CRISIS Y TRABAJO

La crisis financiera y económica ha llevado a potenciar a una nueva camada de empleados y de profesionales que tienen la capacidad suficiente para abstraerse de los problemas y reconvertirlos en oportunidades. Están permanentemente desarrollando habilidades, con el fin de adaptarse a los cambios de escenario.. Sin embargo, siempre se habló de conjuntos generacionales que compartían determinados atributos. Por años, quienes trabajan en recursos humanos, han tratado de dilucidar qué es necesario para captar, contener y retener a cada uno de los miembros de estos grupos. Conjuntamente a las ya existentes, y ante la crisis laboral y económica que vive el mundo, ha nacido una nueva categoría que tiene una característica diferencial a las anteriores: se centra principalmente en características personales que definen a sus miembros: la denominada generación Flux. Se trata de profesionales que pueden gestionar sus tareas en el caos, o en medio de un mar de problemas, y salir airosos.

En un escenario de crisis, el empleo se ha vuelto una definición inestable. “Hace mucho que estábamos acostumbrados a que el empleo dio paso al trabajo y a que la estabilidad es ya una quimera. Vivimos un momento histórico donde el cambio es lo estable y la estabilidad lo relativo”

En un escenario donde predecir es cada vez más difícil, van ganando lugar aquellos profesionales que son capaces de gestionar el cambio constante, aquellos que encuentran oportunidades -y no problemas- en el caos; los que tienen la capacidad de actuar con frialdad cuando las papas queman. Eufemismos como “piloto de tormentas” se vuelven cada vez más usuales en los tiempos actuales.
Charles Darwin afirmaba que el más adaptable al cambio sobrevive al más inteligente en el proceso evolutivo. Esto, que describe el proceso de selección natural, es de aplicación constante en el mundo de trabajo actual. Y es una de las características de los miembros de la generación nueva

Los Flux son hombres y mujeres, de todas las edades y niveles formativos, que han sabido avizorar el escenario cambiante y desarrollar las estrategias necesarias para sobrevivir. Son personas de mentalidad abierta y predispuestas al cambio; evalúan todas las implicancias de cada proceso de cambio para poder reinventarse constantemente y ofrecer su mejor perfil al mercado del trabajo. Son multiculturales, abiertos y dinámicos en las decisiones. También valoran y consideran la opinión de todos los implicados, adquieren conocimiento externo, practican la escucha activa e incorporan procesos colaborativos para guiar a las organizaciones en situaciones complejas. No tienen miedo a lo desconocido. Por el contrario, creen que gestionar esos temores a lo que pueda llegar a suceder es su principal desafío.
En ese aspecto, los expertos en Gestión de Personas consideran que los nuevos tiempos laborales estarán dados por escenarios inestables, en los que los profesionales y empleados deben estar permanentemente dispuestos a desarrollar nuevas habilidades y hallar las ventajas competitivas respecto de los potenciales competidores.
Predecir lo que puede suceder con la economía y el empleo ya no es una tarea sencilla. Sin embargo, obliga al capital humano a tomar recaudos para no quedar afuera.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.