img
Los brindis al sol
img
@TabernaMou | 04-12-2014 | 15:53

La sociedad española se ha escandalizado por la crudeza de las imágenes de un grupo de bestias  pegándose, eso sí, con normas, que somos unos animales, pero civilizados, en Madrid Río tras haber quedado. Unos hacen quedadas para tomar cervezas, ir al cine o hablar de física cuántica, y otros quedan para partirse las cabezas, la parte del cuerpo menos valiosa de estos elementos. Sin embargo, la sociedad española ya está curada de espanto ante la batería de contundentes medidas y magníficos propósitos de los que dirigen este negocio para que no se vuelvan a repetir incidentes como los del domingo. Es lo que tiene la vieja costumbre de legislar a golpe de acontecimiento. Llega un momento en el que nadie cree a los responsables.

¿Expulsar a los ultras? Veremos. No es tan sencillo. No todos los aficionados ‘normales’ aplauden que se eche de los estadios a estos grupos. Entonces, alegan, ¿quién animará al equipo, los ‘comepipas’? Además, no todos los ultras son violentos. La mayoría, dicen comprensivos, son buenos chicos, que no hacen más que animar y no se meten en líos. Sin ellos, el estadio se muere. Estos son argumentos leídos en foros abiertos tras el anuncio del Atlético de Madrid de partir peras con el Frente.

¿Cumplirán la amenaza los dirigentes de los clubes? De aquella manera. Cuando la credibilidad está bajo mínimos, es complicado tener fe. Difícil creer a alguien que, nada más terminar la batalla, dice que el ‘accidentenada tiene que ver con ellos y que no han colaborado jamás con los violentos…hasta que se descubre, fotos incluidas, que ha habido connivencia, permisividad y apoyo de todo tipo, incluso pactado, entre club y violentos. El miedo, además, es un poderoso método para convencer al más valiente de lo mucho a lo que te arriesgas si cambias de opinión y ahora decides romper los acuerdos.

¿Y la Federación, la Liga Profesional y la Comisión Anti-violencia? Permítannos que seamos escépticos con todos ellos ¿Qué se puede esperar de la Federación cuyo presidente de ausenta de las reuniones convocadas para hablar del rebrote violento porque tiene cosas más importantes que hacer? ¿Qué se puede esperar de una Liga que contaba hasta ayer como embajador a un ex presidente que asistió al funeral del ultra asesinado? Del Consejo Superior de Deportes y la Comisión, mejor no hablamos. Cualquier estadio de este país es testigo mudo de los cánticos ofensivos, a veces racistas que se salen de los fondos, sin que árbitros, delegados de gobierno o autoridades hagan nada por evitarlo y un juez pone en libertad, con cargos, a los detenidos por la pelea. Hoy intentan lavar la cara con multas ejemplares de dudoso cobro y vetos también ejemplares y dudosa ejecución. Mientras, Javier Tebas amenaza con quitar puntos y descender a quien no colabore para echar a los salvajes ¿Alguien se lo cree?

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial