img
El laboratorio escénico de la Magdalena
img
Ana del Castillo | 10-07-2014 | 15:08

Creemos que este verano será el de mayor afluencia de todos”, dice el director financiero de Mouro Producciones, empresa organizadora del Amstel Música en Grande y el Santander Music, Guillermo Vega.

Y ustedes dirán… ‘claro eso lo dicen todos los años’, pero nunca antes tantos ‘amigos’ le habían pedido entradas ‘por la face’, (y por el ‘face’) para disfrutar de Alejandro Fernández “que ya ha agotado las entradas VIP o Dani Martín, que lleva 7.000 entradas vendidas. Con Julieta Venegas no me pidió invitaciones nadie y no me equivoqué…”.

Un cartel “redondo” para un festival también redondo en el que no faltará de nada (seguridad, aseos, camping, barras, zona VIP) y que traerá fanáticos de la música desde Bilbao, Valladolid, Burgos, Gijón… “Hemos promocionado el festival en otras comunidades y se nota en el crecimiento de gente de fuera”. Y parece que este año los fans quieren ver a sus ídolos cómodamente. Con copita de champán, sin mojarse y en sofás porque “se han vendido muchas entradas VIP”. Bueno, es otra forma de sentir la música. Abajo, en la tierra y el césped, estarán los que prefieren sentir el calor de quien disfruta con las canciones de sus fetiches musicales, de quien disfruta del roce e incluso de quien, dejándose llevar por la euforia y poniendo el brazo sobre el hombro de un desconocido, bota al ritmo de ese tema cuya letra sabe de pe a pa. Mil personas entran en la zona VIP, y 20.000 (nunca se ha alcanzado esta cifra) es el aforo para la tierra, según el Plan de Autoprotección del festival.

Contra mala hierba

Tanto el Amstel Música en Grande como el Santander Music son de los festivales más seguros con un Plan de Seguridad específico para el recinto y el apoyo y refuerzo de la Policía Nacional, Policía Local, Protección Civil, bomberos… Eso sí, cada cual que controle sus pertenencias. Cuidado con los carteristas o los ‘despistados’ que se llevan cazadoras y bolsos ajenos. A ser posible no dejen ni chaquetas ni mochilas en el suelo, aunque estén en corro bailando.

A este plan específico del festival se suma un segundo Plan, de Autoprotección, para certificar todas las instalaciones de la implantación como estructuras, carpas, electricidad, sonido e iluminación con el objetivo de “por un lado tener garantía de que todo el montaje cumple la normativa y, por otro, establecer un protocolo de actuación claro por si hubiese que activar el Plan de Seguridad”.

Cuando el hambre y la sed ataquen…

…habrá tres barras y puestos para alimentar la noche y el cuerpo tanto en la zona VIP como en el resto del recinto. Además, habrá puestos de pizzas, perritos, bocatas y otros manjares que tan bien sientan a altas horas de la noche, aunque el pan esté duro como la suela de un zapato.

 Y después de tropecientos cachis… ¿dónde está el servicio? En el mismo recinto. Los usuarios tendrán a su disposición 25 cabinas y 18 setas para varones.

Zona de acampada

 A tan solo un kilómetro de la playa de Mataleñas, hay un camping con capacidad para 1.000 personas, que por cierto ya ha colgado el cartel de completo, con wifi, baños, duchas y puntos localizados para recargar la batería del teléfono móvil u otros aparatos tecnológicos.

Para desplazarse hasta la campa, al igual que anteriores años, Alsa habilita un servicio especial para ambos festivales para que nadie tenga que coger el coche.

Sobre el autor Ana del Castillo
Licenciada en Periodismo. Inició su actividad en los informativos de Canal8 DM y Punto Radio en 2007 y desde 2010 forma parte de la edición digital de El Diario Montañés. Autora del blog musical 'La Tostadora de Any Warhol'

Otros Blogs de Autor