img
Una confesión que destapa un fútbol español enfermo
img
Rodrigo Errasti | 18-02-2015 | 22:10

Triste pero necesario. La confesión de Ángel Luiz Vizcay, exgerente de Osasuna durante 24 años, de que negoció la compra de partidos de Liga con dos futbolistas de un equipo rival lleva al fútbol español a un nuevo escenario. Nunca antes un ejecutivo de un club español había reconocido haber participado en amañar ante la Liga de Fútbol Profesional: «Actué bajo mandato de la Junta Directiva, tenía pleno conocimiento de todos los temas que se trataban en el club y nunca he tenido una actuación por iniciativa propia», explicó en distintos medios de comunicación desde la madrugada del martes.

Las cámaras de la LFP han grabado al exejecutivo del club contando los detalles de su reunión en Madrid con Antonio Amaya y Jordi Figueras, entonces en el Betis, para apalabrar 250.000 euros para la plantilla verdiblanca por vencer al Valladolid en Sevilla (4-3) y dejarse ganar el último partido de Liga (2-1). Esa confesión, de «hace mes y medio» y que «coincidió con la investigación del CSD» a las cuentas rojillas a finales de noviembre, llega después de jubilarse; en el momento que no tiene «condicionamiento laboral», reconociendo que consideró que «era el momento adecuado».

El Betis se pone a disposición de la LFP en su investigación y se desvincula de los presuntos amaños, igual que los futbolistas. «Si hay que hacer una investigación interna, se hará», sostiene Juan Carlos Ollero, presidente del Betis, que aseguró en un comunicado no tener conocimiento de ninguna de las incidencias. Jordi Figueras se ejercitó pero no dijo nada a los medios. Por su parte, Antonio Amaya, ahora en el Rayo, negó todo a la SER: «Yo estoy muy tranquilo, no he amañado ningún partido y tengo la conciencia muy tranquila».
Vizcay deslizó que los partidos amañados, tras sacar dinero en efectivo de las cuentas de la entidad varios empleados, se justificaron como servicio de ‘scouting’ a una sociedad con sede en Madeira. «En esos detalles no voy a entrar; lo que sé, se lo dije a la Liga. Lo repetiré ante un juez», adelantó, dejando claro que tiene documentos que puedan demostrar lo que grabó ante la LFP. El que fue ejecutivo del club desveló partes de lo que ha contado al organismo futbolístico. «Las cuentas están auditadas. Todos los movimientos (sospechosos) son de los últimos dos campañas. Ni desmiento ni afirmo que ese dinero (cercano a los trres millones) haya ido a parar a otros clubes o a jugadores de otros clubes». Eso sí, Vizcay reiteró que actuó «siempre bajo mandato», explicando que «la Junta Directiva tenía pleno conocimiento de todos los temas que se trataban en el club».

Quién es Quién en el amaño de partidos

Quién es Quién en el amaño de partidos

Dos firmas para mover dinero

Vizcay, que no oculta no tener «el feeling adecuado» con la junta de Archanco, explica que en las cuentas al CSD le llama la atención en su auditoría movimientos de tesorería y de caja «no demasiado bien justificados». Los pagos sospechos por valor de 2.416.611 euros «están documentados y explicados», aunque «el destino final creo que es el que he indicado a la LFP», es decir, la compra de partidos. En la tesorería figuran 900.000 euros a dos agentes inmobiliarios (Alberto Nolla y Cristina Valencia, actualmente gerente en el Terrasa que está controlado por Txuma Peralta, uno de los directivos más polémicos de la junta de Archanco, cuya gestión está siendo muy analizada), 1.440.000 euros a la sociedad portuguesa Flefield (con sede en Madeira) y 76.611 euros a un representante de jugadores identificado como ‘López’.
Peralta, a pesar de que Vizcay dice que todos los miembros de la Junta sabía del destino del dinero, manifestó su sorpresa por «las salidas de dinero sin justificar en nuestra gestión. No pongo la mano en el fuego por nadie, creo que era imposible que lo hiciera una persona sólo. Archanco sólo no pudo hacerlo, se necesitaban dos firmas. Desconozco cómo se hacían los pagos, no lo hecho nunca. Un auditor, sobrino del presidente, que llevaba a rajatabla todo. De lo que sepa estoy dispuesto a responder, no tengo nada que ocultar», afirma Txuma Peralta, uno de los directivos de Osasuna, que negó cualquier participación en los delitos: «No he amañado ningún partido ni he tocado ni un duro», aunque sí dijo conocer a Nolla y Valencia, dos «conocidos suyos» que aparecen en las partidas económicas investigadas. «No he comprado el Terrasa, no se ha puesto ni un duro pero se está estudiando y es verdad que esa persona está ahí».

Varios pagos en efectivos de las cuentas de Osasuna hicieron saltar las alarmas, al no estar reflejados con una justificación razonable: 900.000 euros en junio de 2013 que se cree podrían estar relacionados con el Osasuna-Getafe, celebrado en mayo de 2013 y que se resolvió con un gol de Arribas. Un duelo en el que los rojillos sufrieron pero vencieron con apuros a los getafenses, sin urgencias clasificatorias entonces, como muchos presumían viendo lo que se jugaban ambos antes de empezar.

En la caseta azulona se niega por todos los extremos que hubiera pacto alguno y sobre todo se recalca que, pese al rumor, no se recibió «ni un sólo euro» de nadie de Osasuna. Dinero perdido. Pablo Sarabia, uno de los jugadores del Getafe, recordó que «la mayoría de la gente, la mayoria de los equipos, definen su clasificación tanto por arriba como por abajo en las últimas jornadas. No creo que haya ningún tipo de amaño como se está diciendo; sí han investigado algunos pero todo el mundo no hace eso», reiteró recordando que cuando un equipo llegue sin nada en juego está sometido a sospechas y rumores de modo infundado. «Molesta, porque además de perder y llegar a casa jodido porque no has ganado aunque ya estés salvado haya alguien que insinue eso».

Plantilla y Gobierno piden responsabilidades

A final del ejercicio 13-14 hay dos cantidades sospechosas: 375.000 euros en mayo o 765.000 euros en junio. En ese mes, sólo jugó el encuentro de Cornellá y dos en Pamplona: el citado ante el Celta y la jornada final ante el Betis, en la que se certificó su descenso a Segunda pese al ‘pactado’ triunfo revelado por Vizcay, gerente del club durante 24 años.El capitán de Osasuna, Miguel Flaño, compareció para negar que la plantilla estuviera al tanto de los últimos acontecimientos que «hacen un daño brutal» a la imagen de Osasuna cuando todo lo que engloba al club «está por encima de determinadas personas», como su afición. «Nosotros jugamos cada partido para ganar. Desconocíamos los supuestos hechos. Estamos tranquilos por nuestra actitud, integridad y manera de afrontar cada partido. Colaboraremos en todo lo posible para que salga a la luz lo que ha podido ocurrir». En este sentido el capitán rojillo ha apuntado que comparten la idea del actual presidente Luis Sabalza de «pedir responsabilidades, si existen, e ir con todas las consecuencias», dijo el central.

El Gobierno de Navarra, con el que Osasuna mantiene una deuda que ha estado a punto de costarle la desaparición, expresó a través del consejero portavoz, Juan Luis Sánchez de Muniáin, que el Ejecutivo «no tiene conocimiento de todas las irregularidades» que se investigan en torno a Osasuna, compartiendo «la tristeza y la indignación» que esta situación está generando entre los ciudadanos. En la LFP están decididos a combatir el fraude y meditan denunciar el caso a través de su director de Integridad, Manuel Quintanar. Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional y ahora mismo en Argentina, se ha reunido con la junta directiva actual de Osasuna y les ha asegurado que si prestan su colaboración, no habrá ninguna sanción deportiva. Esa ha sido la decisión de Vizcay, que ha optado por ayudar a las pesquisas.
Osasuna, que significa ‘salud’ en euskera, se enfrenta ahora a lo desconocido. El código disciplinario de la Federación estipula que los autores de una infracción muy grave, se enfrentan a una «inhabilitación por tiempo de dos a cinco años; además se deducirán seis puntos en su clasificación a los clubes implicados, anulándose el partido». Con el cambio del código penal, los participantes del frauden podrían terminar en la cárcel. Si el club es denunciado como persona jurídica, lo que ha sucedido en el Levante-Zaragoza, las sanciones podrían ser más graves que un descenso administrativo y provocar incluso la disolución de la entidad.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial