img
Casillas, tercer portero
img
Rodrigo Errasti | 31-01-2013 | 00:54

El Clásico nos dejó muchas cosas, algunas de ellas esperadas al menos por un servidor: en duelos directos no hay tanta distancia entre ambos equipos como en la clasificación. El Barcelona es superior, pero nadie compite mejor que el Real Madrid. Va en el ADN blanco, poco tiene que ver con las personas que lo comanden, sea en el palco o banquillo. Es cierto que el Barcelona tuvo la opción de rematar el partido y casi la eliminatoria, pero le faltó centrar sus disparos. Ahora, con un 1-1, todo está abierto teniendo en cuenta que todo el mundo asume que habrá goles por ambos lados y el 1-1 obligará a que tengan que pelear por ganar el partido y, de paso, el billete a la final.

Ha sido un clásico de nombres inesperados. Al finalizar el partido, al ver ante los medios a Jordi Roura, Aitor Karanka, Varane y Diego López  transmitía una rara sensación, la confirmación de un cambio para que es necesario la aceptación de la nueva situación. Hace meses pocos hubiesen imaginado que ellos serían los nombre del Clásico. Empiezo por el último, el portero. Después del sainete formado a final de 2012 con la suplencia de Casillas, ahora ha sido José Mourinho el que ha faltado al respeto a Antonio Adán.

Siguiendo la lógica del técnico portugués si el canterano, que se marchará del club en junio, estaba mejor que Iker Casillas lo más normal es que, tras la lesión de Iker, se hubiera mantenido en el once ante los azulgrana. Antonio ha vuelto a ocupar plaza de banquillo, por lo que uno asume que cuando regrese ‘El Santo’ (justo antes del final de campaña) tendrá que asumir su rol de tercer portero en el club, pese a haber sido nombrado el mejor del mundo en 2012. ¿O será Adán el que se quede fuera? ¿Quién le faltará al respeto entonces?

La duda, también tenía pocas en torno a este asunto, se resolvió con la presencia del gran portero lucense bajo palos. Diego López estuvo algo dubitativo en las salidas pero en el 79′ acertó al ir al suelo ante Messi y transmitió seguridad, más allá de alguna parada de mérito. Siempre ha sido un gran guardameta. El otro futbolista de campo blanco destacado fue un Varane que estuvo soberbio evitando goles tras errores de sus compañeros de zaga y encima llegó a marcar. En las funciones para las que Zidane le recomendó no falló: muy rápido al corte para cerrar las constantes incursiones del Barcelona por su banda diestra, donde Arbeloa sufrió como sustituto de Marcelo, ante un Pedro tan eléctrico como impreciso.

El Santiago Bernabéu fue esa olla a presión, aunque sobraron los ya tan de moda insultos en todos los estadios, que siempre ha querido un José Mourinho al que no pudimos oír por el asunto de los porteros. Escuchamos a Karanka, pero no es lo mismo. Imagino que esa es la sensación que queda ahora: dentro de un mes, todo puede ser distinto.

PD: Aunque algunos dicen que ha perdido alguna de sus muchisimas virtudes, Carles Puyol es tan grande y lo demuestra cada partido que es uno de esos futbolistas a los que siempre respeta el rival. Un capitán digno del rugby.

  • http://www.grada360.com/usuario/fulano fulano

    Qué grande es Puyi!

Sobre el autor Rodrigo Errasti
Periodista especializado con 15 años de experiencia en medios deportivos nacionales e internacionales como Marca o Eurosport antes de llegar al Grupo Vocento, donde ha sido director de Grada360 y ahora es redactor jefe de deportes de la Agencia Colpisa. Ha trabajado en todos los soportes (internet, prensa, radio y televisión) siendo referencia en el sector de las redes sociales. Ha cubierto información de todos los equipos españoles de fútbol en competición continental, selección española, finales europeas entre otros grandes acontecimientos. Si bien se ha centrado en información de fútbol es un apasionado de todos los deportes, aunque siente una pasión especial por el ciclismo.

otros blogs del mundial