img
Viajar a Disneyland Paris – Parte 1
img
Marta Muñoz | 24-03-2015 | 21:07

Cuando yo era pequeña conocía la existencia de los parques Disney  igual que casi todos los de mi generación: a través de series y películas. Aunque sabía que eran lugares reales, a esas edades para mí era tan factible la idea de visitarlos como ir al Astoria de Los Goonies, la Nueva York de Big o las playas de Los Vigilantes de la Playa.

Que se note que una estaba llena de cultura televisiva.

 

 

¿Cómo olvidar el episodio de ‘Padres Forzosos’ en el que van a Walt Disney World y Michelle se pierde y luego es nombrada Princesa por un Día y va en la carroza con las princesas? Imposible, fue épico.

En 1992 Disneyland Paris abrió sus puertas y puso el sueño de visitar un trozo de magia un poco más al alcance del común de los niños españoles. París no era Orlando, tú mirabas el mapa de España y Francia era lo que estaba pegado, ya la cosa no sonaba tan rocambolesca.

Cuando tenía veinte años fui al Parque por primera vez. Pasé unos días en París con mi media langosta y decidimos pasar una noche en Disneyland para ver qué era aquello. El flechazo fue total y absoluto y desde entonces tuvimos en mente la idea de volver, pero por unas cosas o por otras hubo que cancelar y postponer el viaje varias veces.

Por fin, en las navidades de 2013, mi pequeña familia pudo viajar a Disneyland París. No era mi primera vez pero sí la primera con los niños, me hacía mucha ilusión y fue un viaje preparado durante meses. Hay tantas cosas, tantas opciones, tantos trucos, atajos, tanto… que un viaje bien planificado me parece fundamental para aumentar las papeletas para que sea un éxito. ¿Que se puede viajar a la aventura, sin expectativas ni saber qué vas a encontrar? ¡Por supuesto! Pero yo prefiero saber que si dejo de hacer algo ha sido porque elegí y descarté, no porque no me enteré de que tal cosa existía. Y si vas con niños pequeños hay temas logísticos que es mejor llevar controlados.

Voy a intentar plasmar la información más importante que saqué de esos meses de preparación y de la propia experiencia del viaje. Esta es una guía personal. No pretendo profundizar en los detalles más técnicos que están tan a mano en páginas oficiales y no oficiales de Disneyland Paris, aerolíneas, hoteles… pero sí incluir algunas cosas que a lo mejor no están tan claras si no las has vivido en primera persona, pequeños detalles y trucos y valoraciones personales. Las opiniones son mías y lógicamente estarán influenciadas por mis experiencias, mi configuración familiar, y mis gustos, pero espero que puedan ser útiles. Como es una guía larga la publicaré en cuatro partes.

Para empezar, unas pocas dudas preliminares que creo que pueden surgir cuando planeas ir a Disneyland con niños.

 

¿Es Disneyland París un sitio solamente para niños?

 

Rotundamente NO. Entiendo que si alguien no le ha prestado mucha atención al tema se queda con la imagen de Mickey y muchos niños con orejitas, el castillo.. y poco más.

Disneyland Paris es más que un parque de atracciones, pero tiene atracciones espectaculares. Es un parque temático con tal nivel de preciosismo y detalle que sólo un adulto podrá apreciarlo de verdad. No se viaja al parque por su gastronomía, pero tiene restaurantes estupendos, hay alternativas a los típicos establecimientos de comida rápida de los parques de atracciones y otros parques temáticos. Las cabalgatas son para disfrutar a cualquier edad y los espectáculos son para diferentes públicos. El espectáculo que se representa en el castillo al cierre del parque (Dreams) puede poner la piel de gallina al más curtido (lo sé de buena tinta, no voy a dar nombres porque mi madre me lee pero vi alguna lagrimita…)

Por supuesto, tampoco me parece requisito llevar niños para ir al parque y disfrutarlo.

En mi viaje había tres generaciones juntas, y si tengo que decir cuál de ellas disfrutó más tendría problemas para decidir. Pero puede que ganase la abuela

Está claro que si el “rollo Disney” no te atrae en absoluto y odias los parques temáticos y las atracciones es más difícil que te guste el sitio, pero eso no tendrá que ver con el hecho de ser un adulto o un niño.

 

Entonces, ¿a qué edad debería llevar a los niños para que lo disfruten al máximo?

 

Pues esto también depende de varios factores, para mí la principal variable es si tienes claro que sólo irás una vez o pretendes volver. Es decir, si buscas una edad para llevarles por primera vez o para llevarles una única vez.

Cada etapa tiene su encanto, con tres años se creen que todo lo que están viendo es real, Mickey es Mickey, no un personaje disfrazado. Si le preguntas a mí hija que quién le invitó a comer en su palacio mientras estuvo en Disneyland te dirá muy convencida que Cenicienta, y ella realmente cree que estuvo comiendo en casa de Cenicienta y se encontró con Ariel y Aurora y el príncipe Felipe allí.

Probablemente a los cinco o seis años esa inocencia empiece a desaparecer, pero a cambio disfrutarán más de las atracciones ya que se abre el abanico de las que pueden usar, de la ambientación… la logística será un poco más sencilla con ellos y recordarán más lo vivido.

A partir de los ocho años inocencia poca, pero pueden participar más de la ilusión y la anticipación, los preparativos, apreciarán más los espectáculos y los detalles y podrán disfrutar de la mayoría de las atracciones; también serán capaces de lidiar mejor con el cansancio. A partir de los 120 cm de altura pueden acceder a todas las atracciones exceptuando la montaña rusa Indiana Jones y el Templo Maldito, Space Mountain y Rock’n Roller Coaster.

Si tuviera que llevar una única vez a mis hijos sería en el tramo entre los 5-8 años, cuando pueden disfrutar de más cosas pero aún no hay perdido el espíritu de niños. Si lo que te preguntas es cuándo llevarles por primera vez, los 3-4 años me parecen perfectos.

Por supuesto esto es tremendamente subjetivo y  depende mucho de cómo sean los niños. Yo no niego que un niño de uno o dos años pueda disfrutar en el parque, por supuesto que de algo se enterará, pero si la pregunta es si merece la pena organizar el viaje para ese niño… no, no lo creo. Otra cosa es que los padres quieran disfrutarlo ellos mismos y, de paso, que el niño se lo pase bien, en ese caso… ¡adelante! Y habrá niños de 9 años que sean como preadolescentes y niños de 9 años que aún tengan rondando al bebé que fueron y se tiren en plancha para que Buzz Lightyear les estampe su autógrafo.

Pero insisto, cada etapa tiene su encanto y no hay edad equivocada par ir.

 

¿Se aburrirán los chicos con tanta princesita y tanto castillo?

 

Parece que la publicidad de Disneyland Paris insiste en hacer hincapié sobre sus iconos más “rosas”, el Castillo de la Bella Durmiente, las Princesas Disney, o los personajes clásicos (Mickey, Minnie, Pluto, Goofy, Campanilla…) Y aunque esas cosas son disfrutables sin importar el género, sabemos que a un chico de 8 años puede tener gustos distintos a los de una chica de 8 años. Eso es así.

Creedme, en los parques hay de todo. De hecho, aunque la zona más icónica (Fantasyland) encaje más con el prototipo de gustos princesiles y sea la más publicitada, hay tres zonas más que son para todo público. Frontierland con su ambientación del Oeste y la frontera sur, Adventureland con su Barco Pirata y su cabaña de Robinsones, Discoveryland con sus guiños a Toy Story y la ciencia ficción. Y en los Walt Disney Studios hay atracciones y espectáculos para todos. Mi hija lo mismo bailó con Cenicienta que se tiró a los brazos de Buzz Lightyear o charló con Jack Skeleton.

Con la compra por parte de la Walt Disney Company del universo Marvel y la franquicia Star Wars es previsible que esa diversidad aumente (ya está presente en forma de merchandising en los parques)

 

 

¿Cuáles son las mejores fechas para viajar?

 

Una vez más, esto va en función de prioridades, gustos, presupuestos, disponibilidad de fechas… Yo voy a repasar los puntos en los que me fijaría para elegir fecha.

 

 TEMPORADA TEMÁTICA  en la que nos gustaría ir sabiendo cuáles son las campañas del parque. Este año se divide en cuatro campañas:

 

 

 

La temporada de primavera, con el lema ”Swing into Spring”, que va del 1 de marzo al 31 de mayo. Disneyland Paris se vestirá con lo colores de un jardín en flor e incorpora novedades para la temporada: el tren primavera de Minnie, el número musical con Mary Poppins al frente, la incorporación de Mérida en el Pabellón de las Princesas…

 

 

La temporada de verano, que nos traerá el “Frozen Summer Fun” del 1 de junio al 13 de septiembre. Disneyland París se convertirá en un trocito de Arendelle para recibir a Elsa y Ana, que podrán ser vistas paseando en su calesa y tendrán espectáculo propio con un “sing along” y otras sorpresas aún no desveladas.

 

 

El festival de Halloween, que empieza a mitad de septiembre y se alarga hasta primeros de Noviembre. El halloween de Disneyland Paris es más europeo que americano y, aunque saque a pasear a sus villanos más famosos su estética se basa en la iconografía de la cosecha.

 

 

La temporada de Navidad, de la segunda semana de noviembre hasta el día después de Reyes. En Navidad el parque tiene dosis extra de magia, la decoración y el ambiente son espectaculares. Para mí, la temporada más especial. Aún no sabemos qué programación nos traerá este año, pero seguro que nos sorprenderá positivamente.

 

Cada campaña implica cambios en la decoración de los parques, incluyendo hoteles, restaurantes, tiendas… cambios en las cabalgatas, nuevos espectáculos, los personajes que están disponibles en las fotolocalizaciones… podemos elegir según nuestra ambientación preferida.

 

 TEMPORADA (según afluencia) . De la temporada alta a la super baja las diferencias de precio pueden ser tremendas, usando sólo un criterio económico sería incomprensible viajar en una temporada que no fuera la más baja de poder elegir fecha. Pero hay que sopesar bien pros y contras.

Julio y agosto, Navidad durante las vacaciones escolares francesas, Semana Santa y los puentes franceses son los momentos de mayor afluencia.

 

 

Elijas la fecha que elijas, yo recomiendo comprobar primero que tu estancia no coincida con una festividad o vacaciones escolares en Francia. Al final la mayoría de los visitantes son franceses y la afluencia va a depender principalmente de su calendario.

Podéis consultar el calendario de este curso aquí.

 

DÍA DE ENTRADA. El momento de la semana en la que entraremos y disfrutaremos del parque también tiene su peso. Si te alojas en un hotel Disney o asociado, el día de entrada determina el precio de tu estancia, la estancia será más barata entrando un domingo que un viernes o sábado.En cuanto a afluencia, la diferencia entre el fin de semana y los días de entre semana puede ser enorme. Incluso en épocas que son tranquilas entre semana, como puede el principio de la campaña de Navidad, los fines de semana son como temporada alta.

En mi opinión, si se puede, es mejor evitar el fin de semana, especialmente si viajas con niños pequeños (y carrito…) Si planeas hacer una visita a la ciudad de París mientras estás en Disneyland y algún día de tu estancia coincide en fin de semana, aprovecha ese momento. Y si no se puede… pues a disfrutarlo igualmente, pero con un poco más de paciencia.

 

LA METEREOLOGÍA. El clima parisino es tan variable que realmente no sé hasta dónde se puede usar para determinar fecha. Obviamente en verano las temperaturas serán más altas y en invierno más bajas, pero la lluvia está presente todo el año, puede hacer un tiempo casi veraniego en octubre o helar y llover; en diciembre / enero puedes encontrar nevadas y frío pero también un tiempo luminoso y despejado. En el mismo día puedes encontrar lluvia, sol, nubes, viento. París es así. Yo he ido en septiembre y he visto llover y he ido en diciembre sin ver una gota.

 

¿Cuántos días necesito para ver el parque?

Otro punto muy subjetivo. Obviamente a dos adultos que vayan solos les cundirá más el tiempo que a dos adultos con niños, la edad de los niños también será un factor. Un día de temporada alta se puede tardar el triple en hacer las mismas cosas que un día de temporada baja. Una persona alojada en los hoteles Disney puede tener hasta dos horas más para disfrutar del parque.

Quien se haya interesado por este destino probablemente ya sepa que en realidad no es “el parque”, sino “los parques”. Porque el resort incluye el parque Disneyland con sus cinco zonas (Main Street, Fantasyland, Adventureland, Discoveryland, Frontierland) y los Walt Disney Studios. Además hay una zona de ocio, restauración y compras a la entrada del parque llamada el Disney Village.

Creo que para no irse con la sensación de haber dejado mucho por hacer se necesitan al menos tres días en los parques, dos para ver el Disneyland y uno para ver los Walt Disney Studios. Con una buena planificación es suficiente para ver todas las zonas, usar la mayor parte de las atracciones y ver espectáculos. Por supuesto, ir dos días será mejor que no ir ninguno, pero no puedo decir que me parezca tiempo suficiente para “hacer” los dos parques. Si se viaja con niños, además, hay que contar con algo de tiempo para su descanso, el “trote” del parque es agotador y, o descansan durante la jornada o no pasan de la hora de la merienda en pie.

Una vez elegida la temporada en la que vamos a ir, el día de la semana en el que entraremos, la duración de la estancia… toca pensar en cómo vamos a ir y dónde nos vamos a alojar. Dónde y cómo reservar. De esa parte hablaré en la siguiente entrega de la guía.

 

Sobre el autor Marta Muñoz
Madre inquieta de dos criaturas aún más inquietas, empresaria, filóloga de formación y antigua librera de profesión. Navegando sin descanso por la red desde el cambio de milenio, en algún momento del crucero esa pasión se convirtió en mi trabajo. Tras la etapa universitaria en Salamanca y una aventura madrileña de ocho años, he vuelto a la tierra con ganas de exprimir a fondo el privilegio de vivir en Cantabria cuando tienes niños. menudeos.blog@gmail.com