img
Autor: xavillamazares
Votar o no votar
img
Javier Menéndez Llamazares | 22-10-2017 | 8:30| 1

banderolas-vota-si-vota-no-gran-via

Extraña semana esta que comencé en Barcelona escuchando a gente molesta porque no les dejaran votar y termino en Madrid, donde el ayuntamiento intenta motivar a los ciudadanos para que voten. Va a resultar que los españoles somos así, nosotros y nuestras antípodas; que adoramos los extremos porque nuestro hábitat natural son las contradicciones.

Oficialmente, llevamos casi cuarenta años en democracia, pero todavía no conseguimos aplicarla realmente.

Ver Post >
El monotema
img
Javier Menéndez Llamazares | 15-10-2017 | 11:32| 1

img_8943

O Barcelona no está en Cataluña, o la realidad se parece bastante poco a lo que vemos cada día en los telediarios. Porque estos días me he pateado la ciudad condal –y mira que hay que caminar, aunque aquí sí que tienen un metrobús de verdad y no de exhibición, como en casa– y por ninguna parte he conseguido dar con esas hordas de independentistas que según los noticiarios campan a sus anchas por la ciudad, causando estragos entre las gentes de bien.

Ver Post >
Cápsulas del tiempo
img
Javier Menéndez Llamazares | 08-10-2017 | 11:42| 1

solopuenteEn el colegio El Salvador, en Barreda, acaban de enterrar una cápsula del tiempo; esto es: un contenedor de plástico en el que han depositado una quincena de objetos y que se abrirá en 2032, cuando el centro cumpla cincuenta años.

Eso de la nostalgia retro-futurista no deja de tener su encanto, y uno no puede sino imaginar qué habría guardado en una cápsula, de haber podido, en sus años de adolescencia. Si yo encontrase ahora una guardada por mí en los ochenta, está claro lo que contendría: discos de los Ramones, novelas de Boris Vian, camisetas sin mangas, polaroids, gafas de sol rockeras, gomina para la cresta o laca para el tupé –según la época–, cromos de la liga, mis guantes de portero, tebeos de Astérix, chapas y parches para la chupa de cuero, capítulos de los Monster en cintas de vídeo beta, una agenda repleta de teléfonos…

Ver Post >
No hablar de Cataluña
img
Javier Menéndez Llamazares | 01-10-2017 | 12:00| 1

Por supuesto, todo esto se veía venir. Tras varias generaciones educadas bajo los preceptos nacionalistas, aquello del «El río Ebro nace en tierras extrañas y desemboca en el Mediterráneo por Cataluña» ha acabado calando hondo entre los catalanes. El discurso victimista del país invadido desde la guerra de Sucesión, la política de ganar para la causa a los emigrantes de segunda generación –cuando se convencieron de que era mucho mejor que llamarles ‘charnegos’; véase si no qué éxito con Rufián y sus clones– o la potenciación del ‘hecho diferencial’ llevan cuatro décadas incubando un sentimiento que en algún momento tenía que explotar.

Ver Post >
Pagar o sufrir
img
Javier Menéndez Llamazares | 24-09-2017 | 12:01| 1

Pensábamos que eso de ‘pagar por protección’ era cosa de películas, del cine negro en que la mafia o incluso los matones del barrio ofrecían a los negocios sus servicios, para protegerles, en concreto, de ellos mismos. Pero esta semana hemos podido comprobar que lo de la extorsión, el ‘dame para que no te pegue’, no sólo pasaba en ‘El Equipo A’, sino que exactamente así se plantean nuestros gobernantes las políticas sociales.

Y el desliz lo tuvo nada menos que el mandamás local, un Miguel Ángel Revilla que, visto desde lejos, podría parecer cabeza de ratón, pero queramos o no, aquí en la tierruca todos le tenemos que mirar desde abajo . Al final, él tiene las llaves de la caja de caudales del dinero público, de modo que todo lo piense, o exprese en voz alta, nos acaba importando a todos. Aunque a veces se le caliente la boca y diga aquello que nunca se debería decir; como esta semana, por ejemplo.

Hablando sobre la renta social básica, al presidente de Cantabria sólo se le ocurrió decir que ese dinero que se da a personas sin ingresos sirve para evitar que se conviertan en «potenciales delincuentes». Una tremenda falta de tacto que sorprende en un político con sus espolones, y que ha levantado ampollas en los sectores más sensibles de la sociedad. Porque los primeros en sentirse aludidos han sido los partidos de izquierda, que todavía no se han enterado de que los ‘obreros’, en paro o no, hace ya muchos años que pasan de ellos.

En política, como en todos los órdenes de la vida, hay cosas que no se dicen, por mucho que se piensen. Y es que, en ese juego de dobles lenguajes y de no llamar a las cosas por su nombre, acabamos hablando cada uno de cosas distintas, sin posibilidad de llegar a entendernos.

Desde luego, la renta social básica no es, no debería ser jamás el pago de un chantaje. Para empezar, es una aspiración para muchos ciudadanos cargados de idealismo, que busca una justicia universal que no existe en ese sistema económico que ya no nos gusta llamar capitalismo. Sin embargo, esos sistemas de garantías sociales no sirven en realidad para ayudar a aquellas personas desfavorecidas, que por uno u otro motivo no consiguen salir de la pobreza. Permítanme un ejemplo: cuando mi amiga María José se presentó en los servicios sociales para pedir una vivienda protegida, le hicieron varias preguntas: «¿Pertenece a una etnia minoritaria? ¿Es drogodependiente? ¿Le ha maltratado su pareja?». «No», respondió ella. «Simplemente, con mi sueldo no me alcanza para un piso». «Entonces, olvídese de ayudas. ¡Si encima tiene usted trabajo!» le respondieron.

Así que ya no vamos a escandalizarnos: no se trata de romper los círculos de pobreza, sólo se trata de evitar que molesten. Aunque para ello haya que comprar la paz.

 

Ver Post >
Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es