Skip to content

Un inicio desconcertante

2012 July 28
por

Atención, pregunta: ¿ha sido decepcionante el arranque de la selección española de balonmano femenino ante Corea del Sur?

Los habrá que digan que sí, claro, que de todo ha de haber en la viña del señor, pero yo creo que decepcionante no ha sido. Ilusionante tampoco ¿eh? Al pan, pan y al vino, vino. La tercera potencia del mundo -que al fin y al cabo es lo que es ahora mismo España- fue siempre inferior a la doble campeona olímpica y nunca tuvo opciones reales de imponerse en el choque.

La lista de errores es larga y prolija: mala defensa, problemas con los cambios de oponente, escasa profundiad, imprecisión en los pases, lentitud en las transiciones, sistemas de ataque cogidos con alfileres… Ahora, que en el apartado de virtudes también hay cosas que apuntar: bien la portería, extraordinaria Verónica en el pivote, muy bien Macarena en la dirección,  aceptable el momento de lanzamiento que atraviesa Marta Mangué, notable el espíritu de lucha… Pero el conjunto dejó una sensación más amarga que dulce. Algo peligroso si aún te queda por jugar contra la campeona y la subcampeona mundial, Noruega y Francia, la omnipresente Dinamarca y la eficaz Suecia.

El sorteo, como ocurrió con los chicos, deparó a España un grupo brutal, pero ¿qué quieren? son los Juegos Olímpicos, y si quieres metal hay que sufrir y jugar cerca del límite.

Creo que a Jorge Dueñas le queda mucho trabajo por hacer. Hasta ahora su equipo, siempre, ha ido de menos a más, lo que es siempre mejor que lo contrario. La duda es si las dudas que ha sembrado el duelo con las asiáticas se van a resolver el lunes ante Francia. Desde luego, si reciben órdenes tan peculiares durante un tiempo muerto como la de no botar o ir de frente es difícil. Fue decirlo el bueno de Jorge y acumular en tres ataques dos pasos y una falta.

Si es que hay días en que uno no está para mucho. Y más después de ver la victoria de Dinamarca, 21-18, sobre Suecia. Las danesas solo se pusieron por delante en el último cuarto de partido, pero fue suficiente. Hasta ese moment0 las suecas habían mostrado una defensa de muchos quilates y un ataque fluido, pero en cuanto les falló el físico, las de la península de Jutlandia se vinieron arriba y acabaron el encuentro.

Dinamarca recuerda un poco a Corea en cuanto a intensidad defensiva y rapidez en las circulaciones, pero a diferencia de las asiáticas les falta rapidez en las transiciones  y profundidad en los movimientos defensivos. Y las danesas tienen un solo brazo: Skov, la lateral izquierda.

Suecia es un equipo del corte de España: sin individualidades destacables, pero sólido. Dependen mucho de su defensa, porque les falta lanzamiento exterior, y su problema está en un banquillo desigual que no suple bien a las titulares.