img
Héroes y villanos
img
Eva Prieto Gómez | 13-07-2013 | 18:22

El ‘transfer request’ es un documento a través del cual el futbolista pide formalmente abandonar el equipo. Esta medida, vigente únicamente en Inglaterra, se traduce como un comodín para aquellos jugadores que buscan facilitar su salida o, en otras palabras, el recurso a emplear cuando no les queda más remedio. No obstante, la utilización de esta ‘vía de escape’ siempre levanta ampollas y, al mismo tiempo, refleja que de medida diplomática no tiene nada.
Ante una demanda de este tipo, los clubes ingleses se encuentran en la tesitura de estimar un precio de salida que corresponda al valor real del futbolista en el mercado, pero eso no significa que deban aceptar de forma obligatoria las pretensiones del jugador. Sin embargo, cuando esto ocurre, suele considerarse como un gesto de hostilidad y, de forma inmediata, comienzan a surgir cruces de declaraciones que desembocan en arduos culebrones. Esto es, precisamente, lo que ha ocurrido con el delantero del Aston Villa Christian Benteke.

El internacional belga está viviendo un verano agitado porque, desde que finalizara la pasada temporada, la entidad de Birmingham se ha negado a negociar con otros clubes su posible traspaso. Benteke, que aterrizó en la entidad villana hace apenas 10 meses, se ha convertido en la piedra angular del equipo de Paul Lambert y por eso, el hecho de que la semana pasada solicitara el ‘transfer request’ ha caído como un jarro de agua fría en Villa Park. “Estamos profundamente decepcionados. Es importante que la gente entienda que estamos intentando construir un proyecto fuerte y sólido. Algo que este club exige y representa, y deseamos que Christian forme parte de ello. Pero después de haber acogido su solicitud, le hemos informado de que debemos recibir una oferta acorde con nuestras exigencias. De no ser así, continuará siendo jugador del Aston Villa”, así se mostraba Paul Lambert ante las preguntas sobre el futuro de Benteke.

Varios medios de la ciudad, como el Birmingham Mail, dicen que “el jugador ha fracasado a la hora de entender lo que Lambert está tratando de construir en el Villa”, que “ha demostrado que sus colores no son el granate y el azul”, y señalan que “tras pedir el ‘transfer request’, ha tirado por la borda el respeto de la afición y el estatus de héroe que se le había otorgado”.
Ante el interés del Arsenal, Chelsea, Tottenham y Bayern de Múnich, entre otros, el Aston Villa ha establecido un precio de partida cercano a los 30 millones de euros, una cifra que puede disuadir a varios equipos de la puja; no obstante, según publica el Daily Telegraph, las negociaciones con el Tottenham están muy avanzadas.

Así las cosas, todo parece indicar que uno de los culebrones del verano en la Premier League está cerca de llegar a su fin y que White Hart Lane será el próximo destino de Benteke. Villa Park pierde a su héroe, al jugador que personificó durante la pasada campaña la nueva filosofía impuesta por  Lambert. Pero ahora, convertido en ‘villano’, le toca despedirse por la puerta de atrás.