img
Pan y circo. Si no fuera por el fútbol…
img
@TabernaMou | 11-04-2016 | 08:14

El pan y circo de nuestros días lo devora todo. Afortunadamente. Nadie duda de que es un magnífico anestésico para una sociedad atribulada y angustiada con mi problemas y que ve con verdadera preocupación el presente y con verdadera inquietud el futuro. El fútbol ha echado una mano impagable a todos los que huyen de la cruda realidad con una semana maravillosa. Que nadie se queje: todos los ingredientes están en este potaje.

El equipo líder se empeña de devolver la emoción a una Liga que muchos decían estaba sentenciada; la Champions nos devuelve a las viejas historias de conspiraciones arbitrales, de los equipos presuntamente pequeños que se meriendan a los llamados grandes, a pesar de las bolas calientes de los sorteos; de los equipos que resultan molestos al poder establecido; de los jugadores que se comportan como niños grandes y se pican y chinchan cuando se meten en el patio de colegio de las redes sociales; por no hablar o los chivos expiatorios, como el pobre Danilo, con los que se ensaña la grada, previamente aleccionada por los servicios de propaganda, para que las miradas se alejen de la zona que ocupa el poder. Como para no estar entretenido.

Lo mejor de este poderoso afrodisiaco es que hay barra libre para entretener al personal hasta el infinito y más allá. Esta semana, por ejemplo, se apelará al espíritu del Siete, al Clavo Ardiendo y a la Heroica para salvar la eliminatoria del Wolfsburgo; al dejadnos vivir, que también tenemos derecho, del Atlético frente al Barça-que-siempre-gana por-decreto; a una Liga que está abierta, aunque las portadas sean para el equipo que está a cuatro puntos, no al que está a tres; y, en definitiva, esas pequeñas-grandes cosas que nos hacen la vida un poquito más llevadera.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial