img
La decisión de Casillas
img
@TabernaMou | 17-02-2015 | 08:29

Iker Casillas cometió un gran error, posiblemente el más grave de toda su carrera, cuando decidió contra viento y marea permanecer en el Madrid. Lo está empezando a averiguar ahora. Quizás el ya no tan chaval de Móstoles pensase que el tiempo, ganar una Champions, ser líder y disfrutar de la titularidad iban a hacer olvidar un pasado convulso de enfrentamiento, a veces barriobajero por ambas partes, con su ex-entrenador. Nada más lejos de la realidad. Los hechos han demostrado que es falso el axioma de que el fútbol no tiene memoria y que el fútbol lo perdona todo. Ni se olvida ni se absuelve. Se espera.

Quizá sea ese nuevo periodismo deportivo, en el que muchas veces lo que menos importa es el deporte, el gran culpable de estos debates artificiales, pero rentables para alcanzar buenas audiencias. Un bello regate de Ardá Turán o de Benzema da para dos Telediarios. Una pelea navajera entre un capitán y su entrenador se mantiene, si la cuidas con mimo y la alimentas con cuidado, meses, incluso años, como Casillas ha podido comprobar en carne propia. Es lo que quiere el público, dicen los creadores del Fútbol Casquería. Es lo que vende y son muchas horas cada día de pseudo-informativos y de tertulias tipo Sálvame. Pero no nos engañemos: los clubes y  nosotros, los consumidores somos igual de culpables de esta deriva sin sentido.

El fútbol lleva tiempo instalado en la estupidez supina, un territorio en el que preocupa más multar al bruto deslenguado que llama borracho a Cristiano, que tratar con dignidad a los aficionados con horarios decentes, precios razonables y calendarios asequibles. La burbuja del fútbol está cada vez más próxima a estallar, con equipos desunidos por las migajas televisivas, gobiernos despreocupados que lo dejan morir poco a poco y dirigentes inconscientes, únicamente preocupados por su próximo pelotazo, sea aquí o en la lejana China. Hace tiempo que Iker debió de hacer las maletas para ir a un lugar más acogedor porque, a pesar de lo dicho por el capitán blanco, el público no siempre tiene razón.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial