img
Nueve memorias de un Mundial airado
img
Igor Paskual | 16-07-2014 | 15:45

1. El mordisco. Este Mundial no será recordado por el mordisco de Luís Suárez a Chiellini sino por el que le da la FIFA al uruguayo con esa sanción desmedida. Recordemos que Matuidi rompió la tibia y el peroné del nigeriano Onazo y sólo recibió una amarilla. Y que Zúñiga quebró la vértebra de Neymar sin tarjeta. El presidente de la República Oriental del Uruguay definió de modo breve y elocuente lo que pensaba sobre la Federación Internacional de Fútbol. Valdano no lo hubiese dicho mejor.

2. La suerte. El azar marcó parte del Mundial. Alemania mereció ganarlo con justicia, pero Argentina bien pudo ganar esa final. El error de Kross podría haber sido uno de los más graves de la historia de las finales pero, un segundo después, Higuaín cometería otro que le pesará por mucho tiempo. Aún dudo si Neuer debió ser expulsado o si Höwedes mereció la roja. O si el golpe de Garay a Kramer o de Agüero a Schweinsteiger fueron sancionables de un modo severo. El devenir de un partido también depende del día que tenga el árbitro. La fortuna es atributo de los campeones. Napoleón ya lo sabía: “traedme generales con suerte”, decía.

3. El cambio de Van Gaal. No era la primera vez que se cambiaba a un portero para afrontar la tanda de penaltis. Lo hizo Schuster en un Ramón de Carrranza en el 2007 y le salió mal. Tras quitar a Casillas en el 91, a Dudek le colaron un gol dos minutos después. Al final, no hubo penaltis. Pero a Van Gaal le salió de maravilla, fue un golpe maestro. Un arma psicológica que afectó a Costa Rica y a su excelente portero.

4. La fase de grupos. Casi todos los goles, excepto los de la semifinal Brasil-Alemania, se produjeron en la fase de grupos y en los octavos de final, es decir, justo cuando en el campeonato aún estaban las selecciones de menor renombre pero mayor descaro. En esos compases iniciales se dieron los partidos más vibrantes. Chile, México, Irán, Argelia, EEUU, Colombia, Uruguay y, por momentos, Croacia, merecieron algo más. De la misma firma merecieron ser escogidos como mejores jugadores otros muchos antes que Messi. Sin duda, el argentino, que no es ni un 20% de lo que puede ofrecer de sí mismo, sintió arcadas al recoger el trofeo. Fue un robo a Robben.

7. La huella de Pep. No se le vió, pero estaba. Los viejos campeones (España) basaron su equipo en el Barcelona que él dirigía y los nuevos vencedores (Alemania) nutren su selección en el Bayern que él entrena. No es sólo mérito de Guardiola, ya que Luís Aragonés fue el arquitecto de la ‘Roja’ europea y el propio Joaquim Löw lleva trabajando de esa forma con Alemania desde hace casi una década. Triunfó el amor por el juego de toque y el proyecto constante armado con coherencia y determinación.

8. Las canciones. No pasará a la historia ni una sóla. El Waka-Waka era una tomadura de pelo, pero tenía la virtud de ser facilona. Ésta ni eso. No hablemos de la que se hizo para la selección española. Si algo bueno trajo su eliminación, fue que no volvimos a saber más de esa vacuidad.

9. Hasta Rusia con amor. De la corrupción del hemisferio sur a la corrupción del hemisferio norte. De la samba al kasachov. De la alegría de carnaval entre los botes de humo de la policía a la seriedad rusa entre nuevos ricos del petróleo. Habrá que repasar a los viejos maestros como Tolstoi o Dovtoeivsky y consultar terribles capítulos de su historia. No olvidemos recitar a poetas como Yevtushenko, en su tiempo ídolo de multitudes. Nos vemos dentro de cuatro años.

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

  • 1280almas

    La final no fue el paseo militar esperado para la Mannschaft. Llegaron a la final y bien pudieron ganarla pero sigo sin entender el cambio de Lavezzi, la ausencia de Pastore y el Apache, más después de ver a Gago, Palacio, Kun. ¡Higuaín no da la talla en los partidos importantes, está archidemostrado!

Sobre el autor Igor Paskual
El guitarrista y escritor Igor Paskual desvela su especial visión del fútbol y del Mundial