img
Magpies vs Black Cats, la batalla máxima
img
Eva Prieto Gómez | 12-04-2013 | 12:31

Este fin de semana todas las miradas estarán puestas en St. James’s Park, el vibrante escenario donde se disputará un partido que transciende a lo puramente deportivo: The North East Derby. Ese día, Newcastle y Sunderland serán un sentimiento en los corazones de todos sus aficionados. El apoyo incondicional de la grada se hace más importante que nunca porque representa algo más que tres puntos. Se pone en juego el honor, la dignidad y el orgullo de dos ciudades enfrentadas históricamente; por ello, los jugadores sienten que deben darlo todo por su hinchada. El próximo domingo los colores de ambas camisetas se fusionarán para dar paso a uno de los duelos de mayor envergadura en las islas británicas.

Como en todo derbi, la polémica nunca queda al margen. Las autoridades de Northumbria han advertido a los seguidores del Newcastle que cualquier gesto ofensivo o de burla contra el nuevo entrenador de los black cats, Paolo Di Canio, no será tratado como “una broma”. Además, han asegurado que analizarán las imágenes de CCTV después del partido y emprenderán las medidas que consideren oportunas. Sin embargo, huelga decir que las reacciones por parte de la hinchada en un enfrentamiento de tales características siempre son impredecibles.

Como si el debate generado por la llegada de Di Canio al Sunderland no hubiera sido suficiente, la semana pasada el diario británico Daily Mail se tomó la molestia de publicar un “once ideal fascista”. La controversia es un terreno muy fértil, sobre todo, a la hora de vender ejemplares… Y, aunque ahora Di Canio niegue su supuesta ideología política, el hecho de haberse declarado en el pasado fascista abiertamente y sin tapujos será una manifestación que le perseguirá mucho tiempo.

La última victoria del Sunderland en el estadio de su eterno rival se remonta al mes de noviembre del año 2000. Trece temporadas sin vencer a los magpies se antoja el gran aliciente de un duelo que garantiza ritmo, tensión y un buen espectáculo. Sin olvidar, la ardua batalla que libra el equipo de Di Canio por evitar el descenso y que le posiciona entre los posibles candidatos a abandonar la máxima categoría del fútbol inglés. Veremos si el técnico italiano consigue cambiar la dinámica de los últimos años y en su primer enfrentamiento contra el Newcastle logra la ansiada victoria en territorio enemigo. Pero de momento, en Inglaterra lo tienen claro. Este fin de semana el derbi del condado de Tyne and Wear “is all that matters”.