img
Botín anímico para el exigente abril de un Madrid mejorable
img
Rodrigo Errasti | 02-04-2014 | 21:29

No es por llevar la contraria. Es un análisis realista de lo visto en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid goleó, tiene pie y medio en semifinales, por lo que muchos análisis se reducirán a eso: el resultado.

El marcador muchas veces tapa todo, pero seguro que a Ancelotti, como muchos de los que acudieron al estadio, el duelo le dejó sensaciones contradictorias. En Liga muchas veces sucede que hay puntos negros en un lienzo triunfal, pero el conjunto blanco es normalmente tan superior a sus rivales que apenas se destacan esas partes que no terminan de funcionar. Miento, sólo cuando hay una derrota y no todos buscan al árbitro de coartada.

El equipo en algunos momentos de la primera parte parecía demasiado partido con ese 4-3-3 en el que Alonso no tenía las ayudas defensivas de Di Maria y en los contragolpes se veía que los balances defensivos eran erróneos. Los cuatro guardianes de la meta blanca, junto a Casillas, parecieron desenchufados en algunos momentos del encuentro. Jugaron con fuego, especialmente en el tramo que fue del 2-0 al habitual tanto del incansable Cristiano que quiere superar a todos cuanto antes para colocarse en lo más alto de la historia goleadora del club. El Dortmund, con un poco más de instinto no estaría virtualmente eliminado. Y es que el Real Madrid enfrente tuvo a un Borussia que estuvo superado, especialmente en defensa donde Hummels solo rayaba al nivel de hace unos meses. Ofensivamente pareció timorato sin Lewandovski y daba la sensación que eligiendo bien su presencia en campo rival hubiese generado más peligro.

Por supuesto que hubo cosas muy positivas en el bando blanco: el gran momento de Carvajal en campo rival y propio, la aportación de Isco tras aplicarse más en defensa, la rapidez de Pepe en el corte y el don de la oportunidad del veloz Bale (aunque desperdiciase opciones para haber completado un doblete por individualista). Destacar también que Ancelotti, viendo la inferioridad en el balance defensivo, buscó corregirlo con futbolistas de más trabajo en la recta final. Con un cuatrivote (Casemiro, Illarra, Alonso y Modric) se aseguró el botín anímico que conceden los tres goles de ventaja con los que casi ve cerca las semifinales. Queda un paso para ellas, alguno más para alcanzar el nivel que Carlo intuye te permite conseguir la Décima.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial