img
¿Zafios, fascistas, incultos y cerriles?, de verdad, háganselo mirar
img
Nieves Bolado | 17-06-2015 | 18:32

Si admiro -más bien poco- a los franceses es porque son gente sin complejos. Cantan la marsellesa frecuentemente y sin aspavientos, exhiben su tricolor donde sea preciso (o les salga de donde a los franceses les salgan las cosas), han patentado el chauvinismo, han prohibido el velo integral en las calles, colegios y centros públicos, fríen las patatas con mantequilla, e inscribieron la tauromaquia como Patrimonio Cultural Inmaterial, auspiciados por la Unesco, aunque luego hubiera que rectificar por orden judicial. Pero lo hicieron. Muestra de valor y reconocimiento de sí mismos.

Francia se convirtió así en el primer país del mundo en tomar esta decisión. Antes que España. Olé vos saints oeufs. Son los franceses personas tenidas por refinadas y cultas, inventores de la nueva cocina, forjadores de la Revolución Francesa, instauradores de la guillotina, escritores de algunas de las mejores páginas de la literatura universal, referentes en el Arte… y capaces de enterrar sin sonrojo a Napoléon de tal manera que los turistas, si quieren ver su famosa tumba, tengan que doblar la cerviz.

Viene esto a colación por la deriva antitaurina que se está haciendo hueco desde un sector bastante minoritario (sí, sí, minoritario) de español@s que ven en el arte de la tauromaquia costumbre de gentes zafias, ignorantes, crueles, cerriles, incultas, e incluso, fascistas. ¡Vaya por Dios! Todo ello sin saber que conspicuos personajes tenidos por iconos de la cultura más progresista no solo han gustado, sino que se han vanagloriado de ser taurinos. Muchos lo hicieron en tiempos en que una corrida de toros era un espectáculo visualmente duro, cuando en la plaza, con frecuencia, morían toros, toreros, caballos, alternos y subalternos.

¡Venga! Habría que recordar,  o mejor informar, a los intolerantes sobre algunos de los más recientes taurinos declarados: Bertol Brech, Gabriel García Márquez, Rafael Alberti, Pablo Picasso, Federico García Lorca, Ernesto Ché Guevara, Caballero Bonald, Albert Camus, Lluys Companys, Joaquín Sabina, Julio Cortázar, Rainer María Rilke, Vicente Aleixandre, Leopoldo Panero, Ramón Tamames, Max Aub, Valle Inclán, Jean Cocteau, Charles Chaplin, Arturo Pérez Reverte, Antonio Machado, Luis Cernuda, Enrique Tierno Galván, Francisco Nieva, Juan Manuel Serrat, Luis Buñuel, Pedro Almodovar, Gerardo Diego, Miguel Hernández, Manuel Machado, Indalecio Prieto…  por nombrar algunos que son o fueron fervientes taurinos. Entonces,  ¿fascistas, incultos, crueles, brutales, ignorantes, zafios…? De verdad, háganselo mirar.

¿Qué les sugiere esta opinión?: “El toreo es la riqueza poética y vital mayor de España, increiblemente desaprovechada por los escritores y artistas, debido principalmente a una falsa educación pedagógica que nos han dado y que hemos sido los hombres de mi generación los primeros en rechazar; creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo”. (Federico García Lorca).

¿Y esta?: “Si hay algo arraigado al tuétano cultural de España, son los toros. Llevo la fiesta en la masa de la sangre”. (Antonio Gala).

O esta otra: “El que no quiera ir a los toros, que no vaya Y que se dejen de tocarnos los cojones, que hay cosas más importantes. Que no hablen de ecología ni de amor a los animales porque no conozco a nadie que los ame más que los ganaderos y los toreros. Si yo fuera animal, me gustaría ser toro de lidia: a ninguno se lo respeta más. Ninguno está mejor tratado”. (Joaquín Sabina).

¡Anda, que esta!:  “Los toros son el acontecimiento que más ha educado social, e incluso políticamente, al pueblo español. La fiesta enseña a valorar con justicia y a apreciar con finura la validez del juicio” (Tierno Galván en su libro ‘Los toros, acontecimiento nacional’ Ed. Turner).

O esta misma: “…avergonzado porque un compatriota mío junte firmas para abolir esta tradición noble de mirar a los ojos a la eternidad, el arte y la muerte: las corridas de toros”.(Andrés Calamaro, ‘El tercio de los sueños’ Album ‘Alta suciedad’).

Se utiliza con demasiada frecuencia los insultos para contraponer una opinión a la del contrario. Cada día, y así hasta el 12 de octubre, cientos de miles de ciudadanos se sentarán en una plaza para ver toros. ¿Zafíos, incultos, brutales, cerriles? Responda usted mismo.

 

 

Sobre el autor Nieves Bolado
Nieves Bolado Argüello nació en Torrelavega en 1955 y es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y doctora en el área de Historia del Periodismo. En 1982 comenzó a ejercer su profesión de periodista. Fue responsable de la delegación de El Diario Montañés en Torrelavega. En 2010 fue nombrada redactora jefe de El Diario Montañés integrándose en la redacción central. Ha escrito varios libros, entre ellos, uno dedicado a la historia taurina de Torrelavega.