img
El Clásico empieza a ser hablar del árbitro
img
Rodrigo Errasti | 24-03-2014 | 00:14

Reconozco que me tiene harto el asunto. Es increíble pero los que, a las 22:10, usaban el argumento de Liga dirigida y demás, tras el 3-2 se lo traspasaron a los que después cayeron derrotados. Y ahora lo usan de bandera. Lo más triste es que haya profesionales del fútbol que lo alimenten. Futbolistas, incluso alguno con títulos continentales y mundiales en su palmarés. Después de ver, eso sí, 15 repeticiones en televisión con distintos ángulos. Me gustó que Marcelo reconociese en caliente tras el partido que habían hecho cosas mal, mientras otros compañeros suyos se iban de casa sin saludar al rival. Asuntos que es más saludable olvidar.


Quizá el árbitro, esta vez Undiano, sirva a algunos para justificar el suspenso blanco en un partido de nivel. El Clásico arrancó con un gran gol de Iniesta y la opción de que sentenciase el partido el Barcelona al contragolpe por dos veces. Ni Messi ni Neymar fueron capaces de rubricar el 0-2. Benzema entonces mostró todas sus virtudes en el juego y también que puede mejorar su efectividad ante la meta rival. Fue el estilete de un Madrid liderado por el ímpetu de Ángel Di Maria. En la segunda parte se produjo un descenso generalizado del nivel futbolístico. El asunto se empezó a centrar en torno a la figura del colegiado, que no dudó a la hora se señalar penas máximas. La segunda, y la expulsión de Ramos, dejó el partido más frío y por momentos parecía que ambos se conformaban con el empate.

Entonces llegó el cambio clave de Carlo Ancelotti. Quitó a Benzema, que había marcado dos goles y estaba haciendo quizá su mejor partido desde que están en Madrid, para meter a Varane y respetar la línea de cuatro. Por rendimiento, lo más lógico parecía quitar a Bale, ausente otra vez en la participación y que marró el 4-2 tras un genial pase de tacón del galo, pero optó por dejar a dos de los dos futbolistas más rápidos y caros del planeta. El Madrid se arremolinó en torno al área y fue entonces cuando Xabi Alonso cometió una falta táctica, muy habitual en su reciente juego, dentro del área. Undiano señaló los once metros, con el ’14’ sorprendido olvidando que esas acciones también se pitan. De ahí a final poco más que destacar. Algunos lamentos indignos de un gran espectáculo que un servidor siguió a través de una televisión malaya a las 4 de la mañana. Las 21 horas me parece una gran hora para un Clásico. Eso sí, que nadie me venda más el pollino del horario asiático para justificar el goteo de horarios. No se lo cree nadie. Y menos aquí.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial