img
Puñetazo en la mesa del fútbol mundial
img
Luis Milla | 08-07-2014 | 22:22

Histórico puñetazo en la mesa del fútbol mundial por parte de Alemania. Por encima del espectacular resultado, Low y sus jugadores han afianzado una idea de juego que su Federación lleva años preparando. Ayer todo eso dio sus frutos y de cara al futuro este partido servirá de referencia.

¿Cómo es posible que haya esa diferencia en juego y resultado entre dos equipos? Brasil tenía dos bajas importantes, pero lo ocurrido va mucho más allá. La sensación que dieron los de Scolari era la de un grupo que no sabía digerir los golpes que le daba el rival. No había reacción.

Brasil fue un equipo sin alma. Un conjunto que no está hecho para jugar con balón, pero lo grave y sorprendente fue que sin el esférico tampoco jugó. Algo ha pasado en esa selección. Los jugadores se miraban, sin respuesta. No había ningún tipo de ayudas, no hablaban. Y me sorprende mucho porque jugaban en casa. Alemania sabía qué hacer en todo momento, teniendo muy clara su idea de juego; Brasil esta vez no.

A nivel táctico, los germanos acertaron de inicio. Alemania salió muy bien, con Khedira y Kroos apretando a los centrales para que no sacaran fácil el balón. Brasil no quiere jugar por dentro y son los defensas los que organizan la salida del juego, así que siempre estuvieron molestos con la presión alta teutona. Así, Low evitó ocasiones de gol en los primeros minutos, que es lo que dio vida a los anfitriones ante Colombia. Lo más importante es que consiguió cortar la conexión entre Brasil y su público. Sin acercamientos al área, el estadio no se lo creyó y eso, unido a una efectividad tremenda, permitió a los de Low matar el partido de forma muy temprana. Si a eso le unes que Brasil no tuvo actitud ni armonía, el resultado resulta claro. Un verdadero repaso.

Los de Low tienen varios registros, muchos, son un equipo muy equilibrado, con jugadores de todo tipo y una columna vertebral impresionante. Cuenta con buenos defensores, goleadores, un portero extraordinario y centrocampistas que han crecido mucho. Trabajan una idea española de juego, pero con un toque robo y salida rápida más alemán. Ayer definieron muy bien y, aprovechando su momento,  borran del mapa a su rival.

Alemania es un equipo convencido y, para mí, el favorito en la final. Da igual el rival que finalmente tenga. La victoria de ayer inyecta una adrenalina extraordinaria a sus jugadores que, además, no tuvieron el desgaste físico que creo va a tener la otra semifinal. Low pudo incluso quitar a tres jugadores importantes en la segunda parte para economizar esfuerzo. Seguro que lo de hoy es mucho más exigente y, sobre todo, igualado.

Sobre el autor Luis Milla

OTROS BLOGS DEL MUNDIAL

    otros blogs del mundial