img
Autor: xavillamazares
Mentiras digitales
img
Javier Menéndez Llamazares | 14-01-2018 | 11:25| 1

Más que la era de la posverdad –signifique eso lo que signifique–, vivimos en la del camelo. Si esta semana han ardido los móviles de media España con la noticia de los ‘aromas jamaicanos’ del botafumeiro de Santiago, hace un mes la gran ‘noticia’ eran los diecisiete divorcios que había provocado un descuido en el whatsapp de una despedida de soltero. Falso y falso. Falsos como duros de madera, que decíamos cuando todavía había duros, y ni siquiera sospechábamos que nadie quisiera falsificarlos.

Las historias, cuanto más truculentas, más nos gustan. Poco importa si son ciertas o no.

Ver Post >
France Gall y las piruletas de Gainsbourg
img
Javier Menéndez Llamazares | 09-01-2018 | 5:46| 1

francegallSe nos ha ido France Gall, las eurovisiva más guapa –sí, quizás también la más cursi–, que fuera capaz de tocar el cielo y el infierno de la fama prácticamente a la vez, allá por los años sesenta.

Bella como una muñeca, su padre letrista la orientó hacia la música gracias a una voz casi infantil que casaba a la perfección con los primeros tiempos del pop en una Francia necesitada de ídolos patrios, frente a la invasión anglosajona. Tenía tanto ángel, que con quince años la fichó la Philips, y antes de los dieciocho ya había ganado Eurovisión, en 1965. ¿El secreto? Las canciones de un genio de la música, pero demasiado feo para los escenarios y, casi, para las portadas de los discos. Se llamaba Serge Gainsbourg.

De talante burlón y espíritu surrealista, le regaló su gran éxito, ‘Poupée de cire, poupée de son’, una pieza que aparentemente hablaba de muñecas de trapo cantarinas, pero que en una segunda lectura escondía una crítica demoledora a las insustanciales cantantes pop de la época. Con ella se llevaría el festival eurovisivo, pero un año más tarde, Gainsbourg quiso ir más allá en la humorada, y escribió para France ‘Les sucettes’ (‘las piruletas’).

Cuando las televisiones de media Europa se hincharon a emitir el vídeo de la jovencita que «adora chupar piruletas», y se sentía en el cielo «cuando el azúcar fluye por su garganta», la temperatura subió varios grados en todo el continente. En el estilo que luego mimetizaría Lazarov, no faltaban las escenas de chicas empleándose a fondo con enormes pirulís.

Gainsbourg, por supuesto, jugaba con el doble sentido, y la jugada le salió redonda porque todo el mundo lo cazó a la primera. Todos, menos al parecer la pobre France, que resultó ser más inocente que sus piruletas de anís. Cuando su familia le explicó el chiste, quiso que la tragase la tierra. Y su manera de desaparecer sería emigrar al Berlín dividido, donde quiso rehacerse cantando canciones de amor asistido por ordenador, su famoso ‘Computer Nº 3’. Sin embargo, la inocencia ya la había perdido. Como el mundo, que entraba entonces en 1968.

 

Ver Post >
La gran quedada
img
Javier Menéndez Llamazares | 07-01-2018 | 11:20| 1

http://static2.eldiariomontanes.es/www/multimedia/201711/23/media/cortadas/MF0J8NV1-kJzD-U501940908190OH-624x385@Diario%20Montanes.jpg

No somos el antiguo Egipto, pero cualquiera que eche un vistazo a los prados y cunetas de la región podrá ver enseguida que, si no nos acechan las siete plagas, poco nos falta. Entre uñas de gato, onagras, cangrejos foráneos y mejillones cebras, nos estamos quedando sin especies autóctonas. De hecho, costaría mucho convencer a cualquiera que no haya visto Cantabria en el siglo pasado de que el plumero no es su planta más representativa.

Ver Post >
El mes de los géneros
img
Javier Menéndez Llamazares | 31-12-2017 | 11:06| 1

inocentadas-1979Este diciembre que se nos acaba es, desde siempre, el mes de los géneros, a cada cual más literario; es decir, con esa literatura que tiene la vida, la auténtica. Para contables y periodistas, por ejemplo, es época de balances, ese recuento de lo bueno y de lo malo con el que decidimos qué tal nos ha ido el año. También es momento propicio para los cuentos de la lechera –esos que caducan el día veintidós–, e imaginarnos qué hacer con los millones que nos cantarán los niños de San Ildefonso.

Ver Post >
El museo de Salvador
img
Javier Menéndez Llamazares | 24-12-2017 | 1:44| 1

museoLo peor que le puede pasar a un museo es que se le quemen los fondos. Lo peor con diferencia, porque casi todo lo demás puede tener arreglo, pero el fuego aplicado a cualquier colección puede ser cualquier cosa menos purificador.

En Santander ha ardido el MAS, y el incendio ha hecho correr ríos de tinta, pero todavía no hemos oído a nadie lamentarse diciendo «se nos ha quemado el Museo». Muy pocos ciudadanos consideran que sea suyo y, a la larga, la indiferencia termina siendo más destructiva que las llamas.

Hace dos décadas, Santander tenía un apacible Museo de Bellas Artes que tampoco era para presumir, pero se las apañaba con su colección de paisajistas cántabros, con un fondo más que digno de Pancho Cossío y María Blanchard… y el Goya.

Ver Post >
Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria. www.jmll.es