img
20 años sin Kurt
img
Ana del Castillo | 05-04-2014 | 09:59

Por suerte para todos, aquella idea que le rondó la cabeza de alistarse en La Marina antes de que comenzara su carrera musical no llegó a materializarse. Para desgracia, también de todos, el tormento de quitarse la vida sí se convirtió en un hecho el 5 de abril de 1994. El líder de Nirvana, Kurt Cobain entraba en el cielo y en la ‘maldición de los 27’, donde le esperaban las tres ‘jotas’: Janis Joplin, Jim Morrison y Jimi Hendrix.

La vida, o mejor dicho, la trágica vida del cantante llena de episodios depresivos empujados, la mayoría de las veces, por las drogas y repleta sobre todo de joyas musicales es hoy, veinte años después, la Biblia para sus millones de fans, que hacen que el padre del grunge siga vivo. Según el informe forense, el artista se inyectó gramo y medio de heroína antes de apretar el gatillo y dejar atrás a su mujer, la también complicada Courtney Love y a su hija, Frances Bean, que es en la actualidad una preciosa joven de 21 años con los mismos ojos azules que su padre.

Veinte años después de que apareciera con un disparo en la cabeza, (igual que fallecieron dos de sus tíos), la herencia de Cobain es mucho más poderosa hoy que su carrera musical en vida. Algunos de sus temas como ‘Smells Like Teen Spirit o ‘Came as you are’ son el padrenuestro.

Con motivo del 20 aniversario de la muerte del cantante se han organizado una serie de actos entre los que destaca la exposición del fotógrafo francés Youri Lenquette que muestra hasta el próximo 21 de junio en la parisina galería Addict la serie integral de esas imágenes malditas del músico en ‘The last shooting’ (El último disparo).

Sobre el autor Ana del Castillo
Licenciada en Periodismo. Inició su actividad en los informativos de Canal8 DM y Punto Radio en 2007 y desde 2010 forma parte de la edición digital de El Diario Montañés. Autora del blog musical 'La Tostadora de Any Warhol'

Otros Blogs de Autor