img
El capitán ejemplar que tumba el fanatismo extremo
img
Rodrigo Errasti | 04-03-2014 | 19:37

Carles Puyol es una de mis debilidades. Lo confieso. Es ese capitán que todo club desea, ese futbolista único que genera tanta unanimidad entre hinchas propios y rivales. Ahora que, por desgracia, vivimos un momento fanatismo extremo, que una persona suscite tanta admiración confirma su grandeza. Un futbolista ejemplar siempre, dentro y fuera del campo. Un tipo que te miraba a la cara y su palabra era igual que un documento. Por eso, ahora que se siente lejos del “nivel que yo me exijo” ha renunciado a renunciar a dos años de contrato y más de 10 millones de euros. Y es que hay que ser tan honesto y valiente como Puyol, para renunciar a tu vida, a tu casa a lo que tanto quieres porque no deseas ser una carga. 

Y es que Puyol siempre ha ido ligado al compromiso, ese que le empujaba a decirle a Del Bosque que no le pusiera ante Alemania en semifinales del Mundial porque no se notaba en perfecto estado -menos mal que el fisio Raúl lo solucionó- . También a la autoexigencia. Ahora no se reconoce, que no está “al nivel que yo me exijo”, explicó con naturalidad y franqueza. Puyol entendía el fútbol como una lucha sin descanso en el césped, aceptaba la derrota y sabía estar en la victoria. Al acabar los partido siempre saludaba afectuoso al rival. Sus gestos durante todos estos años le convierten en ejemplo total. Un hombre de valores universales.

Le echaremos de menos. Y será recordado. No sólo en el Barça, ha sido el capitán del mejor equipo de la historia blaugrana, o en España.  Estará siempre en un lugar preferente en la historia del fútbol. Su grandeza traspasa fronteras, así vimos rendirse al gran capitán Baresi. El mismo que dijo que “Puyol pone la cara donde a cualquiera le daría miedo meter el pie”.

Siempre recuerdo su anécdota en París y no hablo del único día que su padre, que no le gustaba fue a verle jugar en una gran cita cuando levantó su primera Champions. Un amigo encontró a Tiburón haciendo footing mientras paseaba por la ciudad. Eran sus vacaciones, pero antes de hacer turismo salió a hacer un rato ejercicio. Puyol es puro fútbol pero las lesiones le han privado llegar a su sueño de alcanzar los 40 de corto.

Ha comunicado que se va, que le quedan tres meses de sueño que cumplirá como siempre: jugando como si no hubiera ganado nada cuando, en realidad, ya lo ha logrado. Puyol parecía sacado del fútbol menos moderno. Hoy ha recibido el respeto y la admiración de todos. Lo merece. Siempre en mi equipo. Y en el de todos los que conozco, sean cuales sean sus colores. #GràciesPuyol

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial