img
La Premier confirma su poderío ecónómico en el mercado invernal
img
Rodrigo Errasti | 03-02-2016 | 08:39

Quizá el mejor resumen del mercado invernal y de la diferencia del poderío económico actual entre el fútbol inglés, gracias al reparto televisivo, con el resto, se puede explicar en un sólo nombre: Giannelli Imbula. Y es que sólo el Stoke se ha gastado más (24 millones) en ese centrocampista francés, procedente del Oporto, que todos los clubes de la Liga española (20,5). Y clubes recién ascendidos como el Watford, dirigido por Quique Flores, ha gastado más de 34 millones en fichar jugadores como Amrabat (Málaga), Mario Suárez (Fiorentina), Peñaranda (Granada), Doucouré (Rennes) o Pantilimon (Sunderland).
La Premier ha realizado una inversión de 207 millones porque los grandes casi no se reforzaron (el Arsenal se hizo con el egipcio Elneny del Basilea mientras que el United sólo repescó a su cedido Januzaj), ya que el grueso de las contrataciones vino de clubes ingleses de zona media y baja, amenazados con perder los elevados derechos televisivos del próximo año en caso de descenso. Uno de los que está con el agua al cuello es el Newcastle, que por dos internacionales ingleses (Andros Townsend y Jonjo Shelvey) ha pagado 32 millones de los 55 millones que se ha gastado este mes para evitar un dramático descenso.


Y es que a partir de la próxima campaña, el contrato de derechos de televisión de la Premier League pasará de los más de 3.000 millones de libras actuales (4.300 millones de euros) a los 5.100 millones de libras (6.900 millones de euros) durante los siguientes tres años. Este reparto tan equitativo ha permitido que algunos recién ascendidos como Bournemouth, Watford o Norwich hayan podido reforzar sus plantillas tanto o más que un ‘grande’ de España, de la Bundesliga, la Serie A o Ligue 1. Así, el Sunderland optó por pescar en el mercado francés, incorporando a Khazri (del Burdeos por unos 10 millones de euros) y Lamine Koné (Lorient, 6 millones de euros) además de mandar a Steven Fletcher cedido al Marsella. En cuanto a número fueron el Bournemouth (Afobe, Grabban, Adamonis e Iturbe) y el Norwich (Naismith, Ivo Pinto, Klose, Bamford y Jarvis) los que coparon el mercado junto al citado Watford.

El nuevo contrato, clave

El sorprendente líder, el Leicester, apostó por tres fichajes de nivel como Gray (Birmingham), Amartey (Copenhague) y Iversen (Esbjerg) para mantener vivo el sueño de acceder a la Champions y quien sabe si luchar por el título. El ganador de la Premier, a partir del próximo curso, se embolsará 213 millones de euros, mientras que el último clasificado recibirá 140,7 millones. Gracias a esa inyección, el Everton invirtió en el último día de mercado 18 millones para hacerse con el internacional senegalés Oumar Niasse (Lokomotiv Moscú).

En el resto de ligas llamó la atención la austeridad y las cesiones fueron las principales protagonistas. Pato del Corinthians al Chelsea; El Shaarawy del Milan a la Roma; Tello del Oporto a la Fiorentina; Andrea Ranocchia del Inter a la Sampdoria con el brasileño Eder haciendo el camino opuesto; Víctor Valdés del Manchester United al Standard de Lieja; Diego Perotti del Génova a la Roma, Debuchy del Arsenal al Burdeos o Tasci del Spartak Moscú al Bayern. En España, la inversión (20,5 millones) bajó a algo más de la mitad respecto al año anterior; sólo Enzo Pérez ya fue más caro que todos los de esta ventana, cuando fichó 80 jugadores aunque eso no evitó que bajase al tercer puesto entre los que más gastan. Y es que, como el año pasado, en España los clubes también apostaron por los jugadores a préstamo: Cheryshev (del Real Madrid al Valencia), Fazio (del Tottenham al Sevilla), Verdú (de la Fiorentina al Levante), Martín Montoya (del Inter al Betis), Álvaro Pereira (del Estudiantes de La Plata al Getafe).

China como financiación

Algunos como Roma o Inter han optado por vender a los nuevos mercados (Ramires al Jiangsu Suning por 35 millones, Gervinho, al Hebei Fortune por 18 o Fredy Guarín al Shanghai Shenhua por 13) para recaudar fondos. De los equipos que compiten en Champions, los que más jugadores nuevos firmaron, significativamente, fueron el Gante y el Zenit, sabedores de que el premio económico por pasar a octavos les podría merecer la pena el esfuerzo. El premio bizarro de la última jornada es para Hugo Almeida, fichado por el Hannover 96 del Anzhi. Más que su contratación, llamó la atención que acudió a su presentación con una sudadera de Mickey Mouse. Se desquitó marcando un gol en su primer partido con su nuevo equipo.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial