img
¿Quién querrá ser la nueva Garbiñe…?
img
@TabernaMou | 06-06-2016 | 07:33

Ya hemos hablado en este foro de la falta de cultura deportiva de este país en el que todo aquello que no sea fútbol, vive encerrado en la amplia jaula de la sección ‘polideportivo’. Por eso es cuasi milagroso la existencia de jugadoras como Garbiñe Muguruza, que la selección de basquet sea considerada como la mejor del mundo no NBA, o que nuestros pilotos, jugadoras de badminton, triatletas, ciclistas o waterpolistas sean toda una referencia mundial. Aquí somos tan originales que nos importan más las apasionantes vacaciones de Cristiano Ronaldo antes de incorporarse a su selección que el contar con la mejor generación de deportistas de todos los tiempos. Y conste que el jugador portugués no tiene culpa alguna del desatino.

Posiblemente, el autor intelectual de este orden de prioridades tendrá argumentos sólidos y bien fundamentados, con incontestables números sobre qué es lo que vende más en los quioscos para soltarnos, con cierta sonrisa irónica, que somos unos ingenuos si pensamos que una joven tenista, por mucho que llegue a la final de Roland Garros, puede competir contra las apasionantes vacaciones de una estrella de fútbol. Desengáñate: sólo alcanzarás la gloria de la portada o de la apertura del informativo en el caso de haber hecho algo muy, pero que muy grande. No solo se trata de incultura deportiva. Es, además, la tiranía de la cultura del éxito.

Vales lo que valen tus triunfos. El segundo, como decíamos la semana pasada sobre el Atlético, no entra en la historia. Si tienes la desgracia de haber elegido practicar un deporte que no sea fútbol, has de saber que tus esfuerzos serán anónimos; tu recompensa económica, mínima; tu presencia en televisión, clandestina; tu repercusión mediática, escasa, salvo que seas un genio y alcances repetidamente la gloria en tu deporte. Entonces, y solo entonces, los grandes medios se ocuparán de ti, los políticos, más si estamos en periodo electoral, se pelearán por hacerse una foto contigo y vivirás en una efímera nube para despertar de nuevo en la soledad absoluta de tus entrenamientos y tus penurias para que no se cierre el grifo de las becas para poder comer. Así que, si quieres ser la nueva Garbiñe, piénsatelo mucho. En España lo tendrás mal…

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial