img
El mejor mediocentro defensivo de los últimos tiempos
img
Eva Prieto Gómez | 19-09-2012 | 18:18

Sin avisar, recogió un balón en el medio campo, avanzó con agilidad driblando a tres contrarios que salían al paso y disparó un potente derechazo desde fuera del área al poste izquierdo que fulminó la portería de Iraizoz. El 13 de mayo de 2009, curiosamente el día que cumplía 26 años, Yaya Touré se proclamó campeón de la Copa del Rey con el FC Barcelona.

Un encuentro que venció el equipo blaugrana por 1-4 enfrentándose al Athletic Club de Bilbao. Su espectacular gol quedó empañado al celebrar el 1-1 con un feo corte de mangas hacía la afición rival, un gesto por el que más tarde se disculparía. Ese destello fue tan solo una muestra del potencial y la calidad que atesora el marfileño.

Su historia en los terrenos de juego se remonta al año 2000. Realizó su debut profesional en el club marfileño ASEC Mimosas, donde apenas una temporada le bastó para destacar y dar el salto a la liga belga con el KSK Beveren. En el año 2003, se incorporó a las filas del Metalurg Donetsk de la liga ucraniana y más tarde, en 2005, fichó por el Olympiakos, equipo con el que consiguió ganar la Superliga de Grecia y la Copa local. Su gran temporada atrajo el interés de los grandes clubes europeos y a mediados de 2006, el AS Mónaco se hizo con los servicios del volante marfileño. Sus inicios en el club francés fueron complicados puesto que el entrenador, Lászlo Bölöni, no contaba con Touré. Pero tras el cese del técnico, la entidad contrató como nuevo director técnico a Laurent Banide y éste le dio la oportunidad en el once titular. Touré acabó siendo un jugador clave para el Mónaco y uno de los futbolistas a destacar en la competición francesa.

 

El 26 de junio de 2007 fue presentado como nuevo jugador del FC Barcelona y se convirtió en el primer marfileño en vestir la camiseta blaugrana. En su primera temporada con el club catalán se ganó el respeto de todo el mundo cuando renunció a operarse de una hernia discal para ayudar al equipo. Con el Barça vivió una época dorada de triunfos, aunque no todo fueron alegrías para el jugador. Perdió su puesto en el once titular y tras cuatro temporadas decidió abandonar el club. Touré culpó directamente a Guardiola: “Me decía que confiaba en mí pero al partido siguiente empezaba otra vez en el banquillo. Pep no habla con los jugadores que no juegan. No me habló nunca, siempre fui yo quien tenía que ir a buscarlo para aclarar las cosas”. Su marcha cogió por sorpresa a los aficionados culés, quienes tres años después todavía lamentan que el club le dejase escapar.


Cambió de aires para aterrizar en las islas británicas, donde se ha convertido en uno de los mejores jugadores de la Premier League. En sus tres temporadas con el Manchester City ha logrado ser uno de los imprescindibles para Roberto Mancini gracias a su poderío físico, combinado con una buena técnica y fantástica visión de juego. Sin olvidar su más que correcto toque de balón.

El año pasado fue elegido el mejor futbolista africano del año, por parte de la Confederación Africana, superando a jugadores como André Ayew o Seydou Keita.

A sus 29 años, Yaya Touré es uno de los jugadores más cotizados, su excepcional rendimiento le convierte en un futbolista que bien podría ser titular en cualquier equipo del mundo. Considerado el nuevo rey del fútbol africano y pieza clave en la selección marfileña, Touré despierta admiración y estima como pocos. Un futbolista que se ha ganado a pulso el interés de los grandes equipos europeos y que, para mí, es el mejor del mundo en su puesto.

  • http://twitter.com/elshowdetxotxe Javier Garcia

    Touré ha dado un salto de calidad muy importante desde que está en el city, pero no olvidemos que Busquets, que es un jugador de nivel medio/alto, le quitó la titularidad a Toure viniendo del Barça C, por eso no vale lamentarse de la salida del Barca de Touré ahora. El debate Busquets-Toure, depende de tu estilo de juego. Busquets es
    mucho más táctico, asociativo y de presión-recuperación, y Touré tiene un punto
    extra de físico, conduce mucho más juego, tiene tiro aunque es más anarquico. El Barça tiene casi todo el partido la posesion del balon y pocas veces se dan
    situaciones de contrataque.
    Cuestion de estilos o de gustos, en la mayoría de equipos sería mejor Touré.. No estoy seguro pero creo que Yayá comenzó su carrera como mediapunta, me suena