img
La Semana Negra del fútbol
img
@TabernaMou | 29-01-2015 | 09:55

Estamos a jueves y ya podemos adelantar que esta semana de enero será una de las más infames de la historia de nuestro fútbol y eso que nos queda todavía el fin de semana. Infame por la guerra sin cuartel entre quienes deberían da dar ejemplo con sus actos, dada la alta responsabilidad que ocupan. Infame por el poco edificante comportamiento de unos jugadores que no estuvieron a la altura de las circunstancias. Infame porque un espectáculo brillante se vio ensombrecido por la locura colectiva que un mal árbitro fue incapaz de detener. Un día en el que todas las vergüenzas de este deporte llamado fútbol se mostraron al mundo sin el menor pudor.

Que un Comité sancione una agresión con dos partidos, mucho menos que un menosprecio o insulto, dice muy poco del sancionador. Comportarse como un vulgar macarra sale barato, lance el puño al rival o una bota fuera del campo. Los clubes que pagan a estos jugadores no han castigado aun este comportamiento. Ni lo harán. Tampoco la llamada prensa deportiva está a la altura. Hace tiempo que encerró bajo llave a la objetividad para disfrutar de opinar y decir barbaridades con la bufanda puesta, sin temor a los ataques de mala conciencia. Y ese público, que jalea desde la grada comportamientos reprobables de sus jugadores, llámese Isco, Ardá o Neymar. Una patada, un mal gesto o una desconsideración deberían de ser repudiados en cualquier territorio. Salvo aquí.

No ayuda, no, que los máximos responsables jerárquicos del fútbol vivan en el continuo enfrentamiento y sospecha. El presidente de la Federación amenaza con parar el fútbol español y denuncia ante la UEFA al Secretario de Estado para el Deporte por injerencias políticas, pero sigue negándose a justificar en qué se ha gastado el dinero público de las subvenciones. El presidente de la Liga Profesional denuncia al de la Federación porque le llama gilipollas en los plenos, al tiempo que sigue sin aclarar sus extrañas vinculaciones con no menos extraños personajes. Y el Secretario de Estado sigue su imparable camino para convertirse en el peor político que ha pasado por el cargo en décadas. Lo dicho, una semana negra para nuestro fútbol.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial