asomar cuando, a mi llegada al templo de los black cats, observé a los miles de aficionados dirigiéndose hacia el club de sus amores con la ilusión en el rostro. En ese momento los sentidos se despiertan, la adrenalina se dispara, y es que, prácticamente es imposible no contagiarse de la emoción y la pasión que despierta este deporte. Es el sentimiento de una ciudad, el orgullo de un equipo y, también, la garra de una de las aficiones más ruidosas de la Premier.
Para muestra un botón. Después de una larga espera, la afición del Sunderland no pudo celebrar la victoria de su equipo, ya que los de Di Canio perdieron su primer partido de liga contra el Fulham por 0 a 1. Sin embargo, pese a la derrota, el espectáculo en la grada no cesó en ningún momento, e incluso, una vez finalizado el encuentro, las cerca de 44 mil personas que acudieron al estadio se animaron a entonar la mítica canción de Elvis Presley Can’t help falling in love (No puedo evitar enamorarme). Está claro que lo suyo es amor, e incondicional.