img
La tierra es plana
img
Javier Menéndez Llamazares | 10-05-2017 | 22:10

Que Shaquille O’Neal afirme que la tierra es plana es como para hacer dudar a cualquier: desde luego, desde altura tiene que tener una mejor perspectiva para otear el horizonte. Y si él, que ha recorrido medio mundo, asegura además que conduce a menudo de Florida a California y no ha notado ni el menor indicio de curvatura. Hasta la ley de la gravedad ha puesto en solfa, dudando de que realmente China esté bajo sus pies, en las antípodas del globo terráqueo.

Claro que no se trata de un descubrimiento personal, ni de una estratagema para recuperar la atención que recibía cuando era el amo de la zona, sino de una especie de epidemia que parece afectar a otras estrellas de la NBA, cuyo empeño en poner en duda la esfericidad del planeta esconde en realidad un inteligente llamada a la opinión pública para que dejemos de dar por buena cualquier información, por mucho que venga bendecida por las redes sociales o la avale una figura popular. ¿De verdad vas a creer que la tierra es plana sólo porque lo diga un famoso? Simplemente se trata de recordarnos que debemos contrastar la información, y no creernos todo lo que nos cuenten. Sobre todo, porque detrás de la desinformación suelen esconderse intereses de todo tipo, desde los políticos hasta los económicos.

Hace algunos años, la manera más concluyente de zanjar una discusión era con un tajante «lo ha dicho la televisión». No había forma de rebatir dicho argumento. Lo que decía ‘el parte’ iba a misa. Pero todo evoluciona, y hoy día nos creemos a pie juntillas cualquier mensaje, con tal de que llegue bendecido por el whatsapp o las redes sociales. Y colapsamos las wifis de medio mundo intercambiándonos bulos, en forma de falsas alarmas sanitarias, de oscuras conjuras políticas o de llamamientos al boicot frente a los abusos de algunas empresas. Y todos convenientemente aderezados con un supuesto origen en la policía o en medios de comunicación solventes, desde los caramelos con drogas o los secuestros de menores hasta los falsos vales descuentos para supermercados.

Que no todo es lo que parece ya deberíamos saberlo hace tiempo, pero seguimos picando con la viejas leyendas urbanas que circulaban detrás del «lo sé de buena tinta», o el «me ha dicho un amigo de un amigo». Otra muestra de ello es el último escándalo televisivo, donde la victoria contra pronóstico de un bailarín rocker en un concurso de talentos ocultaba en realidad un sonado tongo orquestado desde un foro de internet.

La travesura de ForoCoches, más allá de la opinión que cada uno tenga de los concursos televisivos, viene a demostrar lo sencillo que resulta manipular las consultas populares; algo que no resultaría tan grave de no ser porque buena parte de la ciudadanía las valora mucho más que las elecciones políticas. Si hasta Telecinco puede ser víctima de la desinformación, al final va a ser verdad que la tierra era plana.

 

Desde 2009 escribo en El Diario Montañés sobre literatura, música, cultura digital, el Racing y lo que me dejen... Además, he publicado novelas, libros de cuentos y artículos y un poemario, aparte de cientos de páginas en prensa y revistas. También me ocupé de Flic!, la Feria del Libro Independiente en Cantabria.