img
El fútbol en segundo plano
img
Eva Prieto Gómez | 22-10-2012 | 00:13

Desde el comienzo del parón liguero, los lectores de la prensa deportiva británica han tenido la posibilidad de darse un gran atracón de dimes y diretes. Varios cruces de acusaciones, declaraciones polémicas y conductas antideportivas han marcado una semana en la que se ha hablado de todo, menos de fútbol.

La semana pasada el Aston Villa se vio envuelto en una controversia por las declaraciones que realizó el director ejecutivo del Rangers, Charles Green, en las que se preguntaba cómo el Manchester United puede obtener unos ingresos televisivos de 320 millones de libras, y el Aston Villa, que es un “completo inútil”, conseguir 250 millones. Green pidió disculpas y alegó en su defensa que las declaraciones habían sido sacadas fuera de contexto.

Otro que no se libra de la polémica en las últimas semanas es Luis Suárez. Laurent Koscielny criticó duramente al delantero del Liverpool y le calificó de “tramposo” y “piscinero”. El uruguayo replicó: “Cada cual debería estar pendiente de sus propios problemas y de su equipo”.

Andy Carroll también se ha convertido en protagonista involuntario de la semana. En la víspera del partido de clasificación para el Mundial 2014 de Brasil que enfrentó a Inglaterra y Polonia, el ex jugador polaco Zbigniew Boniek atacó al delantero inglés con unas inoportunas y sensacionalistas declaraciones. “Mi nieto Mateo se mueve mejor en el campo que Andy Carroll. Él tiene mejor coordinación, aunque es muy bueno jugando al tenis y al golf”, manifesto Boniek.

Sin embargo, lo que ocurrió durante el encuentro entre Serbia e Inglaterra del pasado martes fueron palabras mayores. El partido estuvo marcado por las peleas y los insultos racistas contra varios jugadores ingleses y finalizó con una multitudinaria pelea en el terreno de juego después de que Inglaterra ganara el encuentro por 0-1. La UEFA ha abierto un proceso disciplinario contra la Federación de Fútbol de Serbia “por la conducta de sus aficionados durante y tras el partido. También contra la conducta impropia de los jugadores serbios después del partido”. Por su parte, el presidente de la FSS, Tomislav Karadzic, ha pedido disculpas por los incidentes pero ha señalado que las responsabilidades deben repartirse entre ambos equipos.

Para rematar la semana, la policía inglesa ha abierto una investigación por las supuestas manifestaciones racistas entre los aficionados del Sunderland y el Newcastle. El derbi más esperado en el noreste de Inglaterra finalizó con un empate (1-1) que sitúa a los hombres de O’Neill en décimo cuarta posición (con un partido menos) y al conjunto ‘magpie’ en décimo primera posición. Ben Arfa tuvo una gran actuación y fue uno de los destacados en el Stadium of Light.

El comportamiento de algunos hinchas, jugadores, técnicos y dirigentes del fútbol, en ocasiones, deja mucho que desear. El deporte, el gran perjudicado, se ve penosamente dañado y el codiciado talento queda relegado a un segundo plano…

  • Carlos622

    Da un poco de pena que en un futbol tan noble como siempre ha sido el ingles seas capaz de llenar una pagina con todo esto que señalas. A mi cuando menos me parece preocupante…. A pesar de que aqui en España tampoco andemos mucho mejor….

  • http://twitter.com/elshowdetxotxe Javier Garcia

    La esencia de la
    competiciones deportivas, debe radicar en la igualdad.

    El ejemplo de dar normalidad
    a que el “chulito repetidor” del cole, quite el
    bocadillo a quien le apetezca, por el simple hecho de ser más
    grande, más fuerte y caer bien a mucha gente. NO.

    El futbol se ha convertido un
    cortijo de plataformas que han comprado los derechos televisivos de
    sus asociados. Donde ponen y cambian horarios a su antojo, además de
    teledirigir el calendario.

    El cinismo matará al fútbol,
    o lo convertirá en otra cosa, menos obsesiva, más calculadora y,
    por tanto, menos predispuesta a la adhesión.
    De alguna manera es lo
    que probablemente sucederá cuando los jeques árabes o los oligarcas
    rusos se cansen de sus recientes juguetes: sus clubes se desplomarán
    y la mayoría de los aficionados retirarán su apoyo a los equipos
    porque sólo les motivaba el éxito y la celebridad.
    No es un
    escenario novedoso. El fútbol ha visto a unos cuantos equipos
    irrumpir artificialmente, protegidos por un dinero fácil, y
    desplomarse poco después.

    Y luego estás los actores, los futbolistas, semana tras semana, engañan, simulan, actuan de forma violenta,fingen faltas, hacen declaraciones polemicas…trasmitiendo tensión a la grada o encendiendo la mecha de los aficionados que vistarán el estadio el fin de semana.
     
    El futbol es un deporte, no hagamos de él una tragedia.