img
Categoría: Clasico
El Barça aprovechó mejor su fase de dominio

Antes del partido preveía un partido mucho más igualado de lo que las tendencias de ambos podían habernos hecho imaginar. El Real Madrid compitió bien, quizá mejor que en ningún otro encuentro de lo que llevamos de 2015. Mostró personalidad, quiso ser protagonista y llevar la iniciativa ante un replegado Barcelona.
De hecho, fue superior durante muchos minutos a su rival pero no aprovechó las fases en las que fue dominador del ritmo y del balón. Su primera parte fue muy buena, con los futbolistas siendo intensos con el balón, un gran trabajo en medio campo liderados por un Modric sobresaliente en sus cometidos -brillantez en la creación y perfecto en la colocación defensiva-. Y sobre todo un diferencial Benzema con sus movimientos. Impuso su fútbol, pero no aprovechó sus opciones como sí hizo el Barça, que se mostró comodísimo con marcador a favor y espacios.
Sobre todo en la segunda mitad, en la que el Real Madrid, comenzó a perder balones que en el primer tiempo llegaban a su destino. Muchos de ellos acababan en Messi más centrado. El Barcelona tuvo más ocasiones y su dominio en el cierre de partido fue notorio. El 3-1 estuvo en las botas de Neymar, pero se mostró a veces demasiado ansioso en la finalización. Luis Enrique entendió bien que el partido necesitaba más jugadores en el centro del campo, que evitaran un constante intercambio de golpes. Un mayor control que logró con la presencia de Xavi, Busquets y Rafinha en el campo.


Si tuviese que elegir unos protagonisras de este partido, que si estuvo a la altura de las expectativas, me quedaría con uno por línea: Bravo, Piqué, Modric y Benzema. El Real Madrid debería sacar conclusiones positivas de lo sucedido y quedarse con las señales de mejoría reales, aunque en caliente solo vea una derrota que quizá le complique la Liga. Por último, el encuentro me deja algo positivo para todos de cara a Europa. Si estos dos equipos rinden a este nivel quizá vuelvan a competir entre ellos por la Champions League.

Ver Post >
Un Barça dominador y un Madrid replegado

Este Clásico tendrá, a prori, a un Barça que, por personalidad y ser local, tendrá el mano y la iniciativa del duelo. Al Madrid no le va mal, intentará buscar espacios estando replegado. He leído estos días que Ancelotti ha estado trabajando el repliegue y la salida en velocidad. Tiene jugadores para elaborar, como se vio en la ida, pero en esta ocasión quizá opte por no debatir la posesión y esperar, sin dejar que corra el Barça, al que le gusta mucho jugar mucho en el campo del rival, quedarse a apretar y a partir de ahí volver a atacar.
Por supuesto, habrá distintas fases en el partido y el Madrid también querrá quitarle la posesión ya que sus tres jugadores del medio campo (Isco, Modric y Kroos), acostumbran a ser protagonistas con la pelota, buscando combinar con el tridente al espacio. Ancelotti desea tener elaboración y Kroos es el jugador para iniciar desde atrás cerca de los centrales. El alemán fisicamente no está bien, quizá ha notado la ausencia de Modric, que le ayudará a iniciar el juego de toque y elaboración.
Es cierto que en esta fase de la competición, el Real Madrid ha tenido dificultades en los últimos partidos. No ha competido todo lo bien que le hubiese gustado, quizá le ha faltado esa intensidad que sí mostró durante los partidos de las últimas semanas de 2014. Estoy seguro que en el Camp Nou sí lo hará. No llega en el mejor momento de forma, pero responderán bien y lo harán por las ganas de sus futbolistas.


No se pasa de estar mal a jugar muy bien en unos días, no suele suceder porque las tendencias es complicado variarlas en sólo unos días pero seguro que en un partido así estarán muy atentos y concentrados. Imagino un partido mucho más igualado de lo que muchos han podido imaginar en función de las sensaciones de las últimas semanas.

Una de las claves del partido también será ver el rendimiento del centro del campo azulgrana. Imagino que Luis Enrique, si no está completamente recuperado de su lesión, apostará por no forzar con Sergio Busquets y pondrá a Javier Mascherano en el medio y a Mathieu atrás junto a Pique. El argentino tiene oficio, conoce el puesto y es correcto con el balón. Tiene unas condiciones distintas a Sergio, que tiene una claridad y agilidad para mover más rápido el juego pero su mentalidad e inteligencia táctica son dos virtudes importantes en un partido así. Con Busquets el equipo tiene un punto más de velocidad en la elaboración, genera un mayor ritmo ofensivo que puede ser clave ante rivales replegados pero quizá Mascherano aporta una mayor presión cuando su equipo no tiene la posesión.
Y por último, influirán las estrellas: Cuando Messi está bien, está a gusto y aparece, es determinante. Y ahora su aportación ahora mismo es diferencial.

Ver Post >
El gol de Pepe decidió el partido

El Real Madrid alargó su buen momento logrando una victoria que le deja a un punto del Barcelona y una gran sensación entre sus aficionados. Lo cierto es que esta vez el clásico fue un partido entretenido y bonito que ganó el equipo que mejor supo jugar sus bazas.

Pese a que el equipo de Luis Enrique se adelantó muy pronto (es evidente que Neymar ha comenzado la temporada a un nivel excelente) la primera parte fue muy igualada. Los locales encontraron la forma de hacer daño a su rival a base de calidad, verticalidad y velocidad, aunque corriendo ciertos riesgos que el Barça no supo aprovechar.

Una de las claves del partido llegó entonces, y me refiero a la clara ocasión de Messi que el argentino no supo convertir en gol. El 0-2 hubiera cambiado el encuentro, pero ocurrió todo lo contrario: un penalti permitió a Cristiano llevar el empate al marcador. Quedaba toda la segunda parte, y ahí el equipo de Ancelotti supo definir como sólo los mejores lo hacen.

Fue Pepe el protagonista esta vez con uno de esos goles determinantes. El 2-1 hizo mucho daño al Barça y el Real Madrid acabó de entender que era su partido, dándole oportunidad de explotar su velocidad con el marcador a favor. El equipo de Luis Enrique se descontroló a partir de ese momento, perdiendo con frecuencia el sitio. Finalmente llegó el tercero de los blancos, confirmando que la victoria se iba a quedar en el Bernabéu.

Me parece importante reseñar que la posesión del balón estuvo bastante igualada, mucho más de lo que venía ocurriendo en años anteriores cuando Real Madrid y Barça se enfrentaban.

Ver Post >
Sobre el autor Luis Milla

OTROS BLOGS DEL MUNDIAL

    otros blogs del mundial