img
Luis Suárez se ha buscado un castigo ejemplar
img
Luis Milla | 28-06-2014 | 16:18

Luis Suá­rez tie­ne un pro­ble­ma y es una co­sa que tie­ne que ha­cer­se ver. Hay que mi­rar lo que le pa­sa al chi­co. Es un gran ju­ga­dor, un fut­bo­lis­ta de ca­te­go­ría, y su reac­ción es preo­cu­pan­te. Es re­in­ci­den­te, ya ha mor­di­do a los ri­va­les en oca­sio­nes an­te­rio­res y la FIFA ha to­ma­do una me­di­da que pre­ten­de ser ejem­pla­ri­zan­te. Y él de­be te­ner cuen­ta que de­be ser cas­ti­ga­do con ro­tun­di­dad por­que lo que ha he­cho es una bar­ba­ri­dad.

Le han im­pues­to nue­ve par­ti­dos de sus­pen­sión con Uru­guay y cua­tro me­ses sin po­der ju­gar su club. La san­ción en el ca­pí­tu­lo de la se­lec­ción es equi­li­bra­da, es ese ob­je­ti­vo de sub­ra­yar que es re­in­ci­den­te, que no lo ha­ce por pri­me­ra vez. Se pue­de dis­cer­nir si los cua­tro me­ses sin po­der com­pe­tir tam­po­co con su equi­po (de mo­men­to, el Li­ver­pool) son una san­ción ex­ce­si­va y de­ma­sia­do du­ra.

Luis de­be te­ner en cuen­ta que los gran­des fut­bo­lis­tas son una ima­gen pú­bli­ca y tie­nen que dar ejem­plo, es­pe­cial­men­te an­te los ni­ños. Le ob­ser­van mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y su com­por­ta­mien­to es gra­ve. Un de­por­tis­ta im­por­tan­te de­be ser un ejem­plo y él no es un ejem­plo.

Sobre el autor Luis Milla

OTROS BLOGS DEL MUNDIAL

    otros blogs del mundial