Comentario de texto

Andaba yo el lunes por la tarde liado con la mudanza cuando me enseñan la última epístola de la Santa Inquisición a los pecadores. Al principio pensé que era una broma y reaccioné felicitando al que me la enseñó:

- Te ha quedado muy bien, te la has currado. Si parece hasta de verdad. – A lo que me respondió que no, que por desgracia era real.

Así que no me quedó mas remedio que dejar de empaquetar y clasificar para ponerme con ella. Además de rango normativo, no tiene desperdicio. Comprobemos si me acuerdo de la temida selectividad y vamos a intentar realizar un escueto comentario de texto.

Uno de los pasos creo recordar que era señalar el genero literario. Aquí encuentro la primera disyuntiva. Por la forma empleada pertenece, a todas luces, a los géneros didácticos (no podía ser de otra manera conociendo la fuente) ensayísticos. Concretamente yo la encuadraría en la epístola, por su estilo exigente y formal y sus claras intenciones didácticas y morales. Pero una vez hecha la lectura comprensiva del texto, la forma me provoca serias dudas. Tiene mucho de genero dramático, recorriendo el espectro que va desde la comedia al sainete, pasando por el drama, el entremés y por supuesto el Auto Sacramental. Así que, como siempre he hecho en los exámenes de letras, voy a improvisar. Voy a encuadrarla en el género sainete epistolar entremesado y que el examinador decida.

Ya salvado el escollo de la delimitación del género literario, pasemos al análisis del contenido, enumerando y explicando razonadamente el argumento, el tema, la estructura, y la postura del autor.

Empecemos por el argumento. Es sencillo señalarlo: hay muchos cambios de partidos esta temporada y el autor o autores muestran su desaprobación. Esto lo vemos muy claro en las siguientes frases del texto:

“Durante la presente temporada son numerosos los cambios de fecha solicitados para los partidos fijados en los calendarios de Liga de las diversas categorías”

“Es también una desconsideración y tomadura de pelo el caso de otra Peña que lleva este año solicitados ONCE cambios de partidos, cinco de ellos “por viaje de jugadores”. ”

Ya clarificado el argumento, pasamos al tema, a la idea básica que el autor o autores han querido transmitir con el texto. Podemos afirmar sin lugar a duda que de aquí en adelante los cambios de partidos van a ser casi imposibles, se van a incrementar los requisitos y las trabas. Todo ello se desprende de los siguientes párrafos:

“… se informa que, a partir de esta fecha, TODAS LAS SOLICITUDES de cambios de partidos deberán acreditar debidamente los motivos que originan el cambio solicitado, con aclaración de los mismos:

• Jugadores a los que afecta el motivo aludido (laboral, social, viaje, etc.)

• Fechas y horarios que impiden la participación de los jugadores afectados

• Si se trata de viaje, se indicará la naturaleza de dicho viaje (familiar, vacaciones, estudios, laboral, etc.) así como el destino del mismo.

• Si se trata de algún acto social (boda, comunión, bautizo, etc) deberá indicarse el grado de parentesco de los jugadores con los protagonistas del acto. ”

Vamos bien, creo. Pongámonos con la estructura, que es la forma en que el autor o autores han compuesto el texto y cómo las distintas partes del mismo (introducción, desarrollo, clímax y desenlace) se relacionan entre sí. Bajo mi punto de vista, se ha optado por la típica estructura lineal:

  • Introducción: Se expone que hay muchos cambios de partidos para jugar competiciones nacionales

  • Desarrollo: Se citan algunos ejemplos concretos y se remarca la connivencia de aquellos que llegan a acuerdos para cambiar los partidos

  • Clímax: en el que se comunican las estrictas condiciones y requisitos que a partir de la fecha regirán los cambios de partidos

  • Desenlace: en el que se deja claro que todo lo anterior puede quedar sin efecto bajo el criterio del juzgador que, en cualquier momento y lugar puede pedir cuantos datos y justificaciones considere oportunos.

Ahora tocaría analizar la postura del autor o autores, pero para aprobar no me va a hacer falta y creo que es de todos conocida. Así que me paso directamente al paso final, a la opinión personal sobre el texto, expresando la misma de forma sincera, modesta y firme, que con ella ya obtengo el aprobado raspado. Cojamos pues el bisturí (malditas dos décimas que me dejaron fuera de Medicina) y diseccionemos nuestro sainete epistolar entremesado. Manos a la obra.

¿ Así qué son numerosos los cambios de fecha solicitados esta temporada? Normal. Matemática pura, oiga. Y de eso entiendo un rato. Pongamos que la probabilidad de que una peña tenga que cambiar un determinado partido de una jornada es 0.1 (10%). Si la liga tuviese 18 jornadas, el número de cambios necesarios sería de 1.8 cambios por temporada y equipo. Lo que multiplicado por los 10 equipos del grupo haría una cifra de 18 cambios por grupo y temporada. Pero como ahora casi todas las ligas tienen 26 jornadas, pues los cambios necesarios son 2.6 cambios por equipo y temporada, lo que multiplicado por los 14 equipos del grupo nos da un total de 36,4 cambios por grupo y temporada. Más del doble. ¿Culpable de este incremento? La dichosa moda de las ligas tan largas. Si no quieren tantos cambios de partidos, pues ya saben, grupos de 10 y tendrán la mitad de las solicitudes de cambio. Pero eso no lo van a hacer. Es mejor echarle la culpa al empedrado.

Toda vez que se parte de un razonamiento erróneo, el resto del escrito es sencillo de analizar, puesto que lo que en él se enumera no son mas que argumentos descaminados. Lo cual provoca incoherentes barbaridades como la de afirmar primero que se desoye lo acordado por la asamblea, para un párrafo después aseverar que se respeta el derecho de cada uno a participar en aquellas competiciones que desee. Yo lo primero me lo creo, lo segundo, ni de coña. Ese derecho no se respeta. Si se respetara yo no tendría abierto un expediente desde hace un año por bajar a San Isidro. Si se respetara, varios compañeros no tendrían abiertos expedientes por disputar el Campeonato de España de Segunda. Si se respetara de verdad, esta circular seria innecesaria, porque se aplicaría el reglamento y se respetaría la voluntad de las peñas que, de mutuo acuerdo, deciden adelantar sus encuentros. Incoherencias al cuadrado.

Y ese primer argumento, falso como ha quedado demostrado, de que los numerosos cambios son para jugar competiciones nacionales, provoca el ataque a aquellas peñas que, con su connivencia (nótese la conotación delictiva del término) se han prestado a facilitar los cambios. Nuevo error de criterio. Esa connivencia no es tal, sino un sencillo y mutuo quid pro quo. Hoy por tí, mañana por mí. Denota que el autor o autores del sainete epistolar entremesado han jugado pocas ligas deportivas y ninguna tan larga como esta. De haberlo hecho sabrían perfectamente que esos cambios se facilitan porque mañana puede que te haga falta a tí. Y a lo largo de 26 partidos, como hemos visto, la probabilidad de que necesites cambiar un encuentro aumenta exponencialmente. Por lo tanto y siempre que no se trate de desvestir a un santo para vestir a otro, las peñas tienden a facilitarse las cosas entre sí. No es que apoyen nuestra postura o la suya, es que defienden sus intereses. Parece que la intención es que las peñas nieguen el cambio por sistema, lo cual provocará en el futuro enfrentamientos y desavenencias que son, cualquier cosa, menos beneficiosas para la promoción de este deporte. Un ejemplo sencillo, para que lo puedan entender. Si a mi me solicitan el adelantamiento de un partido y eso me permite tener un fin de semana libre para dedicárselo a mi familia, siempre que no perjudique mis intereses, estaré encantado de facilitar ese cambio.

Y ya para finalizar, la guinda del pastel. Como es costumbre, la presunción de inocencia no existe. Todos, desde el momento en el que pedimos un cambio somos culpables y se nos traslada la carga de la prueba. Lo de que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario brilla por su ausencia. Lo legal y correcto es que el autor o autores investiguen por su cuenta la veracidad de las afirmaciones contenidas en las solicitudes de adelantamiento de partidos. Pero no, nos corresponde a nosotros demostrarlo. Somos mentirosos por defecto. Tenemos que dar cuenta de nuestra vida privada. Se pone en duda hasta la situación laboral de los jugadores en los tiempos que corren. ¿Y si el trabajo de esos jugadores no es como el suyo? ¿Y si se buscan la vida como pueden y hacen unas horas los fines de semana? ¿Qué contrato quieren qué les envíen como prueba? ¿Se van a dedicar a coleccionar invitaciones de bodas, bautizos y comuniones? ¿Van a habilitar un espacio especial en la memoria de actividades para reflejar los movimientos de todos los jugadores con detalle de sus viajes?

Lo peor de todo esto es que en lugar de ayudar a que se detenga la sangría de licencias provocará, una vez mas, la caída de su número. Cualquier espectador ajeno e imparcial va a pensar que estamos locos, que de las numerosas alternativas deportivas y de ocio, los bolos son la útlima de la lista. Cualquier federación deportiva está para servir a sus deportistas. Cualquiera, menos la nuestra. Y todo por el desconocimiento de la física mas elemental. Tercera Ley de Newton o principio de acción – reacción. Cuanto mayor sea el esfuerzo dedicado a atajar por la fuerza nuestro comportamiento delicitivo, mayor será la respuesta. Porque esta circular ha sorprendido en sentido negativo incluso a aquellos que no veían con buenos ojos nuestra causa. Muchas gracias.

Mientras tanto. Os invito a echar un vistazo a este video que recoge los ganadores del concurso de dibujo. El denominador común de todos ellos: ni un solo espectador fuera del corro, las boleras desiertas. Esa es la realidad de este deporte: los niños nunca mienten. Pero lo importante es que nadie juegue competiciones de la FEB. Para echarse a llorar.

http://www.youtube.com/watch?v=aflWXiLuB4c

Mil disculpas

Lo dicho, mil disculpas. No tengo tiempo para atender esto como debería. Pero creo que el tiempo que invierto en otras cosas va a merecer la pena. Algo tengo entre manos a la vista de cómo discurren los acontecimientos. Hay que dar un paso al frente porque todo lo que no evoluciona termina muriendo. Y para traspasar ciertos obstáculos, es necesario evolucionar.

Asi que me encuentro metido en esa evolución. No voy a cometer el error de fijar una fecha, pero espero que a lo largo de este mismo mes esté acabada la mudanza. La casa que me ha acogido empieza a quedarse pequeña para mis propósitos. Pero la he cogido cariño y no pienso abandonarla hasta que me echen. Aquí seguiremos metiendo el dedo en el ojo o en la llaga según crea conveniente.

¿Pistas? Hace muchos años ya intenté algo similar, siete si no me falla la memoria. No salió bien, pero presumo de aprender de mis errores. De todas maneras, como dijo Galileo “Eppur si muove”. Sigue siendo mi tiempo libre y dispongo de él como me sale de las narices. Espero que esta vez salga mejor. Haciendo un análisis de mercado, existe un nicho bastante amplio no cubierto por ninguna alternativa. Asi que ya meto yo la cabeza, aun a riesgo, como siempre, de que alguno de los que apuntan a mis sienes, sienta la tentación de apretar el gatillo.

Las cosas no han variado mucho desde la última vez. Se discrimina al autorizar cambios de partidos según bailes o no el agua. Si no lo bailas, ya sabes, no te conceden el cambio de fecha al que, no se si por ironía o por desconocimiento califican de “suspensión”. Si eres tranquilo y sumiso, juegas cuando te apetezca y a la hora que quieras.

Don Isidro sigue tan bien como siempre, o quizá mejor teniendo en cuenta la situación actual. Los sucesivos intentos de boicot lo hacen cada día mas fuerte. Aquí no se trata de no caer nunca, sino de levantarse tras cada caída. Así que por cada palo recibido, Don isidro se repone contestando con mas ilusión, con mas ganas y con mas trabajo que antes. Muchos recuerdos para todos de su parte. Algún día no muy lejano, volverán las oscuras golondrinas a colgar sus nidos en los balcones de Don Isidro.

Indignados

Asi están todos los componentes de las peñas a las que el Comité de Competición de la FCB ha denegado el adelantamiento de sus partidos. No puede ser de otra manera. En mi corta historia bolística no recuerdo que jamás se haya denegado un cambio estando ambas peñas de acuerdo. Y de lo que estoy convencido es que jamás ese comité ha equiparado el adelantamiento con la suspensión. Porque a ese clavo ardiendo se ha agarrado: “a las numerosas solicitudes de SUSPENSIÓN recibidas”. Pues va a ser que no. Que nadie ha solicitado la SUSPENSIÓN del encuentro. Porque eso es ilegal según nuestras bases de competición. Y ahí poco cuentan las causas de fuerza mayor, el año pasado mi peña jugó con tres debido a mi enfermedad y al fallecimiento de un familiar cercano de un compañero. Ni eso sirvió para apiadar a nadie. ¿Sabéis dónde juega este año ese compañero con poco mas de veinte años que tiene? En ningún sitio, está harto de los bolos.

Se ha solicitado el adelantamiento de los encuentros, con el acuerdo expreso de todas las peñas implicadas, tal y como contemplan las bases de competición. Pero en la casuca han debido pensar que era para bajar a ver a Don Isidro. Y eso no lo van a permitir, ¡estaría bueno! Don Isidro tampoco ha dado su brazo a torcer este año. Fiel a sus ideales se mantiene en sus trece. Asi que ni Dios cambia sus partidos, han decidido. Y al parecer la decisión viene de atrás, incluso anda alguno por ahí jactándose de ello y de que para el Open de Barcelona van a hacer lo mismo de nuevo. Muy correcto todo.

Eso si, los partidos de APEBOL se distribuyen aleatoriamente de Jueves a Domingo sin respetar el calendario. Se adelantan a placer para reinagurar boleras en terreno foráneo con el objetivo de mantener el ideal de que son los reyes del Bolo Palma. Y a esos nadie les dice nada. No se vayan a enfadar y les de por volver a la Española.

Pero tengo la impresión de que algo va a cambiar. Basta con que el tsunami que arrasó el panorama político cántabro el día 22 salpique ligeramente a los bolos. Con eso será suficiente. Cuatro gotas que limpien un modelo caduco que conduce a los bolos a una muerte segura. No vale la alta competición a cualquier precio. No vale obligar a la gente de segunda y tercera a perder días de trabajar por haber tenido la “desgracia” de una tarde afortunada y clasificarse para una final. No vale pasar por encima de la vida laboral, personal y familiar porque desde un despacho se decide que el acuerdo de dos peñas no sirve de nada y el partido se juega cuando a ellos se les ponga en las narices. No vale construir un calendario que pretende que vayamos a ver a los ases en Agosto a base de saturarnos de partidos el resto del año, porque no vamos a ir.

Y todo por no atender, por no escuchar, por negarse a aceptar las señales. Cada vez juega menos gente porque el modelo es tan rígido que expulsa a las personas. ¿Porqué había tantas solicitudes para este fin de semana? Pues porque cada vez mas gente quiere bajar a ver a Don Isidro. Y en lugar de escuchar a esa gente y volver a ese fin de semana libre que servía para ponerse al día con los partidos atrasados, se prohibe el cambio. Por sus narices. Pero cada día que pasa queda un día menos para que ese comportamiento se acabe. Cuatro gotas de ese tsunami bastarán.


Incluso algún medio se ha sumado al juego. Cuando se habla de la visita a Don Isidro de este año o de las expectativas que ha generado ese tsunami se pasa el rodillo (je, je, je © bolobola) sin compasión. En cambio se permiten temas tan apasionantes como la cantidad y calidad de las mujeres que deambulan por las boleras de Cantabria y la importancia del peso de las bolas de cada uno. Un consejo, desde el pasado Domingo ya no está tan claro que comportamientos censores que pretenden apagar la realidad por molesta, sean tan beneficiosos. Tiempo al tiempo. Entre tanto, yo me bajo a Madrid. Si a algún interesado le hace falta cualquier tipo de prueba para presentar denuncia sobre ello, no dude en pedírmela, estaré encantado de facilitársela personalmente.

Un añito

Pues eso. Hace unos días que este blog cumplía un añito en mis manos. Y el panorama, en el fondo, no ha cambiado mucho. Por aquellas fechas la amenaza de sanción a los que bajábamos a Madrid planeaba sobre nuestras cabezas. Unos mas que otros estábamos convencidos, en base al menos común de los sentidos, que esa sanción jamás se haría firme. Y así fué. Luego vinieron mas concursos, campeonatos de España, Copa F.E.B. y Liga Nacional y las aterradoras y duras penas con las que parecían iban a castigarnos, nunca llegaron. Cierto es que, de vez en cuando, para cubrir el expediente seguramente, goteaban recordatorios de que nuestra manera de actuar no estaba bien vista en la cruzada emprendida por el órgano soberano contra los infieles. Pero nada más.

De todas maneras, por si mi estimado denunciante anónimo lee este blog le comunico que este domingo, a las 12:00, tengo partido de Liga Nacional con la P.B. Llanes en la bolera de la Peña, en la Calle Agastia. Y que los días 28 y 29 de Mayo volveré a Madrid para pasar unos días en compañía de mi amigo Don Isidro, con quién siempre es un placer hablar de bolos de los de toda la vida, no de estos modernos. Lo digo por si quiere denunciarme para mantener el miedo y la tensión en el ambiente, que últimamente, ambos se están disipando y eso no conviene a los intereses de los cruzados. No sea que el año que viene, al igual que ha ocurrido este, vuelvan a crecer las licencias nacionales de Cantabria. Eso no es bueno para la causa.

Pero volvamos a nuestra celebración. Vaya por delante que lo que unico que recibo es que cada vez que escribo haya unos cuantos apuntándome a las sienes. Pero no se hacer las cosas de otra manera. No sé engañarme a mi mismo, así que no bajen las pistolas ni relajen los gatillos que aquí seguiré con mis historias. Sé que muchos en mi lugar habrían elegido, sin dudar, el camino fácil. Pero yo no sirvo para ello.

Asi que, mientras tanto, que sigan contando sus batallas, sigan jugando sus partidos y torneos y sin salir de sus fronteras que sigan proclamando campeones, con dos cojones. Que yo seguiré a lo mío, porque el que pretende a todo el mundo agradar, al final no hace a nadie feliz. Yo prefiero tener enemigos de verdad y que estén orgullosos de mí.

En equipo

Se acabó antes de tiempo este año el invento ese que trata de reemplazar a la Liga Nacional de toda la vida. El mismo que alegremente financia nuestro gobierno con nuestro impuestos sin preguntarnos. El mismo que estaba llamado a eclipsar todos los eventos deportivos de nuestra infinita Cantabria. Ese que aglutina a todas las estrellas de un firmamento tan finito como el tiempo que le queda a este juego.

Era previsible, al menos para mí. Solo hay una manera de formar un verdadero equipo: reunir a cinco o seis jugadores que jueguen como un todo. Que antepongan el interés general al particular. Que mantengan una férrea relación tanto dentro como fuera del corro. Que hagan suyo el objetivo común de alzarse con el título de campeones que ayer tan solo cuatro de los cuatrocientos que se hallaban desperdigados por la bolera les otorgaba a priori. Ellos están convencidos que esta Liga es suya. Y ayer lo demostraron como vienen haciendo a lo largo de la temporada.

Lástima que solo lo presenciaran uno de cada tres que lo hacían cuando esa Liga era un título nacional. El año que viene será uno de cada cuatro y asi sucesivamente. Pero no pasa nada. Todo ese pequeño mundo es feliz. No siguen el ejemplo del líder. El interés general está muy por debajo de todos y cada uno de los intereses particulares. Cada uno hace la guerra por su cuenta donde mas le conviene. Ande yo caliente, riáse la gente.

Hacer las cosas a base de talonario y por bemoles a la larga no produce tan buenos resultados como hacerlas tal y como es debido. Depositar todos los huevos en la misma cesta es un gran riesgo. Si la cesta se cae, se rompen los huevos. Tortilla o revuelto a gusto del consumidor. Resultado, diez puntos y medio de ventaja antes de que acabe la primera vuelta. El invento resuelto y carente de emoción. Los espectadores a otras cosas mas atractivas, interesantes, emocionantes y productivas y los actores felices porque su actitud les garantiza la correspondiente retribución final. Quizá si saliesen a 20.000 euros por peña podría alcanzar a entender la hipoteca de la teórica locomotora de este deporte, pero viendo lo que reciben no lo puedo entender. Ni yo, ni mucha gente.

Pero no pasa nada. Felicidades al campeón. Las cosas se seguirán haciendo a base de euros y bemoles. Las ligas se resolverán antes del ecuador y las boleras seguirán desertizándose. Total, siendo realistas, este peculiar deporte cada vez le importa a menos gente. No me extraña.

La primera

Mas vale tarde que nunca. Llevaba tiempo anunciando que iba a comenzar a debatir las “cuatro cosas” y por fin he tenido tiempo para coger la primera por los cuernos. Sin más preámbulo, esta fue la primera de las cuatro cosas:

Es incierto lo del abandono y la incuria con la tercera y no por mucho repetirlo se puede convertir en verdad .Hasta ahora y que yo sepa, y lo sé muy bien, el circuito de tercera se sostiene gracias a las subvenciones de 900 euros por concurso que da la Cántabra y las ligas y las peñas se sostienen gracias al apoyo institucional que dan la FCB, el Gobierno de Cantabria, a través de la Dirección General de Deportes de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte y determinados Ayuntamientos y al generoso esfuerzo de personas concretas entre las que me incluyo y que se podrán legitimamente sentir ofendidas si oyen que no se hace nada por la Tercera. Algo se hace , no lo dudes. Es en el marco de las jornadas técnicas correspondientes y con el refrendo y la autorización de los legitimos representantes de la Asamblea de la Federación Cántabra donde se tienen que discutir y aprobar las medidas que se consideren oportunas para la promoción de la categoría.

Esta es la primera de las cuatro cosas que cierta persona prometió decirme. Iba a esperar hasta leer o escuchar la cuarta, pero eso parece que va a enfriar el debate. Y como esa no es mi intención porque siempre defendí que el cruce de ideas y argumentos enriquece a las personas, procedo a replicar la primera mientras aguardo ansioso la última.

Para comenzar tengo que pasar el plumero para quitar cierto polvo demagógico que se asienta en la superficie: cualquiera que me conozca sabe que cuando digo que no se hace nada por la tercera categoría (entendida como la base de este deporte) no me refiero a las personas que desinteresadamente aportan su esfuerzo personal para mantener la actividad de la misma. Merecen todo el respeto y apoyo del mundo porque son los verdaderos pilares de los bolos.

Primero fueron los bolos, luego vinieron los políticos y por último las federaciones. Los bolos exisitieron antes que las instituciones y, si las instituciones dejan de tratar de impedirlo, existirán a pesar de ellas gracias, precisamente, a las personas que trabajan por ellos. Espero que haya quedado claro.

Cuando digo que no se hace nada, no me refiero a las personas, sino a las instituciones. Dan 900 euros…. ¡cuidado! ¡qué sensacional medida! Toma 900 euros y búscate la vida. Mi primera duda ¿los mantendrán el año que viene? Si no me equivoco, la cifra de 900 euros obedece a unas circunstancias concretas, era la zanahoria por si el palo no funcionaba. Ahora que se ve que el palo funciona, la zanahoria sobra,

¿Para qué sirven las medidas si no se mide su eficacia? Pues no sirven para nada. Comprobemos si no, la efectividad de la medida estrella: la subvención directa en la actividad de la tercera categoría. Y empleemos para ello el que viene siendo tradicionalmente el primer concurso de la temporada, el que tú, pacientemente organizas. Estas son las cifras oficiales de participación del mismo en el período 2004 – 2010

AÑO

NÚMERO DE PARTICIPANTES

VARIACIÓN

ANUAL

VARIACIÓN

GLOBAL

(2004 = 100)

2004

235

100 %

2005

216

- 8.09 %

91.91 %

2006

196

- 9.26 %

83.40 %

2007

184

- 6.12 %

78.29 %

2008

140

- 23.91 %

59.57 %

2009

187

33.57 %

79.57 %

2010

170

- 9.09 %

72.34 %

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Es decir, las medidas adoptadas para la tercera categoría han provocado un descenso del 27.66 % en siete años. Gráficamente esta es la evolución de la participación en el primer concurso de la temporada en tercera categoría.

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Pero para que nadie me pueda acusar de decir que eres tú el que hace las cosas mal, ahora toca analizar alguna variable mas. Midamos la evolución del número de jugadores que, en algún momento del año, han disputado al menos un concurso del circuito de tercera categoría. A ver qué obtenemos.

AÑO

NÚMERO DE PARTICIPANTES

VARIACIÓN

ANUAL

VARIACIÓN

GLOBAL

(2004 = 100)

2004

354

100 %

2005

331

- 6.50 %

93.50 %

2006

314 (*)

- 5.14 %

88.70 %

2007

294 (*)

- 6.37 %

83.05 %

2008

274

- 6.80 %

77.40 %

2009

304

10.95 %

85.87 %

2010

280

- 7.89 %

79.10 %

(*) Estimados por falta de datos, en base a la media podada (1.6) de jugadores que participan en total con relación al número de participantes en el primer concurso del año.

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Es decir, en siete años, la participación global ha experimentado un descenso del 20.90%. En términos gráficos la evolución es la siguiente:

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Y como no hay dos sin tres, creo que debemos medir la evolución de otra variable para obtener una visión exacta y global: el número de equipos que han disputado la liga de tercera categoría.


AÑO

NÚMERO DE EQUIPOS

VARIACIÓN

ANUAL

VARIACIÓN

GLOBAL

(2004 = 100)

2004

83

100 %

2005

76

- 8.43 %

91.57 %

2006

76

0

91.57 %

2007

71

- 6.58 %

85.54 %

2008

66

- 7.04 %

79.51 %

2009

62

- 6.06 %

74.70 %

2010

61

- 1.61 %

73.49 %

2011

55

- 9.83 %

66.26 %

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Lo que significa que esta variable se ha desplomado un 33.74 % en el período estudiado. Gráficamente:

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Resumiendo esta primera fase de análisis, imprescindible en cualquier proceso de toma de decisiones, las tres variables estudiadas presentan un descenso medio de la actividad de alrededor del 27%.

Por eso me reafirmo en lo dicho. Hacer por hacer es no hacer nada. Y eso es lo que actualmente ocurre con la tercera categoría de Bolo Palma. Lo que se hace no funciona y, sin embargo, las líneas de actuación se mantienen. Lo he dicho en muchas ocasiones: el primer paso para resolver un problema es reconocer su existencia. Coger el toro por los cuernos: ¡Señores! ¡Cada vez juega menos gente a esto! En ese instante comenzaremos a sellar la hemorragia.

Sin embargo, por motivos que escapan a mi entendimiento, ese primer paso no se da. De decrecer a un ritmo del 5 % anual, deberíamos pasar primero a frenar la caída, para tratar de crecer a un ritmo constante y modesto. Pero no. Parece que el enfermo ha sido deshauciado y solo queda aplicarle los paliativos correspondientes para que no sufra y muera feliz en la ignorancia de su enfermedad.

La última prueba empírica del futuro que actualmente aguarda a nuestro deporte: la categoría que registra mayor incremento de actividad es la de veteranos: de nueve equipos en 2010 pasamos a trece en 2011. ¿Los bolos gozan de buena salud?

¿Soluciones? Próximamente. ¿Qué se tomen en cuenta o tan siquiera se valoren? No me corresponde a mi decidirlo, sino a la ya no tan soberana Asamblea. Ahora muchos me tacharán de sofista o demágogo en lugar de perder diez minutos de su tiempo en analizar los datos que acabo de presentar que no reflejan otra cosa que la pura realidad. Y mientras pierden su precioso tiempo en criticarme, otro 5 % caerá para 2012.

Feedback

El Feedback es, en una organización, el proceso de compartir observaciones, preocupaciones y sugerencias con la intención de recabar información, a nivel individual o colectivo, para mejorar o modificar diversos aspectos del funcionamiento de dicha organización (Wikipedia dixit). En este blog es el proceso que me permite analizar los comentarios, recoger la información y responderlos como estimo conveniente. Esto a su vez generará mas comentarios que permitirán comenzar de nuevo el proceso.

Principalmente, los comentarios son de dos tipos: los buenos y los mejores. Los buenos son aquellos paralelos a la línea de mis argumentaciones, que comparten mi punto de vista y que incluso elogian mis artículos. Los mejores son aquellos perpendiculares, en desacuerdo con mis opiniones y a los que agradezco profundamente que compartan su punto de vista conmigo. Espero que no se enfaden ahora que procedo a responderlos.

Comencemos por el principio. Yo no supongo “salvadores” a nadie. A nuestro juego no le hacen falta salvadores, es mas, le sobran. Le hacen falta trabajadores. Y para que haya trabajadores son necesarias recompensas que premien el esfuerzo de esos trabajadores. Como las recompensas que hay no son para los trabajadores, estos deciden marcharse a otros sectores en los que se valore su dedicación o, simplemente, deciden marcharse a su casa, donde, al menos, no tienen la sensación de que se están riendo de ellos. Nunca faltan las excepciones, gracias a las cuales se mantienen las precarias infraestructuras de nuestro juego. Pero, por desgracia, no existe recambio. Y cuando se caen, no se sustituyen, sembrando de ruinas el panorama. Precisamente, varios de aquellos que tú piensas que yo ensalzo como salvadores, son simplemente eso, trabajadores. Trabajadores que en vista de la valoración que se hace de ellos deciden irse a trabajar por los bolos a los sectores que, precisamente, los salvadores mas tienen abandonados. Es decir, donde piensan que su trabajo es mas necesario.

Voy a poner un ejemplo práctico y objetivo. Quizá el mas claro ejemplo del superávit de salvadores y del déficit de trabajadores sea la nula afluencia de público a las boleras, pero como este dato puede ser subjetivo, lo dejo al parecer de cada uno. Vayamos a algo mas objetivo y cuantificable. Cuando comenzaron las escuelas de bolos hace mas de 20 años, la subvención era de 150.000 ptas. anuales. En 2010, seguía siendo la misma cantidad, sin embargo el presupuesto ha crecido 20 veces mas. Mismo esfuerzo, menos recompensa implica necesariamente que, de no aumentar la recompensa, el esfuerzo disminuirá por la falta de motivación. Y esa falta de motivación se traduce en la escasa participación en los campeonatos regionales de las categorías menores. Un monitor desmotivado nunca será capaz de motivar a sus alumnos. Si a esto le añadimos que la estructura bolística está pensada únicamente para premiar a los mejores y el resto queda siempre en un segundo, tercer o incluso cuarto plano, es literalmente imposible que salgan nuevos jugadores. El mensaje percibido es claro: o eres como Óscar o Salmón o aquí no pintas nada. Así que nadie quiere jugar a esto. Normal.

Y todo esto, ¿por qué sucede? Precisamente por la falta del título de este artículo. La retroalimentación es nula. Las voces discordantes son apartadas sistemáticamente, sus opiniones infravaloradas y sus actuaciones menospreciadas. ¿Para qué escucharlas si entonan una canción discordante con la sinfónica melodía bolística? Mucho mejor silenciarlas a cualquier precio.

Pero a pesar de todo, los bolos no gozan de buena salud y lo voy a demostrar en unos días. Por mucho que se empeñen, incluso los cronistas recién llegados, en intentar hacernos creer que el buen tiempo es el alíado ideal para llenar boleras. Lo siento, el buen tiempo y el puente que se avecina, junto con las descafeínadas competiciones que vienen estos días son la combinación perfecta para abarrotar nuestras playas y dejar, si cabe, mas vacías nuestras boleras. Jugadores, árbitro, pinche y el de la mesa son el nada alentador panorama que nos espera. Pero la atronadora orquesta no nos dejará escuchar los sonidos de la realidad. ¿Por qué no se callan?

Aqui nos quedamos

De todos es conocido que en numerosas ocasiones no estuve de acuerdo con él. Y en esta última, tampoco. Pero su decisión de dejarnos no se la puedo rebatir. Personal y bolísticamente hablando, le voy a echar mucho de menos. No os voy a engañar, lo primero que hacía cada mañana era consultar su crónica diaria para comprobar si nos había regalado algo de su característica opinión entre líneas.

Y los días que encontraba su regalo eran mucho mas divertidos que aquellos en los que no lo encontraba. Nunca le agradeceré lo suficiente la oportunidad que me brindaba de seguir sus razonamientos personales y permitirme poner a funcionar mis neuronas para contraargumentar mentalmente.

No voy a alabar su falta de distancia en algunos temas de actualidad bolística, pero en cierto modo se la tengo que agradecer. Y es que de todo el mundo podemos aprender algo. Y de él yo he aprendido a defender con uñas y dientes aquello que quiero y en lo que creo. Porque nunca he dudado que su postura era fruto del amor a un deporte que ha vivido en primera persona durante muchos mas años que yo.

Seguramente muchos no entenderían, e incluso criticarían lo que parecía una clara falta de objetividad. Pero yo tenía claro que su posición fue adoptada desde el corazón. Desde el deseo de que el juego de sus amores no decayera. Y desde su fortín defendió esa posición como mejor supo. Y lo hizo muy bien, puedo dar fe de ello.

En su legado nos quedará además de su pasión por los bolos, su amor por el trabajo. Así lo demostró hasta el final acudiendo a su puesto. Y así lo demostraba durante todo el año, tratando de que los bolos apareciesen en su periódico en aquellos meses en los que actividad apenas permanecía latente. Raro era el día del año en que no apareciese su firma en las páginas de El Diario Montañés.

Seguro que también ha sido el culpable de transmitir ese amor por los bolos a su nieto Borja, al que desde aquí le envío un fuerte abrazo y con el que tuve la suerte de compartir algún día de bolera donde Toño. Estoy seguro que mantendrá viva la llama de su abuelo en las boleras.

Desde ayer, al mundo de los bolos le falta un gran pedazo. Marcelino, sigo sin estar de acuerdo contigo: no tenías que haberte ido.

Recortando la mas larga

El sábado comenzó la mas larga. Como era previsible, nuestro encuentro empezó de día con nubes oscuras y terminó de noche con principio de helada. Lo propio de estas fechas, vamos. El cuerpo con estas temperaturas no está para muchas florituras y eso se refleja en el juego y en la duración. El resultado quizá sea poco representativo de la realidad de ambas peñas, puesto que los condicionantes ajenos supeditan y mucho. Este mismo encuentro, jugado dentro de un mes, podía haber sido muy distinto. Pero no nos han dado la oportunidad de comprobarlo. Cosas de la mas larga.

Justo el día anterior lo comentaba con otro jugador de mi mismo grupo. Nada sospechoso por cierto. Con participaciones en varios regionales y nacionales y algún que otro título. Vamos, con el culo pelado (y la cabeza algo también, no te me enfades) de andar por las boleras. Me preguntaba sobre los autores materiales de esta iniciativa. Cuestionaba su validez y dejaba bien clara su opinión: a principios de Junio la mitad de los partidos no sirven para nada y la mayoría están deseando acabar y colgar las bolas. Destacaba que en estas categorías no somos profesionales, que no vivimos de esto y que poseemos un gran defecto: tenemos familia.

Y, para terminar, proponía una alternativa que os expongo a continuación. Mas que nada por si alguno tiene a bien presentarla a la todopoderosa asamblea. ¿Qué por qué no la propongo yo? Fácil, porque ya he comprobado este año que todo aquello que huela a “los de Torrelavega” por muy razonable y lógico que parezca no es tenido a cuenta. Y como la medida me parece correcta, acertada, lógica, viable y encima no nace de “los de Torrelavega” os la dejo aquí para que no se pierda como otras tantas.

Es muy simple y conjuga los intereses de ambas partes. Por un lado los de aquellos para los que es muy importante militar en 2ª Especial y por eso abogan por ampliar el número de equipos y por otro los de los que, como yo, defendemos que ese incremento devalúa la categoría, alarga innecesariamente la temporada y satura a la gente. Es tan fácil como reestructurar la segunda especial y hacer tres grupos de 10 peñas. Se incrementa de 28 a 30 el número de peñas y se reducen de 26 a 18 las jornadas. Todos contentos y pasando menos frío.

Descienden dos y sube el campeón. Total, seis descensos y tres ascensos, eso permanece invariable para no trastocar ni a los de arriba ni a los de abajo. Las peñas tendrían muchos menos gastos y la liga sería mucho mas competida, atractiva e interesante. Veremos si prospera.

A vueltas con la mas larga

Segundaespecial piensa que disparo en dirección equivocada. Igual no me explicado todo lo bien que sería deseable en este caso. Para empezar creo que no he puesto en duda la legitimidad de la medida, sino su utilidad. De todas maneras, me apuesto un café con cualquiera que asi lo quiera. Estoy seguro que el grupo de peñas que no solicitó la aprobación es mas numeroso que el “nutrido” grupo que la solicitó. Por lo tanto, en términos democráticos puros y duros, la medida ha sido propuesta por una minoría y aprobada por otra. Pero como tantas otras del mundillo bolístico que son un claro ejemplo del funcionamiento de los “stakeholders” o grupos de poder.

Podemos definirlos como aquellos “interesados en la realización de una tarea o proyecto, apoyando el mismo mediante su poder de decisión o financiación”. En este caso concreto tenemos por un lado al “nutrido” grupo de peñas y por otro a los componentes de la Asamblea, que forman dos claros grupos de poder. Ambos apoyan esa decisión, por diferentes motivos. Unos, el “nutrido” grupo de peñas, porque quieren jugar mas partidos, tener mas desplazamientos o mantener la categoria de manera mas cómoda. Otros, los componentes de la Asamblea, porque apoyando al “nutrido” grupo de peñas refrendan de alguna manera que su método de las 14 peñas es bueno y viable. Asi nos encontramos con el hecho de que la conjunción de intereses de ambos grupos propicia la aprobación de la medida sin la mas mínima contradicción ni reflexión.

Y ahí, entro yo. En la parte de la reflexión que paso a ampliar. Aumentar a 14 el número de equipos aparte de las mencionadas consecuencias de devaluar la categoría, restar interés a la competición, alargar la temporada e incrementar las jornadas dobles tiene mas implicaciones muy fácilmente medibles. A saber: supone cuatro partidos mas, dos de ellos como local y dos como visitante. Los dos partidos como local suponen un incremento del coste tanto de pinche, como de arbitraje, como de lunch. Los dos partidos como visitante suponen dos nuevos desplazamientos mas el pinche (en caso de que no haya acuerdo para que la peña local corra con los gastos).

Ese incremento de costes en tiempos de vacas gordas no sería trascendente. Pero llevar a cabo esa medida en los tiempos de crisis que nos tocan me parece un pelín irresponsable. Los efectos de la aprobación los veremos la temporada que viene, cuando el número de equipos vuelva a descender por enésimo año de manera consecutiva. Porque, por mucho que se empeñen, el número de equipos ha descendido, como demostraré en breve, y viene descendiendo de forma ininterrumpida desde, al menos, el año 2004.

Curiosamente un miembro de uno de esos grupos de poder podemos cogerlo de ejemplo claro de cuáles son los intereses reales. No es por ensañarme con él, pero es el mismo que me ha acusado de decir sandeces y que prometió decirme cuatro cosas. Aparte de seguir insistiendo año tras año en quitar a los cadetes de jugar en tercera, sin pararse a pensar que aparte de esos cadetes que, año tras año, arrasan en la categoría hay muchos mas que no arrasan y a los que competir con gente mayor los ayuda en la difícil transición entre cadete y juvenil. Aparte de eso, ya sé a que ha dedicado su tiempo libre en los últimos tiempos.

A denunciar a compañeros. A jugadores de bolos. A gente que no está dispuesta a que se les imponga dónde, cuándo, cómo y con quién juegan a los bolos. Ni corto ni perezoso ha acudido al correspondiente comité de competición para que sean procesados tres jugadores de bolos, tres compañeros de corro. Manda huevos. Si tú no quieres jugar un Campeonato de España, lo respeto, es tu decisión. Pero lo que no respetaré nunca es que denuncies a otros por hacer algo que tú no te has atrevido a hacer. Y si entramos a valorar los tiempos, alguién ha obrado con mas bien poquita buena fé. Si el “delito” se cometió a finales de Agosto, ¿por qué se inicia el juicio a principios de Febrero? ¿por qué ahora que vuelve la actividad?

Vete preparando mi denuncia. ¿Recuerdas aquello de que ningún jugador podrá jugar dos ligas a la vez? Pues yo lo voy a hacer. Voy a jugar Liga Regional y Liga Nacional. Y además, las voy a jugar con dos peñas distintas. Y encima, de dos territoriales diferentes. Y ten por seguro que voy a tratar de jugar un partido de una un domingo por la mañana y el de la otra el mismo domingo por la tarde. Y si lo consigo, te mando copias de ambas actas. Para que no pierdas tiempo en reunir pruebas.

Lo peor de todo esto es que has abierto la Caja de Pandora. A partir de ahora ya vale todo. No quedan mejillas que poner para seguir recibiendo bofetadas. Decidiste, libre y voluntariamente, autoexcluirte de todo lo relacionado con el ámbito nacional. Sin embargo has tratado de impugnar el Campeonato de España de primera poniendo en duda los méritos y calidad de sus participantes en tu calidad de miembro de una Asamblea General que decidiste abandonar (si te vas digo yo que sea con todas las consecuencias). Ahora atacas a los participantes en el Nacional de Segunda. ¿Qué será lo siguiente?

El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.