Blogs

remartini

Remartini Seco

Una bestia

 

La columna gastronómica de este sábado es telúrica.

 

 

 

 

 

 

Cocinar te convierte en una bestia. De alguna forma, la Naturaleza te devuelve al lugar de donde tus ancestros huyeron siglos atrás. Uno de los primeros placeres que descubrí cuando empecé a guisar fue el despiece de animales: comprar un pollo entero, sacarle las pechugas, descoyuntar los muslos, contramuslos y las alas aprovechando el giro de sus articulaciones, y despejar el lánguido esqueleto para con verduras preparar  un caldo. Aquel aprendizaje fue un acto regresivo, innecesario como cliente, y que además realicé por burda imitación. Desde pequeño me hipnotiza ver trabajar a un carnicero o a un buen pescatero: sus movimientos precisos con cuchillos descomunales, el riesgo de presenciar un accidente en directo, el brillo de las carnes recién seccionadas, y el tacto, casi telepático, que transmite su soltura al manejar el género. Ese espectáculo circense y primitivo es el que llevo años plagiando en casa con gran felicidad, con felicidad bestial. Con el tiempo he añadido otros comportamientos cavernícolas: huelo todo con profundidad de rata, muerdo las verduras en crudo antes de arrojarlas a la cazuela, pruebo cualquier plato en sus distintos estadios, me corto, me quemo, me entusiasmo amasando, me exalto con el mortero, canto mientras controlo el sofrito, aliño las ensaladas con las manos y con ellas giro los mariscos, filetes o cualesquiera ingredientes cuando los cocino a la plancha. He de reconocer que muchas veces, al acabar estos trajines, descubro, con cierto asombro, que me he puesto cachondo. Y me río como una hiena.

.

.

.

 

Temas

The Primtives

PINCHOS Y CHATOS SERVIDOS SIN ORDEN NI CONCIERTO PARA ALIMENTARTE ALGUNOS RATOS SUELTOS

Sobre el autor

Hay más Remartini (en formato largo) aquí: http://blog.elcomercio.es/remartini/

December 2014
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031