img
Música, hora y día
img
Rodrigo Errasti | 13-12-2013 | 05:38

La próxima semana, una vez que el lunes conozcamos los duelos de octavos, dejaremos de hablar por una temporada de la Champions League, la mejor competición deportiva. Al que le gusta el fútbol disfruta con ella, juegue o no su equipo del alma. Está perfectamente organizada, los partidos se disputan siempre los mismos días y en el mismo horario. Pasadas las primeras ediciones, se alcanzó el modelo perfecto: 8 grupos, dos clasificados por grupo, el tercero se rengancha en la Europa League; hay un precio estipulado por punto, victoria, gol y fase que se alcanza. Las obligaciones y normas también están perfectamente tipificadas, por lo que uno sabe qué sanción deportiva o económica tendrá. Estadios llenos, emoción a raudales e interés máximo en cada jornada. Hasta el final de la competición. Y hasta tiene una música reconocible que emociona. ¿Es tan complicado imitarlo?

Cuando el aficionado español sufre cada semana con la Liga y la Copa seguro que al menos le gustaría que se intentara algo parecido. Dice Platini que en España la gente está loca por el fútbol pero cada vez parece que menos. Platini puso cara de poker al saber que hay jornadas con diez horarios distinto pero no se mojó, aludiendo a que es decisión de cada país hacerlo como parece. Eso sí, recordó que aquella idea de una macro Liga europea, al estilo NBA, está ya en el olvido porque los clubes están contentos con la Cham pions y la Liga. Uno cada vez más nota un mayor desconocimiento de los horarios de los partidos de Liga. El espectador está confundido. Poco a poco les estamos alejando de los estadios. Quizá llegue entonces el momento en el que, como decía Mendilibar, haya que volver a hacer un llamamiento para que dejen de ver la tele y acudan a los campos. Se está pensando en una competición para el hincha de Tv.

Rompo una lanza en favor de los que lo intentan, porque hasta Platini reconoce que sufren para encontrarle un mayor gancho ante el huracán Champions al resto de sus competiciones, como la Europa League en la que Valencia, Sevilla y Betis se clasificaron con más eficacia que brillantez este jueves. “Lo estamos estudiando pero es difícil. Se juega martes y miércoles y existen propuestas para que la ‘Europa League’ se dispute esos mismos días, a las seis de la tarde, en lugar de jueves, y así perjudicar menos a los equipos en sus ligas nacionales. Pero existen grandes acuerdos con las televisiones y los días no se pueden modificar. El que tenga una idea para mejorar la competición que nos mande una carta, estoy dispuesto a escucharla, nos reconocía el francés en su visita a Bilbao.

Es evidente que algunas cosas se han cambiado, como que el campeón de esa Europa League dispute la Champions en la temporada siguiente (algo que no le sucedió ni al Atlético ni al Sevilla en sus ediciones). Eso es un estímulo, pero falta algo más. Esa misma medida parece imposible adoptarla con la Copa, seguro que con una plaza Champions en juego hasta los propietarios de los derechos de televisión se convencian que una torneo del KO a partido único es lo que se necesita para que todas las rondas de Copa tengan el mismo interés que la final. Puestos a pedir, se podía fijar una sede. Y un día. Con eso valdría. No haría falta ni tener música o un himno tan bonito como el de la Champions.

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial