Skip to content

La peculiar Corea

2012 July 29
por

Hace muchos años, pero muchos, había un principio en educación física que rezaba: “por lo general, las mujeres más capaces pueden equipararse a los hombres menos capaces”. Un aserto políticamente incorrecto ahora, que no hace 30 años, pero que afortunadamente ya está superado. Sí es cierto que hace seis lustros, cuando el papel de la mujer en la sociedad era mucho más doméstico,  la sentencia podía ser cierta. Pero en los tiempos que corren, aunque biológicamente el varón sea por genética más grande y más fuerte que la mujer en términos generales,   no se puede considerar como correcto.

El ejemplo lo tenemos en muchas situaciones, pero quiero fijarme ahora en las selecciones de balonmano de Corea del Sur. La masculina y la femenina. ¿Por qué? Porque juegan con los roles cambiados para lo que sería la consecuencia lógica del aserto con el que he comenzado estas líneas. Ellas forman un equipo muy fuerte, grande, con potencia y capacidad de lanzamiento desde lejos. Ellos son un grupo de escasa altura media, sin apenas lanzamiento exterior, al que le cuesta ir al choque porque sabe que pierde. Las chicas defienden atrás, sobre la línea de seis metros, para a partir de ahí ir profundizando y ganando terreno al ataque rival. Los chicos inician el trabajo defensivo en 12 metros, casi en individual, conscientes de que si se anclan sobre la línea continua están perdidos por tamaño y por peso. Las chicas van a llegar lejos, los chicos, no.

Croacia se ha ensañado con los valientes asiáticos. El juego de combinación de los balcánicos es mucho arroz para los coreanos. Y el muro defensivo, una muralla china infranqueable.

Corea no tuvo rival de entidad en España, cuyos dos equipos sí se acercan más al trasfondo del aserto de marras.