img
El Bayern debe pensar que ganó lo que importa
img
Rodrigo Errasti | 13-01-2014 | 20:30

Voy a ser realmente breve, porque ya dije hace unos meses que mi opinión sobre el Balón de Oro era parecida a la dada por Juan Gómez Jurado meses atrás. Año tras año, y llevo muchos cubriendo este asunto, me parece absurdo debatir horas y horas de unos premios en los que nadie tiene claro los criterios y a veces los plazos (este año se confirmó con la apertura de plazo en noviembre).

Solo un par de detalles: el mejor gol de 2013 se marcó en 2012 y se ha decidido, y entregado, en 2014. El mejor técnico -el gran Heynckes- se ha jubilado en junio tras un triplete espectacular pero otro de los nominados a mejor entrenador se ha jubilado y ni siquiera acudió a la Gala porque estaba de vacaciones en Barbados. Es tan absurdo que ya nos parece normal y lógico que Cristiano y Messi no se den votos el uno al otro y lo justifiquen de la manera más ilógica posible.

No quiero entrar en si se puede hacer mejor o no, aunque es evidente lo que pienso desde siempre. Cualquier ganador hubiese sido justo. Todos los nominados al premio son siempre grandes jugadores y, sinceramente, a los futbolistas del Bayern poco debería importarles finalmente  que su exponente del triplete, Ribery, no haya ganado el premio individual. Ni que Robben no haya estado en un once en el que hay más futbolistas del Barcelona, a los que golearon en semifinales, que bávaros. Ni comentar que el Borussia Dortmund no ha conseguido meter uno ahí, pese a llegar a las finales.

Al igual que les pasó a Xavi e Iniesta en enero de 2011, cuando acudieron creyendo que ganarían el Balón de Oro 2010, lo importante lo habían hecho en el césped cuando fueron decisivos para ganar el Mundial. Ahí es donde marcaron diferencia. Y eso es lo que importa. Que luego te premien depende de otros factores, que la mitad de las veces no tiene que ver con el fútbol. Cech, en 2012, ganó casi el solito la Champions para el Chelsea. Y ni estuvo en el once ideal de 2012. O la ausencia de Simeone, el técnico que ha cambiado la tendencia de un club a la deriva hasta convertirlo en uno ganador. Sinceramente, si yo si fuese ellos, no me preocuparía.

Es como lo de la posesión, esa que ha perdido el Rayo de Paco los dos días que ha ganado sus únicos partidos en esta la Liga 13-14. Lo decisivo pasa en el campo. Y los que lo bordan lo saben. Y el resto, también. Bueno, menos esos que han quedado retratados cuando el año pasado renegaban del Balón de Oro y ahora lo adoran, o los otros que proclamaban su justicia.

A por el 2014. Hoy hay Liga, entre el cuarto y el quinto, y Premier. Y el martes, Copa con partidazo en el Calderón. Eso es lo que importa.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial