img
El emocionante marcaje de Murtaza a Messi
img
Rodrigo Errasti | 29-04-2017 | 21:34

Murtaza Ahmadi, el niño refugiado afgano que se convirtiera en una sensación en internet después de que se volvieran virales sus fotos con una improvisada camiseta albiceleste de Lionel Messi, cumplió su sueño de conocer personalmente al futbolista. El chico, de 6 años de edad, se encontró con el delantero del Barça en Doha, emirato donde el cuadro catalán jugó un amistoso ante el Al Ahli de Arabia Saudí, ganador de la liga de ese país.
Murtaza, procedente de la provincia rural de Ghazni al sureste de Kabul, se hizo famoso a comienzos de este año cuando fue fotografiado con lo que pretendía ser una camiseta de Messi, elaborada por su hermano adolescente, Homayoun, con bolsas de plástico blancas y azules de una tienda que un vecino había desechado. En ella inscribió el nombre de su ídolo y el número 10 con un rotulador negro. «Me gusta mucho Messi, juega muy bien y me gusta la camiseta que me hizo mi hermano», dijo el niño en su momento.

Su familia no podía permitirse comprarle una camiseta original. Esas fotos de Murtaza jugando al fútbol con su indumentaria improvisada fueron publicadas por Humayun en su página de Facebook. Después de que estas imágenes se volvieran virales, Murtaza recibió un balón y dos camisetas auténticas firmadas por su ídolo de parte del jugador, del Barcelona y de la selección argentina.

Además, tanto el club azulgrana como Messi se pusieron en contacto con la Federación Afgana de Fútbol (AFF) vía email para organizar una cita con el pequeño hincha. Su padre, Mohmad Arif Ahmadi, dijo entonces: «Quiero que mi hijo se convierta en el Messi de Afganistán».
Miedo a un secuestro
Pero tuvo que dejar el país. La agencia de noticias afgana Khaama Press informó que la decisión de abandonar Afganistán, hace más de siete meses, fue tomada para evitar el posible secuestro del niño, que ahora se encuentra el Pakistán como refugiado. «Nos fuimos porque una mafia nos llamaba con amenazas y teníamos miedo de que el niño fuera secuestrado y reclamaran una suma de dinero muy alta», dijo Wahid Ahmadi, un primo del pequeño.
Viendo la sonrisa de Murtaza se puede decir que le ha merecido la pena. El pequeño aguardaba con ilusión esta cita desde su llegada a Doha, donde lo primero que preguntó al llegar a suelo catarí fue: «¿Dónde está la casa de Messi?». El primer encuentro fue en un pasillo, sin presentación alguna. El niño estaba viendo pasar a los jugadores azulgranas y tendió tímidamente su mano izquierda al argentino, que iba tomando mate y lo saludó sonriente aunque no era consciente de que ese era Murtaza.

 

Minutos después, cuando finalizó una presentación en la que estaban presentes los futbolistas, los organizadores del amistoso y los dirigentes azulgranas, se produjo «la imagen que el mundo quería ver», como publicaron en un tuit los organizadores de la Copa del Mundo de fútbol de Catar 2022, que hicieron posible este encuentro.
El presidente azulgrana, Josep María Bartomeu, cogió de la mano al fan y le llevó hasta Leo Messi, que sin dudarlo lo cogió en brazos tras sonreírle. «El niño de seis años que soñaba con conocer a su ídolo, #Messi, finalmente lo hace realidad», dice el texto.


El equipo de Barcelona se sacó una foto con el pequeño y su familia antes del partido. «Estoy muy contento de haber conocido a mi héroe, es un sueño para mí. Tengo muchas ganas de verle en el partido de esta noche, será la primera vez que vaya a un estadio (de fútbol)», dijo Murtaza tras el emotivo encuentro horas antes del amistoso.

«Fue inspirador conocer a Murtaza y ver cómo se cumplía su sueño, todos hemos sido niños alguna vez y hemos tenido sueños (…) El sueño de Murtaza era conocer a su héroe y hemos podido juntarles», aseguró un portavoz del ente organizador del Mundial. Al césped con Leo Para cerrar un día inolvidable Murtaza salió al campo de juego del estadio Al Gharrafa de Doha junto a otros niños acompañando a los jugadores, luciendo una elástica naranja enorme para su edad. Lo hizo de la mano del crack argentino, único que saltó con un niño en cada mano, y con el que ya mostraba mucha más complicidad que tras su primer encuentro. Le abrazaba con ambas manos antes de pisar el césped.

Colocó el balón en el círculo central antes del minuto de silencio previo al amistoso, que completó junto al ’10’ azulgrana, al que no paró de mirar ni un solo momento. Cuando terminó el silencio respetuoso no quería irse del campo, algo que provocó las risas tanto de Messi como de Luis Suárez. Finalmente, fue el árbitro el que se lo llevó en brazos.


Pero Murtaza seguía en un sueño del que será difícil de despertarle. La magia del fútbol.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial