El Diario Montañes

img
Fantasmas
img
Andrés Fernández | 15-03-2012 | 12:53

 

Es imposible abstraerse a la necesidad de sacar la cámara fotográfica y plasmar estos días de niebla en Santander, luego miramos los resultados en el ordenador y nos cagamos en sus muelas. Fotos empastadas, carentes de definición, de colorido, de textura, posiblemente unos churros de la leche.

Un detalle importante a tener en cuenta es la utilización de teleobjetivos, lo vemos todo muy bonito pero los resultados no suelen ser los esperados, sobre todo a la hora de publicarlo en prensa. Las tramas utilizadas en la impresión no suelen ser tan pequeñas como las que se usan en revistas, ni la calidad del papel, eso acentúa el “empastamiento” de la imagen.

Si utilizamos un objetivo corto, angular, nos aseguramos los elementos mas cercanos a la toma con definición y algo de tono, dejando que la vista se valla perdiendo en el horizonte y juntándose con la niebla, dando lugar a imágenes fantasmales de personas casi flotando en la lejanía, ( lo cierto es que ese tipo de personas las vemos igual con niebla o sin ella, fantasmas los hay a todas horas).

Los fenómenos atmosféricos me encantan, lluvias torrenciales, temporales de mar, de viento, nieblas, nieve e incluso altas temperaturas. Cada situación tiene sus truquillos y a fuerza de años de experiencia te vas haciendo con ellos.

Hablando de fantasmas, hace años recibí una llamada en el móvil de un famoso escritor, me decía que había llegado a su poder una fotografía tomada por mi en la playa de El Camello, en ella se veía una figura “humanoide” en lo alto de una isla que está situada en la misma playa. Tras el secretismo y las pausas alargadas con las que me hablaba me desveló la situación. Un amigo se la había mandado, indicándole que el “humanoide” de lo alto de la isla podría no ser de este mundo, yo no salía de mi asombro, había fotografiado un extraterrestre y me había quedado tan pancho.

Tras quedar en que le llamaría en cuanto recuperase la foto de mi archivo, me dirigí a casa excitado, con los pelos como escarpias, ( los de los brazos mayormente, en la cabeza poco queda).  Localicé la imagen y mi gozo en un pozo, el extraterrestre no era otro que la escultura de Neptuno, obra de Ramón Muriedas, que al utilizar un teleobjetivo grande y tener el foco en el fondo de la imagen, justo en la península de la Magdalena, estaba desenfocado y en un primer termino, con lo cual parecía “flotar” en la isla. Juan José Benítez se quedó sin su extraterrestre, sin su libro y yo con cara de gilipollas al ver la foto. Me encantan los fantasmas.

Categorías

Últimos Comentarios

R0t02 26-08-2014 | 13:36 en:
El Mundial y mi pepino
albertolosa 19-03-2014 | 12:26 en:
Con carné de manipulador
NICOL 19-03-2014 | 11:12 en:
Con carné de manipulador

Otros Blogs de Autor