img
De libros y dónde comprarlos
img
Marta Muñoz | 10-12-2014 | 23:03

Después de publicar el post de la semana pasada sobre los libros que les gustan a mis hijos alguien me sugirió que añadiese enlaces en cada título para ir directamente a esa megatienda online que todos conocemos y facilitar la compra. La idea me escandalizó.

Tengo que soltarlo o reviento: por favor, comprad los libros en librerías. Y si son libros para vuestros hijos, hay librerías especializadas o con secciones infantiles maravillosas. Hoy en día es tal ejercicio de masoquismo abrir y mantener una librería de ese tipo que sólo un apasionado puede ser responsable de tal hazaña, y alguien así puede aportar mucho al futuro lector de vuestros niños. Muchas librerías han mutado por necesidad para convertirse no sólo en un lugar donde comprar esos tesoros que los niños lectores u oyentes recordarán años después, sino en pequeños centros de cultura en sí mismos. Organizan cuentacuentos, charlas, presentaciones, actividades miles. Hacen comunidad lectora. ¡Adoptad un librería e implicad a los niños en las actividades!. Buscad sus perfiles en redes sociales para estar al tanto de su agenda. Además de masoquistas son sus propios community managers y hacen bien su trabajo.

Entre los mejores recuerdos de mi infancia está ese libro al mes que mis padres me compraban. Bueno, más bien me soltaban en un espacio de libros mientras ellos hacían su compra mensual y yo elegía el libro del mes con los rocambolescos criterios de mi mente de 8, 9, 12 años. Ahora sé que probablemente no era el lugar ideal, pero al menos ayudaron a que esa historia de amor con la lectura empezara. Llevad a los niños a la librería, a una donde personas de carne y hueso os hablen si queréis ayuda y sepan de lo que hablan. Cread ese recuerdo antes de que la temperatura alcance los 451 °F y todo sea eso, un recuerdo. Que los niños vean y toquen los libros, que sean parte del proceso de compra, que sientan la emoción de crear su propia biblioteca. Que os vean hacer lo mismo. Que os vean coger el libro y pagarlo. Porque muchas personas han trabajado para que ese libro llegue a vuestras manos entre el librero que lo vende y el escritor que empezó a soñar con él antes de escribirlo.

Ah… el precio. Si me dieran una flor por cada vez que he oído a una señora inclinarse hacia el oído de otra y decirle con aire de conspiración “este lo he visto yo en (hipermercado de centro comercial) muchísimo más barato”, tendría un jardín botánico.

En España, al igual que en otros países como Francia, Portugal o Argentina, existe una Ley del Libro. Un Real Decreto obliga a los editores españoles a fijar un precio para sus libros editados o importados. Y las librerías están obligadas a vender esos libros a entre un 95% y un 100% del precio fijado por el editor. Es decir, el descuento máximo que una librería puede aplicar legalmente es de un 5%.

Para un libro de 12€, por ejemplo, el máximo descuento que se puede aplicar es de 60 céntimos, no podrás encontrarlo a menos de 11,40€, sea en un gigante de la venta online o en la librería de tu barrio. Solamente hay un momento del año en el que ese descuento se amplía: en el día o los días alrededor del Día del Libro, el 23 abril. Entonces el descuento llega al 10%.

En 2007 se incluyeron unas pocas excepciones a esa ley, la que nos afecta más en general es la que excluye a los libros de texto de esa norma. Las demás excepciones son para casos muy, muy puntuales. Si ves una exposición de “ofertones”, “saldos”, “precios especiales” en una librería será porque la editorial y no la librería ha bajado el precio de ese libro y cualquier otra librería lo puede tener al mismo precio si vende esa referencia.

Obviamente yo ni puedo ni quiero meterme en la economía de cada casa, pero para en la mía 60 céntimos no suponen suficiente ahorro para renunciar a la experiencia de compra en una librería. Y a veces ni siquiera existe esa pequeña diferencia, muchas librerías tienen sus tarjetas de fidelidad con las que aplican ese 5% de descuento también.

Si alguien quiere compartir información sobre las librerías donde compra normalmente estaría encantada de ampliar mi lista de sitios a visitar por la región. También podéis comentar en el nuevo perfil de Facebook de Menudeos.

Sobre el autor Marta Muñoz
Madre inquieta de dos criaturas aún más inquietas, empresaria, filóloga de formación y antigua librera de profesión. Navegando sin descanso por la red desde el cambio de milenio, en algún momento del crucero esa pasión se convirtió en mi trabajo. Tras la etapa universitaria en Salamanca y una aventura madrileña de ocho años, he vuelto a la tierra con ganas de exprimir a fondo el privilegio de vivir en Cantabria cuando tienes niños. menudeos.blog@gmail.com